Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.

c

o

n

c

i

e

r

t

o

s
ELLIOTT MURPHY  

20/01/05

Elliott Murphy, firmando un disco

ROCK BOHEMIA

Nacido en 1949 en Long Island, pocos artistas representan como Elliott Murphy el lado bohemio del rock and roll. Algo así como un Springsteen sin camisas de leñador, como un Dylan sin revelaciones religiosas, como Lou Reed en un poema de Sam Shepard. Todos ellos son sus amigos, pero no sus únicos admiradores de relumbrón. Desde Tom Petty hasta REM, The Smithereens, Violent Femmes o David Byrne han declarado su admiración por el trovador rockero de las crónicas de motel.

Pese a las buenas venturas de la crítica, el enorme respeto de sus compañeros de profesión y unos inicios -más de 30 años ya desde la publicación de su elepé de debut, Aquashow- en los que se le intentó etiquetar como el nuevo profeta del rock, la realidad nos dice que Elliott Murphy nunca alcanzó algo parecido al éxito comercial.

Precisamente 'Aqua Show' es como se llamaba un espectáculo de ballet acuático que su padre dirigía cuando Elliott era un chaval, en un recinto en el que también solían actuar bandas de jazz, como las de Count Basie o Duke Ellington. Del espectáculo tomó el nombre para su bautizo discográfico, de los artistas que por allí pasaban, su admiración por la música.

Aunque puede relacionársele igualmente con artistas de la bohemia tipo Tom Waits o con la 'beat poetry' y pese a que también se le asoció a la escena del art-rock neoyorkino de finales de los setenta encabezado por Patti Smith o Tom Verlaine, en realidad lo suyo es puro rock americano. Incluso rock, sin más. De hecho, amparado por su carácter viajero, por sus deseos de conocer mundo, porque, a diferencia de tantos artistas estadounidenses, nunca soñó "con tener una gran mansión americana, alejada de la ciudad", Mr. Murphy partió pronto hacia Europa, incluso antes de registrar disco alguno, girando junto a su hermano Matthew y llegando a interpretar un pequeño papel en el filme de Federico Fellini "Roma" (1972).

Todo ello hizo que a su regreso a Nueva York se le considerase de modo especial, obteniendo un contrato discográfico con una multinacional y la promesa de convertirlo en el nuevo abanderado del rock bohemio. Pero tras el relativo fiasco del primer álbum, la realidad se reveló tan cruel como suele: sus siguientes tres entregas obtuvieron grandes críticas, los magazines lo entrevistaron en grandes titulares, pero el público no compró sus discos, que vendieron aún menos. ¿Resultado? Chao amigo, ha sido un placer, pero por favor no vuelva a pisar estas oficinas.

A partir de ahí, el etiquetado de 'artista de culto' no hará sino imprimirse en su piel con carácter indeleble. Elliott Murphy ha seguido grabando álbumes regularmente, su disco de 1984 Party girls / broken poets estuvo nominado como mejor álbum del año y definitivamente se instaló en París en 1990, donde se casó y donde continúa viviendo en compañía de su esposa Françoise y su hijo Gaspard.

---------------------------------------------------------------------------------------------

- Elliott Murphy & Olivier Durand actúan el viernes 21 de enero de 2005 en la Casa de Cultura de Bullas. A las 22 horas.