Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
MASTRETTA  

21/02/02

Nacho Mastretta es uno de los músicos más libres, personales y talentosos de cuantos puedan encontrarse en España.

"YA NADIE 'ESCUCHA' MÚSICA"

Señalar que Nacho Mastretta es uno de los músicos más personales de nuestro país no es añadir nada nuevo, como tampoco debiera serlo apuntar que estamos ante uno de los más brillantes, creativos, libres y hasta insólitos de la música popular española de todos los tiempos.

Un tipo que acaba de entregar un tercer álbum con punto de partida temático, Música de automóvil y cuya música de personalidad sin parangón estatal le sirve para ser requerido para actuar en festivales tan dispares como La Mar de Músicas, el Festival de Jazz de San Sebastián, el FIB de Benicásim (pop independiente) o el Sónar barcelonés (música electrónica).

Un autor para el que los etiquetados o vinculaciones (easy listenning, p-funk, música negra de los cincuenta, compositores italianos) apenas si sirven como referente mínimo. Alguien que igual compone la música para el último desfile de Jesús del Pozo, que se embarca en una gira estadounidense con Julieta Venegas -quien también participa en este disco- y Joe Gore (guitarrista de PJ Harvey, Eels o Tom Waits). Alguien capaz de realizar combinaciones sonoras inauditas sin perder su sentido melódico y su capacidad para divertir.

Alguien con una mente tan lúcida que entrevistarse con él resulta casi frustrante: dice tantas cosas y todas tan interesantes que más que para un artículo dan para todo un libro. Algún día quizás lo escriba, mientras, disculpen el papel que ya le he robado. Todo el espacio (y la atención) para Nacho Mastretta. Un as.

DISCO TEMÁTICO
Yo no trabajo como otros compositores que van trabajando todos los días y luego recopilan y hacen un disco. A mí me gusta plantearme un tema para componer, dotarlo de una objetividad. La idea surgió después de hacer 50 conciertos por España y Europa en 2000. Pensé en hacer mi propia cinta de carretera.

Es música que funciona para viajar, música con un carácter muy extrovertido, muy alegre, priman los cambios de timbre abruptos, que te llaman la atención continuamente, las combinaciones de elementos de alguna manera insólitas. Está pensado para que la música resulte muy entretenida.

Y luego a veces pues se te va la mano y te dejas llevar y haces encajes de bolillos, juntar en la misma pieza música tonal con música muy primaria, desarrollos musicales complejos junto a otros muy sencillos, mucho riff, mucho cuidado con la base rítmica. Son cosas que he visto que funcionaban en el coche y que he tratado de hacer a mi manera.

¿MÚSICA FUNCIONAL? (Lo escucho en todos sitios menos en el coche...)
Bueno, es que eso de algún modo es una impostura. A mí lo que me gustaría es que la gente se sentara en su casa tranquilamente, sin hacer nada, sin charlar y escuchara música para que viera lo que se puede disfrutar escuchando música, prestándole atención, intentando penetrar... Lo que pasa es que eso es una pretensión imposible, ya nadie hace eso. La gente escucha la música como acompañamiento, cuando va por ahí de copas o cuando escucha la radio por casualidad. Pero he observado que en el coche sí le presta más atención, cuando viaja o al ir a trabajar y ahí sí se concentra más en la música. Entonces no es música para escuchar exclusivamente en el coche, pero sí es una idea de la que partir.

MÚSICA COMPLEJA PERO MUY ASEQUIBLE
Esto ya no lo puedo controlar tanto, pero sí existe una intención desde el principio de que no haya autocomplacencia. Me quiero hacer entender, no quiero decir: 'soy el raro y nadie me comprende pero me da igual porque lo hago para mí'. No lo hago para mí, si lo hiciera para mí no grabaría discos, sólo los escucharía. La música la haces porque quieres expresarte y quieres contar cosas a los demás. Y cuanto más público mejor.

