Nuevo Portal www.murciarock.com
Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
GRRR!  

03/11/05

Grrr! en el local de ensayo

GROOVE JAZZ

Debe ser que lo miro desde una perspectiva pop. Tal vez que no encuentro, en Murcia desde luego pero apenas en el panorama nacional, grupos similares. Acaso que uno siente una debilidad especial por aquellas propuestas capaces de aunar sabrosa carnalidad, sugerente calidez y un encantador aire cool.

Sea por lo que sea, Grrr! (mp3), el grupo de extraño enunciado formado por Federico Charton (guitarra), Carlos Campoy (hammond, piano), Felipe Aguado (bajo) y Pedrín Sánchez (batería), me parece uno de los descubrimientos de la temporada. Su primer álbum, de título homónimo, vio la luz recientemente y esta noche lo presentan en Cartagena. Lo suyo es el soul-jazz.

“El punto de partida estaba más o menos claro. Lo que, como por otra parte es normal, está menos claro es el punto de llegada. Se trataba de unir las aficiones comunes. La cosa fue evidente: Fede toca jazz, Carlos toca soul o funk, pues la mezcla: soul-jazz. Como el estilo ya estaba inventado sólo tuvimos que husmear entre nuestros discos y buscar la combinación hammond-guitarra. Así que en un principio aparecieron todos aquellos de los sesenta: Jimmy Smith, Grant Green, Benson, Lou Donaldson, Jimmy McGriff , Booker T & The MG‘s…”.

Los temas de Grrr! son instrumentales, con el hammond o la guitarra como solista. Un aspecto a destacar es su formato ’pop’. No suelen durar más de cuatro minutos y el temido onanismo instrumental -que no los fraseos- de los músicos de jazz brilla por su ausencia. “Se trataba, desde un principio, de no intentar emular a los grandes jazzeros sino de buscar cierta brevedad, intentar condensar lo que tengas que expresar en pocas palabras. Supongo que te refieres a esto con lo del formato pop, que no a la estructura”.

Hoy no es una música desde luego comercial, pero es curioso que el soul-jazz fue el estilo más popular del jazz de los sesenta; el punto de partida del que derivó el jazz-rock y además la base que retomó el acid-jazz de los noventa. ¡Está en nuestra memoria colectiva! “Solemos decir que nos hemos situado a la espalda del acid jazz, en sus raíces. El acid jazz intentó aprovechar el legado jazzístico adaptándolo a la cultura de club. Eso hoy día está muy extendido. Así que manera más o menos natural nos hemos situado en esos sesenta. Otra cosa es que luego, en ese ‘melting pot’ se vierta todo tipo de especias musicales que forman parte de nuestra historia emocional y musical.”.

Puede resultar paradójico que partiendo de un sonido clásico, si tuviera que inaugurar una exposición sin duda seríais el grupo en el que primero pensaría. Ya se sabe, clásico moderno. ¿O cómo era? “Hablas de lo paradójicamente clásico y a la vez cool que resulta esta música. Bien, creo que lo clásico siempre , por definición, permanece. Y que creo que precisamente el jazz ha tenido siempre esa aureola de un cierto elitismo dentro de lo popular, excepto en sus orígenes en Nueva Orleáns, claro.”.

Carlos Campoy se explaya sobre el asunto. “A la cultura europea le impresionó el jazz, desde Stravinski a Jeanne Moreau. Esa foto en que está arrodillada ante Miles Davis es definitiva. Además, fue precisamente Miles Davis quien representó, no en solitario, el llamado cool jazz; cuando la palabra “cool” era realmente elitista, no ahora”.

Algunas de las canciones del disco, concretamente las más nuevas, sugieren nuevas perspectivas sonoras. Hot feet es casi funk-rock y Australopithecus tiene aires psicodélico-progresivos. “Pero es que, si no, de qué íbamos a estar en esto todavía si no fuese por el placer de experimentar sensaciones. No será, evidentemente, por la pasta. Yo creo que hay como una inquietud por descubrir a dónde, en la medida de nuestro particular liliput, nos llevará la música misma. Creo que vamos perdiendo el respeto por la tradición y empezamos a dejar fluir otras influencias, otras experiencias: las del rock psicodélico o el rock progresivo, las del jazz rock, la de la música repetitiva o mántrica…”.

El disco está grabado en tomas completas, un directo en estudio. “Seguiremos fieles a la grabación en directo. Lo hicimos en dos días de grabación más dos de mezclas; todos a la vez, como en los 50 y primeros 60. En parte como homenaje y en parte porque era más barato.”.

Grupo y disco me parecen excelentes y sin embargo la experiencia me apunta a que quedará como secreto bien guardado de cuatro listillos. ¿Qué hacer para la dominación del mundo? “Para empezar no está mal que tú nos entrevistes. Espero que reunamos las energías suficientes para intentar una campaña madrileña o catalana. La auto inmolación sería, aunque llamativa, contradictoria”.

--------------------------------------------------------------------------------------------

- Grrr! está publicado por Perdición

--------------------------------------------------------------------------------------------