Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
PARADE  

10/02/04

Antonio Galvañ, comandante en jefe de la nave Parade (foto: Mario García)

DE ROBOTS Y SENTIMIENTOS

Agitemos banderines y lancemos cohetes al viento: Antonio Galvañ, el tripulante único de esa nave denominada Parade, regresa a la Tierra. Lo hace después de tres años de reclusión en su estación espacial de Intonarumore, en los que ha ido dando forma a Inteligencia artificial, su maravilloso tercer álbum en cuya portada un robot derrama una lágrima.

Una delicia de sensibilidad desbordante, con sabor a ciencia-ficción, que guiña a Sisa, Vainica Doble, Lucio Battisti o Pascal Comelade, pero que suena tan personal que no admite comparaciones. Parade es una esperanzadora anomalía dentro del mimético mundo del pop nacional. Salto a la estratosfera para recibirle con honores.

A ver, me debato. Diría que Parade hace 'canciones de ciencia-ficción realista' -en el sentido de que inciden más en el presente que en el futuro- y sin embargo estaba pensando titular "Parade contra la Realidad". ¿Me contradigo?
- Creo que el título es muy acertado. Quizá trato de mostrar la realidad desde una perspectiva distinta, partiendo de las posibilidades que nos da el género fantástico, que siempre es, al fin y al cabo, una expresión de nosotros mismos, de la realidad. Canciones que muestran a gente que falla, se equivoca y se siente sola, como en la realidad, aunque sean guerreros del espacio, elfos o cazavampiros. Pero sí que es también Parade contra la realidad porque, tal como es, no me gusta demasiado. Siempre digo que soy un escapista, como Houdini (sonríe).

Synth-pop (Nikel chromo), canción mediterránea (El informe, Juan Metralla), filiación italiana (Corre, Newt, Romance morlock), caramelos de pureza naif (La canción de la reina, Área 51)... En realidad todo ello está presente y a menudo mezclado. Influencias reconocibles que, no obstante, te hacen sonar absolutamente único. Con ese aire como mágico...
- El disco es una especie de mezcla de géneros, como bien has señalado, pasados por un tamiz personal, pero el referente esta ahí. Tenía una especie de inquietud por hacer un disco no anglosajón, por rescatar registros como la canción italiana o francesa, el aire de cafetín mediterráneo... Aunque al final son canciones de Parade lo que sale. Quizá suene extraño o diferente al indie nacional porque no hay demasiados grupos que manejen esas referencias, enfrascados como están en imitar a Los Planetas o seguir la ultima moda inglesa (lease post-rock, electro-clash o lo que sea).

¿El grado de infelicidad es proporcional al de lucidez-sensibilidad? Cuanto más lúcidos y/o sensibles se atisban tus personajes, más irreversiblemente solos parecen encontrarse.
- La infelicidad bien llevada es más un estimulo que otra cosa. Es un incentivo. La felicidad es aburrida, creativamente hablando.

¿La inteligencia artificial también tiene tara?
- En el mismo momento en que una máquina consiga ser inteligente se arrepentirá de haberlo logrado. Se dará golpes con un martillo para poder seguir siendo moderadamente ignorante. De lo primero que se dará cuenta es de que está solo, cuando antes era parte de una gestalt de millones de maquinas. Será como salir del útero materno, una experiencia traumática.

Morlocks, programas mal crackeados, posibles marcianos con amnesia, personajes de literatura-cine (Newt, la niña de "Alien"), mitagos... ¿No te interesan los escenarios más cercanos?
- No. No soy un cantautor, ésta es mi manera de expresarme. Cuando más me acerco a esos escenarios cercanos es cuando adopto una perspectiva un poco berlanguiana (de Luis, no de Carlos), de una manera esperpéntica, como el bedel protagonista de "El Informe", que se cree un marciano para salir de su monótona y aburrida vida de funcionario. Pero son estrategias que me sirven para contar mis historias, mis obsesiones.

Hay dos canciones que, sin decir que sean las mejores, su escucha indefectiblemente me eriza la piel: Área 51 y Corre, Newt. No sé exactamente por qué, quizás sean la expresión de la "pureza paradiana", aquella del primer disco y de canciones como Yo fui un poltergeist adolescente (del EP Metaluna)... ¿Crees que es posible mantener esa "pureza" de que hablo?
- Me hace mucha gracia que me preguntes por "Área 51", pues me consta que a alguna gente no le gusta nada, me preguntan que cómo la he puesto en el disco. Yo respondo que esa canción me eleva el ánimo y ésa ya es bastante justificación.

Por lo que respecta a tu pregunta, creo que cada disco de Parade tiene su propio ambiente, fruto del momento. El primero es más amateur, más inocente y es muy difícil repetir ese sonido. No lo he intentado siquiera. El segundo fue pretendidamente pop, más rítmico y pegadizo. Y éste... es más arreglado, un poco más denso, con esas influencias de las que te he hablado antes. Intentaré no repetirme en el siguiente, muchas de las ideas centrales de cada disco salen por reacción al anterior.

Eres de los que no les gusta aquello tan habitual de 'las múltiples interpretaciones posibles' de las canciones. Sin embargo los parámetros que manejas quizá no sean tan reconocibles para todo el mundo.
- Pero siempre intento que haya algo en las letras que te llame la atención, que te parezca cercano y que se entienda el sentido que tienen, de lo que estoy hablando, aunque no conozcas o manejes todos los aspectos de la historia que se cuenta. Es como esas películas que contienen un montón de escenas homenaje o referencia de lo que al director le gusta. Si están bien hechas, el espectador que no tenga una cultura cinematográfica tan amplia o cercana al director también disfrutará y la entenderá. Pero si todo se basa en el homenaje, el espectador se perderá.

¿Son las pop-stars (Michael Jackson, Bisbal) y los deportistas de élite (Zidane) los mitagos, los 'Juan Metrallas' de la sociedad actual?
- No, yo creo que no. Estas personas son referentes económicos y mediáticos, pero no te van a salvar la vida, ni te dan esperanza, como un mitago. Estos últimos, tal como yo los entiendo, son producto de la necesidad.

Siempre has sentido una cierta atracción hacia la imaginería soviética -Gagarin en Calabuig, determinadas fotos-. En este disco la referencia sería ¡Llama!. ¿Es así?
- Los cosmonautas y la agencia espacial soviética son interesantes también en el sentido de que, con el tiempo, han sido los perdedores. Pero lo siguieron intentando una y otra vez, sin darse por vencidos, enviando a personas seis meses a una MIR que se caía a pedazos. Ese tesón siempre me pareció admirable. "¡Llama!" cuenta una historia de amor entre dos líderes de la Guerra Fría, uno americano y el otro ruso, los dos con el dedo en el interruptor de La Bomba, por si no eran correspondidos. Amor atómico, se le podría llamar.

¿Qué te parece que dos de los más interesantes grupos nacionales, La Casa Azul y los novísimos Serpentina, tengan nombres de canciones de Parade?
- Pues me parece un verdadero honor que dos grupos tan enormes decidieran ponerse el título de una canción de Parade. Para mí son las grandes esperanzas del pop español y además voy a colaborar con ellos. Annika, su discográfica, va a editar un disco con los tres grupos versionándonos mutuamente y alguna sorpresa más.

--------------------------------------------------------------------------------------------

- Inteligencia artificial está publicado por Spicnic.