Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.

c

o

n

c

i

e

r

t

o

s
LA BUENA VIDA  

25/05/06

La Buena Vida

EL ANTICICLÓN DE LAS AZORES

La Buena Vida son los mejores representantes españoles del 'pop sereno'. Canciones perezosas que narran situaciones cotidianas, entonadas a media voz y con la chimenea caldeando una habitación de grandes ventanales que muestran lienzos lluviosos.

Emociones otoñales que también se infieren de unos textos -generalmente de amor- que parecen optar por el aplomo y la calma ante situaciones anímicas en apariencia desfavorables. Hay quien puede verlo como resignación, también como entereza. Sosiego, en todo caso. Costumbrismo donostiarra, puntualizando. Actúan en Murcia.

"Creo que la serenidad, ese aplomo que sugieres, es importante. El paso del tiempo te lleva a ser más sereno, a hacer las cosas de manera más meditada. Pop sereno, sí, me gusta. Creo que es un buen adjetivo para la música de La Buena Vida. Hablamos de cosas cotidianas que le surgen a cualquier persona y que más o menos son universales". La afirmación es de Pedro San Martín, el bajista del combo más longevo del denominado 'Sonido Donosti' -ñoñosti, para los detractores-, término surgido, como el propio grupo, en la primera mitad de los noventa y que tuvo en Family, Daily Planet y Le Mans a sus principales compañeros de alcoba.

"Vidania" es el título de su nueva entrega de larga duración. Lejanos quedan, pues, los tiempos de "La buena vida" (1993) y el adorable "Los mejores momentos" (1994), candorosos y ligeramente naif, que fueron evolucionando hasta alcanzar su madurez y su momento álgido con el orquestal "Soidemersol" -los remedios, al revés- (1997). Después llegarían varios largos más, unánimemente irregulares, valga la aparente contradicción, aunque siempre con momentos notables, que culminarían con su salida de Siesta, sello del que habían sido auténtico emblema, tras la publicación del miniálbum "Harmonica" (2002).

'Nada podrá atenuar el frescor de la brisa del mar', me dijo en una ocasión un amigo, y la tarde cambió de color. Era una de esas tardes frías, indecisas, en las que el condenado Anticiclón de las Azores interior se resiste a intervenir. Bueno, ya sabemos que suelen ser esas pequeñas cosas, a menudo mal dispuestas, las que acaban resultando certeras para paliar la tormenta de la duda. Pequeñas caricias, sentimientos domésticos, esa asignatura en la que un día se graduaron cum laude los doctores de La Buena Vida.

------------------------------------------------------------------------------

- La Buena Vida actúa el viernes 26 de mayo de 2006 en el Auditorio Víctor Villegas. Será a las 21.30 horas. Precio: 15 euros.

--------------------------------------------------------------------------------------------