Nuevo Portal www.murciarock.com
Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
FERROBLUES  



FERROBLUES. Soul urbano, frondoso, nocturno, carnal y de excelente factura.

Lo de Ferroblues no tiene nombre. Veamos, han pasado seis años desde la edición de su primer álbum, Mondongo. Desde entonces el grupo fue elaborando canciones, después las fueron grabando sin prisa pero con pausa (he dicho con), las mezclaron, despertaron el interés de una discográfica -la granadina Big Bang, que ha sido quien finalmente lo ha publicado-, posteriormente firmaron el contrato...

Y cuando uno, reconózcolo, se había olvidado casi de este buen grupo, zas, el segundo largo de Ferroblues es una realidad. Bien, podían haber esperado 10 años más (léase con la boca pequeña o son capaces de hacerlo para el próximo) y la espera hubiera valido la pena igual: Blind lizard es un impresionante disco de soul de una calidad difícilmente igualada en este país por grupo alguno de música negra.

Procede la explicación. Tal vez lo mejor que se puede decir de Blind lizard, y por extensión de Ferroblues, es que es una apuesta segura. Un disco de compra recomendada, más allá de las preferencias de cada cual, porque será un disco rentable. De aquellos que cada vez que a uno le pida el cuerpo esa carnalidad tan particular que posee la buena música negra (soul principalmente, aunque no sólo) ahí estará. Sin posibilidad de error, sin necesidad de bucear entre sus cortes para encontrar los dos buenos. Vale, me he ganado un escocés. Carlos Campoy (piano, órgano) y Fernando Rubio (guitarra, voces) lo sirven con hielo para MurciaRock.
"Todo el proceso ha sido muy largo porque todos estamos bastante ocupados, no puede decirse que estemos ensayando continuamente y además somos bastante perfeccionistas. Las canciones de este disco están, además, muy elaboradas, probando tempos y arreglos distintos. Podíamos haberlas grabado a la primera, según las componíamos, pero decidimos involucrarnos al máximo. No, la compañía tampoco batirá el record de velocidad de edición".

BLIND LIZARD Y LITTLE MOJO
Ferroblues es básicamente un grupo de soul. En el disco también se puede encontrar buenas dosis de funk (Breaking the law o Get fun, una canción sobre los disturbios protagonizados por los trabajadores de la Bazán que culminaron con la quema de la Asamble Regional, allá por el 91 o 92), rhythm'n'blues de buena factura (Throw it out), pinceladas de folk-rock (Broken cards), gelatina gospel (The passing time) y hasta un instrumental, el que da título al disco, que es una magnífica mezcla entre disco-funk y sonido de la blaixploitation (aquellos filmes setenteros policíacos de presupuesto reducido y reparto negro). La historia, además, no tiene desperdicio.
"Sí, bueno, Blind Lizard es un detective vestido con chaqueta o zapatos de piel de lagarto y que es ciego. Un sujeto siempre acompañado por su acólito Little Mojo, que es un ex boxeador sonado, ganso, fuerte y tonto. Ese tipo de panolismo detectivesco. En realidad sólo son conversaciones de furgoneta".

Pues musicalmente la canción no es menos imaginativa. "Lo cierto -señala Carlos- es que originalmente lo llevé al ensayo como una canción a lo Frank Sinatra. Le gusto a todos pero no era para Ferroblues, claro. Hasta que un día Fernando sugirió acelerarla y hacerla instrumental".

Naturalmente, el disco se completa con soul, mucho soul. Desde el precioso medio tempo que abre el disco (Things get better) hasta los tremendos contratiempos de guitarra y órgano de Nobody told me, la oscuridad de A change in the weather o el frenesí bailable de Playin' in a soul band y la 'jamesbrowniana' Do the widow, un tipo de... ¿baile? "Sí, bueno, pretende serlo. Como el jerk, el mash potato, la mosca... Un poco lo de Travolta en 'Pulp fiction', ya sabes, haz la viuda hasta que tus huesos hagan crack".

