Nuevo Portal www.murciarock.com
Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.

c

o

n

c

i

e

r

t

o

s
YANN TIERSEN  

06/10/06

Yann Tiersen, durante su actuación en La Mar de Músicas 2005

CINE PARA LOS OÍDOS

“Tiersen ofreció un soberbio discurso en el que slowcore, chanson, trazos de jazz vanguardista, post-rock y hasta pinceladas de pop naíf -ese xilófono de juguete en el suelo, ese último adiós que de tan breve casi se desintegra entre el silencio- se daban la mano o se cedían el protagonismo con naturalidad asombrosa. Todo ello envuelto en ese halo de bohemia, tan francés, en el que la inspiración del momento casi podía tocarse”.

Aquí tienen un resumen de la crítica que escribí hace ahora 15 meses con motivo de la (excelente) actuación de Yann Tiersen en La Mar de Músicas 2005. El genio galo regresa a la Región para deleitarnos con su ‘cine para los oídos’. Es una gran noticia.

Está claro que la banda sonora de “Les fabuleux destin d’Amélie Poulain”, una película tan elogiada y linda como finalmente sobrevalorada, contribuyó a aumentar notablemente la popularidad de su autor, Yann Tiersen. Pero esto hace referencia principalmente al resto de Europa, pues en Francia el compositor bretón ya era toda una celebridad. De hecho, la citada banda sonora no está hecha ad-hoc, sino que se trata de una recopilación de canciones de sus discos previos, seleccionada por los responsables del filme al margen del propio Tiersen.

Esto sí, fueron a elegir mejor que bien, pues una de las características esenciales de la música del bohemio de Brest, dentro de su condición de resbaladiza y poco aprehensible, es su capacidad para evocar imágenes. Para disparar el chip de la imaginación. Para hacer soñar. Para extraer los más profundos sentimientos cual exorcista de la emoción.


FOLK-ROCK Y ABSENTA
Antes de acurrucar a la dulce Amélie, Yann Tiersen ya había cincelado una trayectoria poco menos que ejemplar y muy reconocida, fundamentalmente en su país. De formación clásica y con estudios académicos de violín, piano y dirección musical, sería con su tercer álbum, “Le phare” (1997), con el que alcanzaría notoriedad en su país, al tiempo que se daba a conocer en el nuestro, gracias a la distribución de Green Ufo’s y a la excelente acogida por parte de la crítica especializada. En sus dos primeros discos, “La valse des monstres” y “Rue des cascades”, ya había dejado muestras de un talento poco habitual, pero sería esta tercera entrega la que confirmó la magnificencia de un autor de molde propio.

Junto a su desmesurado talento y su extrema timidez, la condición de prolífico es otra de las cualidades de Yann Tiersen. Curioso que la única banda sonora no compuesta para la ocasión, la de la citada Amélie, haya sido la que mayor popularidad le haya otorgado, pues previamente había musicado diversos cortometrajes y largos independientes, además de haber llegado a trabajar en sus inicios como músico de una banda que interpretaba en directo música para representaciones teatrales.

No es menor, por supuesto, el soundtrack de “Goodbye Lenin”, ya en 2003. Antes entregaría álbumes que confirmaron su enorme aptitud, caso de “Tout est calme” (1999), “Black session” (2000, en directo y rodeado de otras estrellas consagradas como Neil Hannon -The Divine Comedy-, Dominique A, Fraçoiz Breut o The Married Monk) y acaso el que mejor fusiona el folk-rock, la luminosidad pop y las orquestaciones además de ser para algunos su obra más lograda o al menos accesible, “L’absente” (2001). Con permiso de “Le phare”, claro, y sin olvidar el sobrecogedor EP compartido con el grupo francés de rock experimental Bästard.

LOS REENCUENTROS
Bien, ¿y qué diablos hizo Tiersen después de retozar con la pizpireta Amelia y de dejarse masajear en los jacuzzis de la popularidad internacional? La respuesta es: volver a casa y reencontrarse a sí mismo. Al extremo oeste de Francia, concretamente a la remota isla de Ouessant, con apenas unos pequeños apuntes en su cabeza. Allí, alejado del mundanal ruido, se propuso dejar que las musas le visitasen para ir coqueteando con ellas hasta encontrar la alquimia perfecta en forma de nuevo disco.

No la logró, pese a sus idas y venidas a París y pese a que “Les retrouvailles” (2005) ofrece momentos de máximo interés. Para dar la forma final se rodeó de sus amigos Dominique A y Christophe Miossec, así como de colaboradores puntuales de gran talla: Liz Fraser (Cocteau Twins) y Stuart Staples (Tindersticks) cedieron sus excelentes prestaciones vocales y hasta Jane Birkin dejó su excelsa elegancia politizada en una canción.

Claro que a Yann Tiersen donde hay que verlo es en directo. Como muestra el notable documental -documental muy particular, desde luego- que filmó la hábil realizadora Aurélie Du Boys, “La traversée”. Una historia pictórica del álbum, desde las primeras etapas creativas en Ouessant, recorriendo todo el camino hasta los últimos toques parisinos, dejando entrever momentos excepcionales y mágicos.

Y es que a Tiersen, lo comprobaremos el martes, le seduce el lienzo en blanco. La sensación de no saber con certeza como acabará el cuadro, consciente de que el proceso de elaboración, los cambios de emoción del artista, las variantes de intensidad en el trazo, es lo que debe resultar apasionante. Porque ahí es donde el arte se confunde con la vida. Y, pues, se vive.

------------------------------------------------------------------------------

- Yann Tiersen actúa el martes 10 de octubre de 2006 en el Anexo del Auditorio Víctor Villegas (Murcia). A las 21.30 horas. Precio único: 21 euros.

- Reservas: 968 343080

--------------------------------------------------------------------------------------------