MUNDO PARADOJA
Ahora se da una paradoja muy fuerte. Por una parte la disponibilidad de la música es absoluta, puedes encontrar absolutamente lo que quieras, pero por otra parte la información que recibimos es muy sesgada. La industria tiende a uniformizar todo: los criterios de grabación, de cómo debe ser una canción, de cómo deben ser los artistas... Esto conlleva una pérdida de interés hacia la música que se está haciendo. El mundo de la música está yendo por unos derroteros un poco extraños. Me interesa recuperar el interés de la gente por la música, porque es algo que reporta cosas muy interesantes para tu vida. Y además es divertida, se pasan muy buenos ratos escuchando música.

BÚSQUEDA, LIBERTAD, IMPROVISACIÓN
Lo que se trata es que si tú cuando te propones hacer un disco o tocar en directo tienes el dominio perfecto y el control absoluto de lo que haces, disfrutas mucho menos. Si te creas retos y te creas dudas y estás en una búsqueda de llegar a algún objetivo que tampoco tienes muy claro, todo ese proceso genera que disfrutes y el público eso lo aprecia.

Llevamos más de dos años tocando juntos. Y en enero nos reunimos por primera vez para ensayar tres días, que es todo un record. Porque nosotros nunca hemos ensayado y era una norma que teníamos. Lo que hacíamos era hablar de lo que íbamos a tocar y en la prueba de sonido ver alguna disputa que hubiera con las canciones. El planteamiento de directo es que no sabemos lo que va a suceder. Entonces tenemos que estar muy concentrados y ver cómo empiezan las canciones, como terminan, como se desarrollan.

Lo que está sucediendo ahí es una improvisación colectiva, no al modo del jazz, sino sobre la propia música, sobre la base. Entonces ahí es donde se nos ve como jugamos con la música entre todos. En esta gira de presentación hemos cambiado el repertorio, de ahí lo de juntarnos tres días. Para sentar unas bases y para volvernos a ilusionar. La comunicación entre nosotros [nota: el resto del grupo lo forman Ricardo Moreno, Miguel Malla y Pablo Novoa] es muy alta.

DIRECTO / DISCO
No tienen nada que ver. En directo la música está viva. Empieza, acaba y te deja una sensación. Es un arte temporal. Dura lo que dura y transmite lo que transmite y te vas a tu casa con esa emoción. Y luego al cabo de los años, si el concierto lo has vivido con intensidad, pues lo sigues recordando.

El disco ya no es un arte temporal, como tradicionalmente ha sido la música. El formato condiciona el propio arte de la música. En disco intento expresar otras cosas distintas, la música se convierte en algo más espacial, se parece más a la pintura o a la literatura. Tienen un componente físico y espacial, eso no es una entelequia, sino que la música está ocupando un espacio físico, la puedes detener, avanzar, rebobinar, no es un momento irrepetible. A primera escucha te puedes quedar sólo con que es un disco ligero, chisporroteante...

YA... EL SENTIMIENTO TRÁGICO, LA CATARSIS CREATIVA
Creo que en cierto modo todo esto viene porque en España tenemos muy arraigado el sentimiento trágico de la vida. Valoramos mucho las cosas que son dramáticas, que son pesimistas, tristes, rigurosas, serias... Y eso nos impide pensar que la hondura, la expresividad, la emoción, no sólo puede expresarse mediante lo trágico. No tiene nada que ver, se da como verdad absoluta y me parece absurdo. Tanto en música como en pintura, literatura...

Louis Armstrong ha hecho poquísimas canciones tristes y es uno de los grandes de todos los tiempos. Y hay mil ejemplos más. Es una música que tiene todo lo que la música debe tener, es una música que transmite, muy profunda, que toca todas las fibras sensibles y sin embargo es pura celebración. Intento que mi música tenga expresión y sentimiento.

Cuando hablas de música puedes hacer mil tipos de reflexiones, pero me interesa hacer éstas porque son cosas que en general la gente pasa por alto con una frivolidad asombrosa. La música alegre puede ser estúpida, pero también puede serlo la música triste, más allá del sentimiento que exprese. Parece una perogrullada pero hay que decirla porque parece algo ridículamente asumido.

* Música de automóvil está publicado por Subterfuge.