Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
ROSS  

24/01/08

Juan Antonio Ross en acción


GENERAL CUSTER POP

La revista californiana L.A. Amplifier, un verdadero tótem del pop guitarrero, calificó su segundo álbum como "uno de los mejores discos de la historia". Grupos como Deluxe, Second o Sidonie han declarado públicamente su admiración hacia él. Y programas como el desaparecido 'Bulevar' de R3 nunca fueron parcos en elogios.

Pero el murciano Juan Antonio Ross sigue siendo moderadamente desconocido incluso en casa. El próximo 1 de febrero, y tras casi siete años de escasa actividad, verá la luz A collection for enemies and friends, una amplia y certera antología que recoge en un CD lo mejor de sus tres álbumes, mientras que el otro está destinado a singles, caras b, demos y rarezas varias.

Ya no existen motivos para desconocer a uno de los mejores autores que ha dado la música pop en Murcia en su (no tan breve) historia.

Una colección para enemigos y amigos. Esto, ¿me puede repetir la pregunta?
- Todo empezó hace dos años, cuando me vi en casa haciendo recopilaciones piratas para amigos o conocidos que no tenían acceso a los discos de Ross. "Una colección para amigos", se llamaban esos discos en CDR. De manera que cuando la cosa empezó a tomar forma me vino a la mente todo ese material raro, desperdigado y más difícil de encontrar si cabe que los discos en sí. ¿Los enemigos? No son personas, sino avatares del destino. Ya sabes, no estar nunca en el lugar justo a la hora adecuada.

Dos discos y 44 pistas, la mayoría de ellas descatalogadas hasta hoy. Y una única canción 100% inédita: "The grove n’ the rain". Con una bonita historia detrás, por cierto.
- Así es. Es una historia de amor y fue una incorporación de última hora. Se trata de un poema manuscrito en una servilleta de papel que mi amigo del alma José Antonio Martínez me pasó hace un par de años. Meses más tarde encontré una melodía perdida en cintas de trabajo y le encajaba como un guante. Era una canción de aire country-pop y encajaba perfectamente con la idea que transmite el poema, entre bucólico y naíf.

Continúe, por favor.
- Una vez terminada, un día me llamó José Antonio para cantarla en un acto de poesía en el Café del Archivo. Coincidía con el cumpleaños de su chica, así que debía ser secreto. Imagínate la pobre, cuando delante de todo el mundo le leen un poema de amor y además se lo cantan… Fue emotivo y, no sé, deberían pasar cosas así más a menudo. El amor es el sentimiento más poderoso que existe.

Siete años más tarde, reapareces de manera lujosa. Enhorabuena, es el disco que Ross merecía.
- Gracias. Me siento bien porque creo que este disco hace justicia a muchas cosas. En primer lugar a los músicos que me han acompañado en giras ruinosas por la geografía española, es a ellos principalmente a quienes quería rendir homenaje. Pero también a la gente que en cualquier ciudad, en cualquier festival, en cualquier rincón, te para y te dice: ‘Hey, me mola tu música, ¿cómo puedo conseguir tus discos?’ Hasta hoy la respuesta era: de ninguna manera. Ese tipo de cosas me animó. Y ya de paso me quito algunas espinas regrabando alguna pista o editando pequeños desórdenes técnicos.

POTENCIAL EMOCIONAL
Qué me vas a contar a mí, que hemos compartido grupo y hasta piso en épocas más azarosas. Pero reunidas así, en una amplia selección de tu obra, lo primero que se me ocurre es: ¡Vaya cantidad de grandes canciones que has hecho, cabrón!
- Ja, ja, ja… La verdad, y tú lo sabes, es que uno no es consciente de lo buenas o no que son sus canciones. En realidad compones algo que te hace cosquillas ahí, ‘en el centro del adentro’, que diría mi amigo Talismán. Luego es quien la escucha quien le da sentido y valor. Estoy de acuerdo en aquello de que las canciones dejan de ser de uno cuando las publica. Es, simple y llanamente, un juego de emociones. La música tiene un altísimo potencial emocional y en eso es en lo que yo me he esforzado más.


Ya que hablamos de un recopilatorio, recapitulemos. ¿Cómo ves desde la perspectiva del tiempo tus tres álbumes: "Sugar" (1996), "Supersonic spacewalk" (1998) y "Rossland" (2001)? ¿Hay alguno en el que te sientas más representado?
- Me siento representado en los tres, distintos cada uno de ellos y llenos de torpezas directamente ligadas con lo ‘underground’. Ya sabes, poco dinero, poco tiempo de estudio, poca promoción, demasiada lucha para tan poca cosecha. Pero estoy orgulloso de haberme atrevido a poner mis sueños sobre la mesa y trabajármelos. Me hace sentir como el General Custer: morir con las botas puestas.

En mi opinión, "Sugar" fue el más directo, "Supersonic spacewalk" el más redondo, "Rossland" el más ambicioso.
- Tal vez "Rossland" fuera el álbum del que más satisfecho quedé; todo fue más dulce, más suave, más preciso y el reto era gordo: me proponía hacer un álbum de madurez, donde desnudarme por completo y dejar que afloraran todas mis influencias, las bien vistas y las no tanto. Sin embargo me flipa que un 'Posie' [Nota: se refiere a Ken Strinfellow] fuese el productor de "Sugar" y me erizo cuando pienso lo que hice en "Supersonic…". Ahí estuve a punto de convencer a todo el planeta de que Ross era bueno [risas].


El productor ejecutivo del disco es Paco Larrosa (La Yesería Records), fan de Ross y tremendo amante de la música. ¿Cómo surge el contacto? ¿Por qué La Yesería?
- Lo de Paco es la leche. Es un tipo que adora la buena música y que está haciendo cosas importantes porque el nivel musical en Murcia sea de primera división. El contacto surgió en la Yeseria, me pidió temas nuevos aunque fuera en maquetas caseras. Le hice una recopilación de lo que tenía por casa para un futuro cuarto álbum y me comentó que estaría bien hacer ese disco juntos. Quizá lo hagamos más adelante, pero antes se cruzó lo del recopilatorio.

Venían a tocar grupos nacionales, los entrevistaba y algunos te citaban como uno de sus referentes. Siempre tuviste excelentes críticas. ¿Cómo sienta todo esto? Y también: ¿Cómo sienta cuando el público y los medios generalistas casi ni saben quien eres?
- Uf, no sé. La historia del rock está llena de grupos malditos que merecieron más de lo que consiguieron. Me vienen a la memoria “Odessey and oracle”, de los Zombies, que estuvo mucho tiempo sin publicarse. The Action con su "Roled gold". O Big Star, Badfinger, Nick Drake… Me quedo con lo positivo: un enorme ‘gracias’ con delay para todos los que habéis dicho tantas cosas bonitas sobre mi música. De corazón.



--------------------------------------------------------------------------------------------

- A collection for enemies and friends se publica el 1 de febrero de 2008 a través de La Yesería Rds / Perdición.

--------------------------------------------------------------------------------------------