Nuevo Portal www.murciarock.com
Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.

c

o

n

c

i

e

r

t

o

s
BURNING  

05/11/02

Johnny Cifuentes es Burning

EN LA ELIPA NACÍ Y VENTAS ES MI REINO

Treinta años se cumplen desde la creación de Burning -pronúnciese con u, nada de Barning, que son de La Elipa-, seguramente el grupo más emblemático del rock macarra español. Una auténtica leyenda que ha disfrutado y sufrido como pocos el viejo axioma del "sexo, drogas y rock and roll". Del tridente original sólo queda Johnny Cifuentes, teclista y vocalista que se encarga de mantener viva la llama de la leyenda.

Toño, el cantante y letrista de los primeros discos dejó la banda en 1983 y falleció unos años más tarde; la desaparición del guitarrista Pepe Risi el 9 de mayo de 1997 pareció poner punto final a uno de los grupos más respetados en la historia del rock español. Pero Johnny Cifuentes, al parecer ante la sugerencia del propio Risi, ha decidido demostrar que el rock and roll es también un tratado de supervivencia. Altura se llama el último capítulo, decimotercero de su carrera. Si los Stones hubieran nacido en Madrid se llamarían Burning.

Aún recuerdo mi primer directo de Burning. Yo era un crío, un adolescente que consiguió colarse a la Plaza de Toros de Murcia (¿o era el estadio de fútbol?) a ver una extraña sesión con grupos en directo. No era una de aquellas veladas medio hippies tipo 15 horas de Rock, se trataba de un extraño concierto tipo Gran Musical que organizaba El Corte Inglés en el que actuaban algunos grupos internacionales y de rondón se colaban dos o tres del país. Quería ver a Paper Lace, un grupo que cantaba "The night Chicago died", una estupenda canción de glam comercial que conocía gracias al single que tenía mi hermana mayor. Y también a Triana, un grupo que según sus amigos progres iba a ser lo más.

Era mi segundo concierto de rock y ni que decir tiene que salí boquiabierto. Pero por nada de lo anteriormente citado, sino por la actuación de unos tipos vestidos de cuero, melenudos, insolentes, ruidosos y maquillados hasta el exceso que nadie parecía conocer. Se hacían llamar Burning y era lo más parecido al infierno que tan morbosamente gustaba describirnos el profe de religión. Lo peor de todo es... ¡que me encantaron!

SIN VIVIR EN MADRID NO LO ENTENDERÁS
No tuve consciencia de los dos primeros singles de Burning hasta años después de su publicación. Se trataba de I'm burning / Johnny B. Goode (1974) y Like a shot / Rock'n'roll (1975), ambos cantados en inglés vallequero, pero sí de la salida de su primer elepé ya en el 78 y con textos en español. Y menudos textos. Madrid inauguró una fructífera relación con Belter -sí, el sello de Lola Flores y Manolo Escobar, pero también de La Banda Trapera del Río- y entre sus surcos había auténtica dinamita.

No me extraña haber sentido algo parecido al miedo cuando los vi un par de años años antes. Cortes como Rock'n'roll mama, Madrid o Jim Dinamita -la canción más macarra de la historia del rock- harían palidecer a los drugos de La Naranja Mecánica, así que imagínense en estos tiempos de corrección (sólo) política.
La diferencia con los grupos de heavy cazurro es que junto a estos alegatos de arrogancia callejera y brillos de navaja, Burning eran capaces de deslizar confesiones de vulnerabilidad de la talla de Un poquito nada más o Las chicas del drugstore, ambas pertenecientes ya a su segundo largo, el magnífico El fin de la década.

No obstante, conviene recordar que en la fecha en que probablemente fueron escritas el panorama español nada tenía que ver con el de apenas cinco años más tarde. Los primeros singles de Burning vieron la luz cuando el dictador Francisco Franco moría (noviembre de 1975) matando (cinco ejecuciones a activistas de izquierdas en septiembre de 1975). Eso era mucho más duro que cualquier frase de cualquier canción.

ESTO ES UN ATRACO, NENA
Tras aquella primera y esclarecedora actuación, he visto a Burning en directo una decena de veces. En diferentes etapas, las de un grupo irregular que ha ido alternando momentos de esplendor con descensos a los infiernos. Profesional, artística y personalmente. Toño Martín fue un cantante inigualado, con un carisma impresionante. En 1983 intentó cambiar el rumbo de la azarosa vida del rock y, casado y con una hija, decidió abandonar Madrid, la mala vida y al grupo.

Como se vería más adelante, de poco sirvió. Quizás viviera unos años felices o no tanto pero, sea como fuere, lo cierto es que a finales de la década de los ochenta falleció en Barcelona a causa de la heroína, la fatídica droga que pasó cruel factura a al menos un par de generaciones. Más tarde le tocaría a Pepe Risi, guitarrista indómito y cantante de Burning desde el adiós de Toño.

Tras la quiebra de Belter -que afectó directamente a su quinto álbum Noches de rock and roll, cuya edición original es hoy pieza codiciada- y un par de discos menores, la fortuna parece llamar al fin a la puerta de Burning. Bueno, digamos. Así la multinacional BMG Ariola, que en la época entre décadas estaba intentando apostar fuertemente por el rock nacional decide ficharles. Tratándolos a cuerpo de rey les graba y edita un doble en directo con invitados y buen sonido que supone el récord de ventas en toda la carrera de Burning, lo que les vale algún disco de oro y... el despido. A mí no me pregunten, cosas de multinacionales. "Esto es un atraco, nena / ya no ocurrirá jamás / si éste sale me retiro / por favor, no dudes más".

QUÉ HACE UN CHICO COMO YO EN UN SITIO COMO ESE
Al margen de las veces que los he visto, de haber compartido escenario y de haber coincidido en Madrid, tanto en el Penta como en el Café Comercial, no tengo la suerte de conocer a Johnny Cifuentes, teclista, vocalista y el encargado de mantener el espíritu Burning. Nos hemos estrechado la mano y cruzado un par de frases, no más. La última ocasión parecía propicia. Con motivo de la grabación de "Cuero español", el penúltimo disco de Loquillo y Trogloditas, El Loco nos invitó un fin de semana a Andrés Calamaro, a Johnny y a mí para participar en el disco.

Precisamente Pepe Risi le había pasado una cinta con algunas composiciones y Loquillo rescató dos de ellas. Calamaro y el que escribe estas líneas acudimos a Figueras, pero Johnny prefirió no hacerlo. Sus motivos tendría, seguramente el recuerdo de su inseparable Risi demasiado cercano. Así que no pudimos charlar, ni de drogas, ni de sexo, ni siquiera de ese espíritu del rock and roll que siempre le acompaña.

Altura, su último trabajo, no contiene las mejores canciones de Burning porque éstas están ya escritas. Pero sabe a Burning. Y en directo, viejos zorros, no decepcionan a nadie al ofrecer un repertorio de grandes éxitos. La leyenda del rock sigue viva. "Qué hace una chica como tú en un sitio como éste / qué clase de aventuras has venido a buscar / no intentes atraparme / he aprendido a volar".

- [Ver TOP DISCOS + TOP CANCIONES de BURNING]

--------------------------------------------------------------------------------------------

- Burning actúa los días viernes 19 y sábado 20 de noviembre de 2004 en la Sala Retrodelia de las Torres de Cotillas. A las 23 horas. Precio único: 18 euros.

- Venta anticipada en Tipo Murcia [nota: las entradas para el viernes 19 están agotadas].