Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
LA COSTA BRAVA  

16/03/05

La Costa Brava (Fran a la derecha)

ADORAN A LAS PIJAS DE SU CIUDAD

Hace un par de años, dos de los más sólidos talentos de la explosión indiepop de los noventa, Fran Fernández (Australian Blonde) y Sergio Algora (El Niño Gusano), decidieron grabar unas canciones juntos "a ver qué tal". La experiencia resultó convincente, tanto para ellos, que decidieron seguir unidos bajo el enunciado de La Costa Brava, como para los amantes del mejor pop en español, aquel que aúna calidad y personalidad.

Desde entonces han grabado cuatro álbumes, el más reciente un Llamadas perdidas sencillamente espléndido. La gran esperanza del pop nacional es hoy una grata e incuestionable realidad. Vienen a Murcia a presentarlo, de modo que marco el prefijo de Asturias. Fran al otro lado.

Cuatro álbumes en dos años. Está claro que no habéis estudiado marketing.
- No, no lo hemos estudiado [risas]. De todos modos, en la filosofía del grupo el marketing no tiene cabida y sí hacer lo que nos gusta porque nos gusta. Ahí termina.

Querer y poder, esa es la cuestión.
- Eso es. Tanto el segundo como el tercer disco en principio iban a ser singles, lo que ocurre es que es un formato al que se hace muy poco caso. Entonces, ya que se hace el esfuerzo de publicar, resulta tentador incluir un poco más de minutaje y tener un elepé en la calle. También hay grupos a los que igual les gustaría sacar singles o publicar con otra frecuencia que no sea la de disco cada año o cada dos años, pero la industria impone ciertas condiciones.

Una novedad es el paso de Grabaciones en el Mar, vuestro anterior sello, a Mushroom Pillow. ¿Un cambio necesario para poder avanzar?
- Básicamente fue porque queríamos grabar un disco con más tiempo. Se lo dijimos a Pedro [Vizcaíno, el capo de Gelmar] y nos dijo que no tenía presupuesto. Pero nos invitó a que intentáramos movernos y si encontrábamos a alguien interesado, adelante. La primera persona con la que habló Sergio fue con Marcos, de Mushroom Pillow, y cerró el trato.

El modo de tratar las melodías pero sobre todo los arreglos, ocupando el principal espacio sonoro -esas trompetas o teclados en primer plano, protagonistas absolutos cuando entran en acción- me recuerda un poco al pop español de los primeros setenta.
- Sí... Tanto Sergio como yo, tenemos muy metido en la cabeza el sonido de los noventa, pero sí que es verdad que intentamos que haya aire en las canciones. Y, bueno, somos fans declarados de la música española de los ochenta y los setenta.

Leo: "para parecerse a Magnetic Fields es necesario cantar en castellano". Explíquese, Sr. Fernández.
- Es un exabrupto de Sergio, pero creo que quiere decir que para llegar al corazón es necesario desarrollar tu propia personalidad. Cuando empiezas a tocar, lo más fácil es imitar lo superficial, las formas, el sonido. Pero cuando quieres acercarte al tipo de historias que cuenta un artista porque te gusta lo que cuentan sus letras o su actitud, es imprescindible hacerlo desde tu propio discurso.

"Llamadas perdidas" supone un paso adelante para La Costa Brava. Donde antes había notables canciones sueltas, ahora hay todo un álbum de calidad. Vas a estar de acuerdo, claro.
- Lo estoy, pero si lo piensas es algo lógico. El segundo y tercer disco en principio iban a ser singles, mientras que cuando grabamos el primero, había canciones pero no grupo, nunca habíamos tocado en directo. Además, ahora hemos dispuesto de un tiempo de grabación razonable, lo que nos ha permitido elaborar todo más.

También aprecio un mayor componente psicodélico en el global.
- Fue algo totalmente deliberado. Muchas veces, en los tres primeros discos y tal vez por aquello de la herencia de El Niño Gusano, se decía que hacíamos psicodelia y era algo que nos gusta mucho pero que realmente nunca nos habíamos puesto a hacer. Fue ahora cuando nos propusimos meternos un poco en ese terreno.

Son notorias las dos líneas compositivas. Tus canciones son más redondas, más pop single, mientras que las de Algora tienden a ofrecer una perspectiva más oscura o psicodélica.
- Es así, claramente. La manera de escribir de Sergio es más retórica, es un gran especialista en música psicodélica, un auténtico coleccionista. Sin embargo a mí me gusta más el pop, todo lo que era Motown y Stax...

Pues precisamente una de tus canciones, la estupenda "Adoro a las pijas de mi ciudad", se ha convertido en todo un himno independiente.
- Estoy contento de haber compuesto esa canción. Está escrita sin mala leche, con mucho cariño, recordando la época del colegio. Quizá sea una de las más logradas.

¿Os seguís ubicando en algún lugar intermedio, más natural y creíble, entre el pop frívolo y el existencialismo suicida de café francés?
- El rango emocional de nuestras canciones es muy amplio, abarcando desde el chiste privado a reflexiones más profundas. La Costa Brava es un grupo bastante vital, pero las canciones ofrecen varias lecturas. En "Treinta y tres", por ejemplo, puedes quedarte en el hecho anecdótico de un tío mayor que se va con una jovencita. Pero la canción también habla de cuando tomas conciencia de los sueños que no se pueden cumplir, de la pérdida de la inocencia, de la infelicidad y, al fin, de la derrota.

"Natalia Verbeke", "Confianza ciega", "Canción para Beyoncé Knowles", "El cumpleaños de Ronaldo"... Vaya, sois un grupo de costumbrismo mediático.
- Sí, de costumbrismo televisivo [risas]. Nos gusta meter la vida en las canciones y está claro que la televisión tiene una presencia importante en la vida actual. Me gusta hacerlo empleando un lenguaje coloquial.

--------------------------------------------------------------------------------------------

- Visita la web de La Costa Brava