Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
josé ignacio lapido  

10/02/06

José Ignacio Lapido y su inseparable Gibson SG

UN ROCKERO CARGADO DE POESÍA

La objetividad no sólo es un fraude, sino también un punto de vista tremendamente pretencioso. Y es ahora cuando afirmo con rotundidad y con la mayor de las objetividades -viva la contradicción- que cualquier tratado sobre la historia del rock español carecerá de toda credibilidad si en él no aparece en lugar destacado el nombre del poeta eléctrico, del granadino universal del rock, del gran José Ignacio Lapido.

El que fuera guitarrista y líder de 091 acaba de publicar su tercer -o cuarto, según se mire- álbum, "En otro tiempo, en otro lugar". Lo presenta en Murcia. Le llamo por teléfono.

La poesía es un arma cargada de futuro. Lástima, entonces, que el futuro no exista.
- Cierto, y más desde que nuestros bienamados Sex Pistols sentaron cátedra sobre el tema. La poesía puede ser muchas cosas; la mayoría de las veces no pasa de ser un desahogo para jóvenes sensibles. En raras ocasiones se encuentran poemas que te explican una vida entera en unos cuantos versos. Esa es la verdadera poesía: un espejo que ponen delante de ti en el que te ves reflejado por fuera y por dentro. Un cuchillo que alguien te clava y te produce un extraño placer.

"En otro tiempo, en otro lugar" me parece un disco inmenso. Grandísimas canciones y el mejor sonido-producción que hayas manejado hasta la fecha. El aspecto vocal está más logrado. ¿Lo has cuidado especialmente?
- Todos los discos que he grabado hasta la fecha he intentado cuidarlos al máximo en todos los aspectos. En éste, te podría decir que los astros me han sido especialmente propicios, si no fuera porque no creo en las conjunciones astrales. Ha sido un trabajo duro de selección de canciones y de arreglos. Lo he grabado muy ‘en plan banda‘, o sea, con los músicos aportando ideas, discutiendo mucho en el ensayo y tal. En cuanto a lo de la voz, es verdad: ya me queda menos para llegar al nivel de Howlin’ Wolf.

Suele ser habitual que, al referirse a tus textos, se escriban términos como dolor, desolación y similares. Pero se suele hacer poco hincapié en otros como la rabia, la dignidad como valor innegociable o la resistencia -a aceptar lo éticamente inaceptable, por asumido socialmente que esté-. Quizá de modo más latente, pero ahí están.
- Cierto. Muchas de mis letras están escritas desde el punto de vista del náufrago. Se sabe perdido y con pocas esperanzas de que lo encuentren en mitad del océano, pero se aferra a su madero de manera firme e inquebrantable y bajo ningún concepto saca su móvil para marcar el 112, porque sabe que luego le pedirán explicaciones, y él no está dispuesto a dar explicaciones.

En todo caso, Desencanto 2 Esperanza 1. Con el escepticismo de árbitro.
- Un resultado justo.

Dibujas como nadie la dignidad del perdedor, del outsider, del marginado. Los capitanes de barcos que se hunden no dejan de ser capitanes.
- Sí, siempre he admirado la dignidad ante la adversidad. La imagen de ese condenado a muerte que rehusa las oraciones del cura por su alma, que se quita la venda que le han colocado en los ojos y grita ¡viva la república! antes de ser fusilado.

No es que me lo recuerde exactamente, pero por algún motivo la escucha de "En otro tiempo, en otro lugar" me ha remitido en varias ocasiones a "Tormentas imaginarias", por otra parte el mejor disco de 091. ¿A qué crees que puede deberse?
- Son hijos del mismo padre. Los genes no mienten. El ADN de mis canciones está muy claro. Antes, con 091, y ahora en solitario mis canciones nacen de mi amor incondicional por el rock’n’roll. Un tipo de rock’n’roll que conjuga melodías y potencia, sutileza y desgarro.

Lo que tampoco falta en el nuevo álbum es la infalible gota de rock primitivo ("Más difícil todavía" tomaría el relevo de "Humo" en este apartado). Es una constante en toda tu discografía, incluso desde los tiempos de los Cero.
- A eso me refería antes. La tradición en el rock’n’roll es muy rica y ahora, desgraciadamente, hay muchos músicos que se ponen a grabar sin haber escuchado apenas nada de lo que se hizo antes de Nirvana. Últimamente casi sólo pongo en mi casa discos de la época pre-rock’n’roll: T. Bone Walker, Louis Jordan, Son House, Charly Patton y gente así. Es muy importante saber de dónde venimos para tener más claro hacia dónde vamos. Escuchar a Bo Didley debería ser obligatorio para todo el que se dedique a esto.

Está claro que Lapido hace discos de r-o-c-k. Punto. Pero, aceptando esta premisa, ¿es "En otro tiempo, en otro lugar" un disco menos rudo, más pop que "Música celestial"? Hablo formalmente, no en cuanto a intensidad.
- Tal vez lo que haya sea una colección de melodías más claras, más perdurables. También he jugado más con los silencios. En discos anteriores es posible que las guitarras aplastaran un poco ciertos matices, pero lo que dices de la intensidad es muy interesante. Soy de la misma opinión: el rock no es cuestión de pedales de distorsión y de velocidad, por lo menos, no solamente. Una implicación emocional fuerte y una actitud correcta pueden hacer de una balada algo más explosivo que un tema de AC/DC.

Un poema y una letra de canción son formatos diferentes, lo has dicho en alguna ocasión. Pero tus letras son abrumadoramente poéticas y con ese añadido valor-polaroid de algunos versos. "La estatua de mármol parece cansada / hay botellas vacías en su pedestal" no podría ser más expresivamente visual.
- La poesía escrita y las letras de canciones son dos mundos distintos, aunque bien es verdad que puede haber concomitancias expresivas. Una canción te obliga a explicar una idea o una visión del mundo en apenas tres minutos: tres estrofas y un estribillo. Ahí tienes que economizar recursos y ser todo lo certero que se pueda con tan escaso margen. En ello estamos.

Llevas como nuevo teclista a Raúl Bernal, murciano él. 
- Cierto, Raúl es de Murcia, y, aparte de esa circunstancia, es un gran músico. Nuestro encuentro fue un poco especial. Me escribió diciendo que le encantaría tocar conmigo y aquí está. Su labor en el álbum ha sido muy importante, ha aportado una nueva textura al sonido general de la banda.

¿Has escuchado el nuevo disco de Doctor Divago (ver entrevista)? ¿Qué opinión te merece el grupo valenciano?
- Doctor Divago es una de las mejores bandas de este país. Como suele suceder en estos casos, la suerte comercial no les ha sonreído, pero ahí están, contra viento y marea siguen grabando discos brillantes, como éste último “Revuelta elemental”. Ya le he hincado el diente varias veces y cada vez me gusta más.

-------------------------------------------------------------------------------

- En otro tiempo, en otro lugar está publicado por Pentatonia

- Visita la web de José Ignacio Lapido