Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
ANTONIO OROZCO  

19/08/03

Antonio Orozco, iluminando el trayecto Barcelona - Andalucía

"EL AMOR SIGUE SIENDO EL MOTOR QUE MUEVE ESTE PLANETA"

Cantante, guitarrista y compositor con sangre andaluza fluyendo por sus arterias, el barcelonés Antonio Orozco se acerca a la treintena flirteando con el reconocimiento crítico y bailando agarrado del éxito comercial, tras haber esparcido previamente la semilla de su talento por parques, pequeños garitos y hasta por los túneles del metro.

Todo gracias a dos únicos álbumes, muy especialmente el segundo, Semilla del silencio, que ha sido reeditado con añadido en DVD y del que ha despachado más de 100.000 copias, para saborear las mieles del platino. Orozco parte de las bases sentadas a final de los setenta por Triana y retoma esa esencia del denominado rock andaluz desde su propia perspectiva. Todo por amor.

Hasta hace tres años poco se conocía de Antonio Orozco, pero usted comenzó tocando en pequeños locales y hasta en la calle. ¿Real?
- Como la vida misma. Con mi propio repertorio, nunca he hecho versiones. Cuando no nos dejaban, pues el metro, que tiene una reverberación estupenda.

Se suele hablar de fusión entre pop y flamenco al referirse a su música. No veo muy claro este último apartado, más allá del indisimulado acento andaluz de algunas de sus sus canciones.
- Tampoco estoy de acuerdo. El otro día llegué a leer "el cantaor Antonio Orozco" y hombre, pues no. En mi música hay raíces andaluzas y hasta se puede hablar de pop-rock andaluz, si quieres, pero el flamenco es otra cosa. Este disco, además, es más directo, más rock que el primero.

Lo que no me negará es que las suyas son canciones de amor. Vivimos en un mundo cada vez más acelerado y prosaico, pero nueve de cada 10 canciones siguen siendo de amor. ¿Por qué?
- Porque el amor sigue siendo el motor principal que mueve este planeta. Hago música y la hago sin duda por amor hacia esta profesión. Me levanto cada mañana con la intención de hacer feliz a los demás y a mí mismo por amor. El día que descubra todos los matices del amor, dejaré de escribir canciones.

Le citaré tres referentes que creo apreciar en su música y, si le parece, me dice de cual de ellos se siente más cercano: Manolo García, Alejandro Sanz y Javier Ruibal. Ahora es cuando toca desmarcarse y dejar al crítico con las vergüenzas al aire.
- Nada de eso, he aprendido mucho de los tres. Pero tampoco me puedo olvidar de Jesús de la Rosa (Triana) ni de sonidos importados hacia este disco de The Cure o U2. Canciones como Rarezas tienen mucho tirón de Medina Azahara; Semillas, de Ruibal; Devuélveme la vida, de Alejandro; Amar no es querer tiene guitarras muy características de U2. No tengo limitación para escuchar cualquier tipo de música y para intentar sacar todo lo positivo de cada uno de ellos.

Parece bien afirmado al éxito pero, ¿cree haberse ganado también el respeto de la crítica y del público más exigente o menos influenciable?
- Espero que sí. Todas las críticas que he podido leer hasta ahora han sido muy positivas y constructivas, con lo cual tengo la sensación de estar consiguiendo lo que pretendo, que no es más que el respeto del público y de los medios. Por encima de todas las cosas. Vender discos es importante, sin duda, estamos en una industria, yo quiero hacer un tercer disco y para eso tendré que vender muchas copias de este segundo. Pero, con todo, vender no es tan importante como ese respeto del que hablas. Tengo claro que las casas deben empezarse desde abajo.

Pues ya por último. A la hora de componer, ¿es de los que defienden la inspiración o el método?
- Hace muy poquito tuve una conversación con una pintora estupenda y a la conclusión que llegamos fue que la inspiración no es más que el fruto de muchas horas de trabajo. Así que, por supuesto, en el método.