Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
HOMBRES G  

25/06/03

Hombres G cabalga de nuevo y lo hace a pleno galope

PELIGROSAMENTE JUNTOS

Diez años después de su separación, Hombres G ha regresado al primer plano de la actualidad musical con una fuerza insólita. Todo comenzó cuando sus fans mexicanos, agrupados vía internet, se movilizaron para conseguir un par de actuaciones del grupo madrileño encabezado por David Summers. Al final acabaron girando por toda Sudamérica con llenos abrumadores.

Su compañía ha reeditado todos sus discos remasterizados, han sido objeto de un disco de homenaje y recién acaba de ver la luz un doble de grandes éxitos con cinco temas nuevos. Hoy son el grupo más solicitado para las galas de verano, girarán después por Estados Unidos y luego entrarán a estudio. Antes de todo eso, La Verdad los traía a Murcia en exclusiva para celebrar su Centenario en clave pop. El maldito accidente ferroviario de Chinchilla desaconsejó cualquier celebración. Recuperamos la charla mantenida en su día con Dani Mezquita, guitarrista de la formación original de Hombres G.

Menudo revuelo el que se ha organizado en torno a Hombres G. Lo que se dibujaba como un retorno puntual y casi de puntillas ha acabado por convertirles de nuevo en el grupo más solicitado del país.
- Pues sí, los primeros sorprendidos hemos sido nosotros. Nuestros discos siempre se han vendido muy bien en Sudamérica, especialmente en México, así que aceptamos ir para hacer unos bolos, en plan emotivo, para los fans. De repente todo se convirtió en una gran bola de nieve.

No les dejaban salir del país, casi.
- Fue alucinante. Nos dimos cuenta de que nuestra música había pasado a otra generación, gente muy joven. De pronto Hombres G ahora era lo más auténtico, lo mejor, había una fuerte reivindicación, páginas web, club de fans... Grabamos dos canciones y una de ellas, "Lo noto", se puso nº1 en media Sudamérica.

Así que al final de cuatro conciertos previstos...
- Acabamos haciendo una gira de 28 ciudades, con aforos de 15.000 o 20.000 personas: Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Ecuador... En México ya fue la leche, hicimos cinco días con todo vendido. Fue muy gratificante.

De modo que no les ha quedado más remedio que actuar también en España, imagino.
- Así es. Nuestro fans españoles se empezaron a mosquear, porque claro, hoy con internet todo el mundo se entera de todo.

Y la respuesta aquí no ha desmerecido, claro. La HG manía se palpa en el ambiente.
- Bueno, es cierto. Llevamos siete conciertos ya, empezamos a primeros de mayo y hasta finales de septiembre tenemos cerca de 50 conciertos ya cerrados, todos en grandes recintos.

¿Se puede hablar de un retorno pleno de Hombres G, habrá disco de canciones nuevas próximamente?
- Sí, lo que no vamos a hacer es lo de finales de los ochenta, que era sacar todos los años disco, promoción, gira... Ahora cuando acabemos la gira en España, en octubre nos vamos a Estados Unidos, que tenemos 15 fechas y regresaremos para Navidad. Nos meteremos a estudio el año que viene, tenemos ya un montón de canciones terminadas para un próximo disco.

Hablando de canciones nuevas, las cinco que se incluyen en el recopilatorio Peligrosamente juntos, ¿son todas de reciente composición o hay alguna retomada de bocetos de los primeros tiempos?
- "Lo noto", "En otro mundo" y "Te vi" son nuevas, pero por ejemplo "No te escaparás" es una canción que puede tener 20 años, en el 83 ya la tocamos en Rock-Ola. No estaba grabada, pero la recordábamos. David estuvo rehaciendo la letra. "Intimidad" también es de esa época.

Vayamos al pasado para poder entender el presente. ¿Por qué crees que Hombres G arrasó del modo que lo hizo? Sólo Mecano obtuvo una relevancia similar.
- Es difícil analizarlo. Con el tiempo te das cuenta de que había cosas que nos hacía ser distintos a otros grupos. Siempre he dicho que lo primero son las canciones, que con el tiempo se hacen más importantes que el grupo. Y luego que nunca hemos quisimos imitar a nadie ni formar parte de una corriente, ni nueva ola, ni rockabilly, ni mod... Nosotros éramos un grupo de amigos que hacían canciones, que salíamos a tocar igual que íbamos vestidos por la calle, sin pretensión de artistas. Quizás esa naturalidad le llegó a la gente.

¿Y qué hay de la tan cacareada magia de los ochenta, dónde estaba la clave?
- La clave era que no había pretensiones de querer vender, era todo más inocente. Se hacían canciones por el placer de hacerlas y no estaba todo tan industrializado como ahora. De hecho no existía la industria del pop comercial. Vendían los baladistas y los folclóricos y en la radio sonaba Camilo Sesto y cosas muy alejadas del pop. Pero no sonaban Los Nikis, no sonaba Nacha Pop, no sonaba Hombres G... Entonces lo que nos hacía ilusión era tocar en el Rock-Ola, que te fueran los amigos a ver y grabar un single era ya lo máximo. Las pretensiones eran otras que las que hay ahora, que todo el mundo quiere triunfar en esto. Había más arte -que no digo que ahora no lo haya- y menos industria.

¿Cómo valora el disco de homenaje a Hombres G, alguna canción que le haya llamado especialmente la atención?
- Para nosotros ha sido un orgullo. Fíjate que no sólo hay artistas jóvenes como El Canto del Loco sino otros con los que hemos compartido mucho y a quienes siempre hemos admirado, como Antonio Vega o Los Secretos. Me gusta mucho la adaptación que ha hecho Volován de "Te quiero" y me sorprendió la de Chonchi Heredia, nunca nos hubiéramos imaginado una canción de Hombres G en versión aflamencada.

Parece que al fin hay en España un reconocimiento generalizado a los artistas de gran trayectoria, como ocurre en Inglaterra, Estados Unidos, Francia u otros países.
- Pues sí, parece que al fin nos estamos dando cuenta todos, público, artista y críticos musicales, de que hay un poso de artistas que han hecho muchos esfuerzos y que han trabajado durante muchos años y que se merecen un reconocimiento. Y más después de ver lo que ha habido en los últimos años, con muchos artistas prefabricados apoyados en un marketing muy fuerte. Ha habido un vacío creativo muy grande.