Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
MERCROMINA  

25/04/02

Mercromina, justo después de cantar su experimental "Bingo"

BAILA MIENTRAS PUEDAS

Casi tres años después de su última entrega discográfica, Mercromina -uno de los dos grupos surgidos tras la escisión de Surfin’ Bichos- vuelve a sorprendernos. Cierto que el grupo de Albacete nunca se caracterizó por el formato estándar de sus canciones ni por la reiteración de esquemas sonoros, pero con Bingo, su cuarto largo, va un paso más allá.

Un disco no apto para escuchar mientras se ojea una revista, un disco sin estribillos, de texturas variables y límites apenas esbozados, de desarrollos instrumentales que exigen (y encuentran) la complicidad del oyente. Un disco de búsqueda que transmite sensaciones de libertad. Un disco que presentan en directo mañana sábado en Murcia.

Leo en la hoja promocional de Bingo: <<Después de Canciones de andar por casa -su álbum precedente- vino el vacío a casa de Mercromina>>. ¿A qué se refiere Joaquín Pascual, la cabeza visible de Mercromina? ¿Emociones privadas, sensación de desconcierto dentro del grupo? ¿Motivada por qué? No pienso devolverle las llaves del coche hasta que la grabadora eche humo. “Al salir el disco decidimos hacer una gira, como siempre. Comenzamos a prepararla, estábamos en un momento increíble. Nos entendíamos y entendíamos muy bien el sentido de los directos, lo que el grupo quería transmitir. Pero determinadas circunstancias personales dieron como resultado un parón y la suspensión de toda la gira programada. Siete meses después decidimos volver a empezar, recuperar ese buen momento que había quedado como congelado en el tiempo, pero ya no estaba. No nos apetecía tocar un disco que ya quedaba un poco lejos”.

“Yo había estado componiendo -continúa Joaquín- ‘corazones de canciones’ que necesitaban desarrollarse, crecer. No nos entendíamos, eran estructuras y canciones distintas y tocábamos sobre ellas como lo habíamos hecho hasta ahora, con los mismos recursos, las mismas técnicas, la misma instrumentación y eso no servía. Empezamos a exigirnos demasiado, nos ahogábamos. Así que no volvimos al local hasta meses después”.

“Con cierta distancia -concluye el cantante, compositor y multiinstrumentista de Mercromina- volvimos a intentarlo, sobre las mismas canciones y otras nuevas, intentando darnos más libertad. Tratando de disfrutar sin exigirnos nada, sin saber hacia donde nos iba a conducir todo aquello. En menos de cuatro meses teníamos el disco hecho y habíamos recuperado el buen momento”.

Canciones de andar por casa fue un buen disco, más frágil y pop, más emocionalmente vulnerable que anteriores trabajos. Recuerdo que entonces me comentaste que andando por la calle viste una exposición de zapatillas de casa y pensaste que eso era lo que querías para tu disco, algo íntimo y doméstico. ¿Cuál es la imagen que nos trae Bingo, qué sugiere? “Juego, constancia enfermiza, premio, búsqueda... El disco comenzó a ser cuando dejamos de exigirnos un tipo de comportamiento musical concreto y nos dimos libertad. Fue como un descubrimiento, intentábamos sorprendernos unos a otros. En la portada hay unos buscadores de metales, de tesoros. Se juntan y se van al campo, pasean y disfrutan buscando aunque no saben muy bien lo que se van a encontrar, ni siquiera si van a encontrar algo. Pero les da igual, son adictos a esa búsqueda, como los bingueros, como Mercromina”.

Ciertamente Bingo es un disco que sugiere libertad. O búsqueda de la misma, también en cuanto a esa sensación de canciones abiertas, ya sea en sus pasajes más ambientales (En el palo de un polo, La vida mix, los tres fragmentos de Ninguna parte) como en los más abruptos (El libro de oro de la congelación, Canterpillar) o hipnóticos (Chaqueta de pana, la estupenda Entrevista a un abducido). Con bastante espacio para la experimentación y la improvisación en el estudio. “Lo compusimos sobre esos ‘corazones musicales’ que comentaba antes. Tocábamos encima de esos loops libremente, improvisando y poco a poco cada canción fue tomando su forma, distinta en cada caso y con ese corazón latiendo siempre por debajo. Creo que este modo de hacer las canciones es la que ha dado como consecuencia esa sensación de libertad que el disco transmite. No hicimos maqueta previa a la grabación en Granada, porque queríamos mantener sólo el espíritu de las canciones y decidimos enfrentarnos a ellas directamente en el estudio”.

Bien, entiendo que cada vez os encaja mejor la etiqueta de ‘rock experimental’. ¿Tachamos, otorgamos? “Hay palabras que contienen otras palabras. Dentro de rock hay cientos de tópicos que en cierto modo le dan significado. Provocación, experimentación, creo que son dos de ellos. En este disco es posible que haya una mayor experimentación, que suponga una mayor ruptura con lo anterior, en estructuras, en sonidos. Pero también es cierto que es el disco que más distancia en el tiempo ha tenido con el anterior”.

Bingo está publicado por Subterfuge