Lo cierto es que, escuchado a un volumen sensato, Blind Lizard es un disco... que cuesta no bailar, por otra parte una de las características del mejor soul. Rompe tu alma, pero antes tus zapatos. Otra cosa que me gusta especialmente del disco es que, pese a su frondosidad de arreglos, suena básico, carnal, crudo, urbano, rasposo por momentos, nocturno, club y para nada R&B, esa etiqueta que los norteamericanos utilizan para englobar a la música negra más engolada y que en realidad debiera llamarse B&R (black & radio).
Fernando: "Es algo pretendido. Fue el único planetamiento previo: que sonase muy real. Evitar lo superfluo, no doblar instrumentos ni arropar las canciones más de lo necesario. Todo suena muy limpio, muy orgánico, no hay efectos agradecidos ni trucos de sonido. Personalmente, ése es el tipo de soul y de rhythm'n'blues que prefiero. Aunque haya cosas que me gusten mucho, me quedo antes con Otis Reding y la Stax que con la Tamla Motown".
Carlos: "Buscamos conseguir un equilibrio. De hecho no creo que haya en todo el disco dos estrofas que sean exactamente iguales. Pero intentando no perder nunca de vista la esencia de la canción. Variedad dentro de la unidad. A mí tampoco me convence el R&B éste de que hablas, lo veo un poco en plan 'serena madurez' o algo así".

EL PUNKIE, EL FUNKIE Y LA ACTITUD
Antes de acabar, permítanme tirar de esquematismo para intentar explicar la diversidad de Ferroblues, al tiempo que para presentar al resto de la banda. A la guitarra... No, veamos, partiendo de que hay un indudable nexo común que les une (la música negra básicamente, pero también Van Morrison o los Beatles), Fernando tiene su lado americano folk-rock (Dylan, Neil Young); Carlos sería un poco el conceptual que tira hacia la margen jazz; al vocalista Amador Blaya probablemente le gustaría ser un crooner de los años cuarenta, con orquesta arropándole (Cole Porter); el bajista Juanjo Rodríguez representa el lado más rock'n'roll punk (The Clash), mientras que a Juan La Máquina Expósito no le importaría tocar en una banda de jazz-fusión polirrítmico (Billy Cobham).

Por lo demás y a estas alturas, no creo que Ferroblues tengan muchas expectativas comerciales. ¿O qué?
Carlos: "Lo que espero es simplemente que se reconozca "Blind Lizard" como un buen disco. Creo que las canciones son perfectamente asequibles, pero el mercado y las radiofórmulas funcionan con otros criterios".
Fernando: "Este disco, como el propio grupo, está hecho muy al margen de lo que es el mercado. Quizás para mal, para nosotros, porque estamos muy lejos de lo que es un grupo comercial, pero creo que para bien de la música que hacemos. No tener expectativas comerciales te permite ser muy sincero".
Carlos: "No, no está mal. Todo el proceso del disco seguramente nos define un poco. Tampoco es que quiera hacer bandera de la ausencia de visión comercial, pero está claro que el factor escaparatístico de la música ni nos apetece ni es nuestro fuerte".

Ni maldita la falta que les hace, permítanme. Terminamos hablando sobre términos tan espinosos como actitud y, peligro, autenticidad. Bien entendida, oiga.
"La sociedad en general se ha decantado hacia los valores puramente mercantiles. Entonces, el propio mercado musical adolece de falta de lo que creo que sí hay en nuestro disco, que es la, digamos, 'autenticidad tímida' o algo así. Esto es válido para grupos como Los Marañones, también. Quizás en los últimos tres años haya una sobrevaloración de aspectos como la actitud"
.

Es posible, Carlos, pero el error es hacer norma. A cada artista procede valorarlo según lo que ofrece, nunca a todos bajo un mismo criterio.
"Estoy de acuerdo. No soy un especial defensor de la autenticidad y desde luego no la veo como no ganar un duro, ser feo y no tener actitud. Pero si se prima la actitud ante el fondo como norma, pues parece que todo fuera pop. Y el pop, ya lo dijo Warhol: "arte es mercado". Como ideología, seguramente es lo más capitalista que hay. Sobre todo cuando es ideología de 4ª o 5ª mano, no como en el caso de la Velvet"
.

Blind Lizard está publicado por Big Bang
Ferroblues actúa el viernes 27 de julio en el Castillo Árabe de Cartagena, dentro de la séptima edición del festival La Mar de Músicas. 01 horas. Acceso libre.