Nuevo Portal www.murciarock.com
Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
DIARIO del GUINNESS (día 7)  

03/11/03

Antonio Palazón -nuestro fotógrafo oficial del Diario del Guinness- festeja junto a Ray (foto: Antonio Palazón)

DÍA 7. 44 HORAS SIN DORMIR

"¡Oye Jesús! ¿y quién escribe el último día del diario del guinness?" preguntó Javier Arabit al que empezó y cerró la mayor locura de toda la historia, don Jesús Cutillas.. "no sé, ¿quién la puede escribir?"... y a todo esto yo estaba ahí, a mitad de engullir cuatro o cinco macarrones que tenía en mi boca y sólo se me ocurre decir: "Venga, yo mismo".

Podría ser tan resumido como Antonio Luis (eso sí, pero directo y claro) o extenso cual crítico musical, pero por esta vez, mi versión va a ser distinta, como si un partido de fútbol se tratase, ya que como en todo partido, los 90 minutos no suelen ser brillantes, así que, hablemos de la moviola, la polémica, los mejores momentos y las jugadas dudosas...

No recuerdo exactamente la hora en la que llegué a Espinardo, pero daba igual, el estado de mi salud impedía que algunas de mis funciones vitales funcionaran con normalidad, por lo que en ese momento sólo sabía que nada más llegar algo había cambiado... Entré a la carpa y no había nadie, ni músicos, ni responsables, ni nadie en la barra (comprensible, era bien tarde) -"a la mierda" pensé- al rato me percaté que hubo un cambio de zona de las actuaciones, (se había trasladado al auditorio del centro social universitario) ya que la mañana del viernes había llovido sin parar por lo que se inundó gran parte del interior de la carpa. Almacené esa información y la analicé y llegué a la conclusión de que todo estaba en orden -"eso se merece un cigarro"- y me adentré al auditorio.. Mi sorpresa fue cuando una guarda de seguridad (¿o era un guardia?) me avisó de que no se podía fumar en el interior del auditorio -"mal empezamos la noche.."- luego apuntilló que "ni fumar, ni comer, ni beber", ahí queda eso...

Adentrándome en el auditorio, conseguí ver a los ir-responsables y empecé a hablar con ellos, que cómo iba todo, que pim que pam, y éstos fueron los diez mejores momentos:

01) La mesa estaba llena de bolsas de piscolabis, botellas de agua y paquetes de tabaco.
02) El sonido del auditorio: horrible. Recuerdo que el grupo que tocaba era Angora, puros metaleros, convincentes, contundentes pero el sonido no acompañó.
03) El contador que pusieron en el escenario haciendo la cuenta atrás... hubiera estado bien que se hubiera puesto al iniciar el guinness.
04) La cantidad de borrachos que aparecieron cada tres por tres por el auditorio, aquello era una auténtica invasión. Eso sí, aguantaron hasta el final.
05) La buena siesta que se pegó el cantautor David Moya en el suelo del auditorio, con su manta, su saco de dormir... luego Antonio José (otro cantautor que participó en varias ocasiones) me aseguró que lo pisó sin querer porque no le llegó a ver.
06) La percusión de Antonio Palazón junto con Antonio Aráez (no fue la primera vez) y la espontánea intervención de un personaje cantando la de "Nothing else matters" de Metallica, pese a que Antonio Aráez no se la sabía del todo bien.
07) El momento en que se superó el récord, corrían las ocho de la mañana y la fiesta empezó a notarse... Cutillas hizo el resto.
08) Cuando ahora todo era cuestión de aguantar, más que de sufrir, Cutillas sacó su repertorio infantil. Tres acordes, treintena de canciones, sin parar. Desde la del elefante se balanceaba en la tela de una araña hasta la de Barrio Sésamo, pasando por la de bailar la bamba, Oliver y Benji y la de los Fragglerock...
09) La extraña desaparición de Antonio Aráez...
10) La coronación y paseo triunfal de nuestro jefe Abraracurcix (Jesús Cutillas) desde el escenario del auditorio hasta la carpa, levantado y paseado por sus dos fieles guardianes, David Moya e Isaac Aledo. Todo esto, sin que Cutillas parase de cantar y tocar la guitarra. Fue el mejor momento.

Cuando todo estaba situado en la carpa, la barra se reabrió (¡por fin!) y tras una serie de intervenciones cantautoriles, se dejó paso a un grupo metalero que vino.. de Lugo! (hay que tener un par) llamados Mal de Bichos. Cargados con su doble bombo y una guitarra con tropecientos mil efectos, nos deleitaron (para algunos) o nos escupieron (para otros) letras cargadas de odio y rabia. Fue el último grupo en sonar en el guinness. Por lo tanto, los cantautores volvieron a entrar en acción. Faltaba 1 hora. Las sillas empezaron a llenarse, cada vez venía más gente, nadie quería perderse el colofón final.

Y a falta de varios minutos, todos los ir-responsables, varios músicos, miembros de diferentes asociaciones subieron a la foto, el final estaba cerca y teníamos que estar todos presentes en el último suspiro. Jesús Cutillas (como no) remató la faena. Con "El orgullo de un dios" y "Mariano sabe", dos temas suyos, finalizó lo que fue, a mi parecer, la mayor locura de toda la historia. Los comentarios jocosos no se hicieron esperar.. "si lo llegamos a saber, nos hubiéramos tiramos otra semana más", "¿qué récord nos proponemos ahora?". En resumidas cuentas, a pesar de estar todos locos, fue una experiencia única, poco aconsejable para los muy frioleros pero muy recomendable para los que disfrutan la música, charlar, fumarse cosas legales o no y todo acompañado de una buena cerveza. Un chapó para los organizadores y los responsables que han puesto tanta ilusión y entusiasmo en esta locura.

Y así fue.. terminó el guinness y empecé a pensar en mi record personal... había estado 44 horas seguidas sin dormir.. por qué? porque sí...

Vicente Illescas
[Vicente Illescas es miembro de AMCA y organizador del asalto al guinness].

<< (ver día 1)
<< (ver día 2)
<< (ver día 3)
<< (ver día 4)
<< (ver día 5)
<< (ver día 6)

--------------------------------------------------------------------------------------------

- Visita la web de Mursicos
- Visita la web de AMCA