Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
LA CRÈME RECORDS  

26/09/05

Benjamin (i), María y Tonny: La Crème (foto: Lost Imperdible)

<<NO SOMOS REVOLUCIONARIOS, SINO REALISTAS>>

Me pongo a buscar enunciados resultones, a la par que significativos, para definir la actitud de La Crème Records y el primero que pienso es el consabido 'do it yourself' (hazlo tú mismo) original del punk. Válido pero incompleto, así que apuesto otras dos neuronas a cambio de aquél de La Bola de Cristal: 'sólo no puedes, con amigos sí'. Y el círculo se completa.

¿Es un sello, una asociación, un colectivo, una promotora, una asesora? Bueno, es La Crème y dos de sus principios básicos son unión y autogestión. Me caen bien. Les invito a una caña.

"Todo comenzó con la autoedición del disco de Clom", comenta Benjamin, francés afincado en Murcia y cantante de esta banda. "Viendo los precios que nos pedían, optamos por crear la marca y editarlo nosotros mismos. El nombre es irónico, llamarnos 'la crema' con las dificultades que supone tener un sello aquí".

"Después -continúa Ben- empezamos a trabajar con la PAE (Plataforma de Autoeditores), que reúne ya a 37 sellos o artistas. Pero todavía no hemos acabado de ver las ventajas de estar ahí, porque es muy de Barcelona. Hacen más bien un trabajo de tutoría y concentran la publicidad de las autoediciones".

La Crème son Benjamin, Lola, María y Tonny, además de los propios grupos que publican con ellos, quienes se implican en mayor o menor medida según sus deseos y aceptando una filosofía básica y con escasas normas. "En realidad más que un sello, La Crème es un colectivo en el que toma parte todo el mundo, todos se implican, no vale con dejar tu disco para editarlo y vale. Porque el colectivo ahora mismo edita, pero también organiza conciertos, eventos, asesora, crea imagen corporativa, diseña el arte... Es decir, nos adaptamos a las necesidades del grupo. Estamos en trámites de constituirnos como asociación a escala nacional", señala Tonny.

Bajo la tutela del sello-colectivo se encuentran nombres más o menos significativos, como los de Urban Castle Magic, Nahia -con un álbum que verá la luz en los próximos meses-, Zanzibar Sunset Club, los alicantinos Dirección Prohibida y Vértigo, etc. ¿Aceptarían a un grupo que sólo buscase una licencia para poder publicar? Parece un asunto complejo, en el que creo observar a Ben un tanto reacio. "La historia ha crecido mucho. En un principio se trataba de darle la posibilidad de autoeditarse a quien quisiera, siempre con un mínimo de calidad. Si un grupo nos propone sólo editar con nosotros, se habla y es posible que se acepte, aunque no coincidan con nuestro criterio. La Crème tiene una filosofía, pero también defendemos la libertad, la independencia de cada grupo. De momento, existe la posibilidad de editar aunque no pasen a formar parte total del colectivo".

Una de las características de los grupos de La Crème es que suelen funcionar al margen de la SGAE -no son socios ni registran sus canciones a través de la que es la principal gestora de derechos de autor- y en cambio se acogen al copyleft, un sistema legal que permite a cualquiera la reproducción de la obra, siempre que no haya ánimo de lucro y se cite al autor. ¿Aspecto innegociable, este? "No lo es, aceptamos la independencia de ideas de cada grupo, pero es un asunto espinoso. Porque, mira, todo el mundo que edita cobra un dinero. Si nosotros no lo cobramos es porque entendemos que vas a entrar en una dinámica. Te ahorras un dinero, que en realidad va a servir para invertirlo en tu beneficio", apuntan entre Tonny y Benjamín, antes de poner las diéresis sobre las úes.

"Si vas a entrar en La Crème y te vas a implicar, entendemos que hay una serie de ventajas. Vas a poder hacer conciertos, vas a tener cobertura mediática, asesoramiento, apoyo... Entonces la idea que tenemos es que no vas a pagar SGAE y vamos a estar contigo y vas a tener derecho a opinar dentro del sello, etc. Ahora, si lo único que quieres es tener tus discos en la mano para poder trabajar con ellos y seguir tu vida, pues estás relacionado con el sello, vas a ser otra referencia, pero nada más".

TIEMPOS NUEVOS, TIEMPOS (NO TAN) SALVAJES
Adaptarse a la realidad o morir. Ésta parece una premisa a la que, seguramente con más lentitud de la deseable, discográficas y gestoras de derechos comienzan a adaptarse. Hasta el punto de que la todopoderosa -y un tanto soberbia, en mi opinión, acaso por estar más cerca del editor que del autor- SGAE anda ofreciendo un nuevo producto -producto, así lo llaman- para fomentar el copyleft. Hay que asociarse hasta con el enemigo, todo antes que perder poder. "Si la música se entiende exclusivamente como un negocio, supongo que la SGAE es importante. Pero para grupos noveles alejados de los centros de poder de la música, sobra totalmente", afirma Ben.

"Esto es una labor más cultural -argumenta Tonny- y creo que con la tendencia que hay ahora, cada vez más tecnológica de la vida, ese cambio de filosofía es muy importante. Respetamos que se pueda vivir de editar discos, de distribuirlos, de venderlos, pero pensamos que eso está en extinción tal como lo conocemos ahora. Entonces nos parece fundamental ese cambio de mentalidad, de decir tú eres un artista, un creador, tu obra es tuya, los derechos son tuyos y ni siquiera necesitas que un sello tenga tus derechos para que puedas tocar, sonar en la radio, para que puedas ser conocido, hacer una gira...".

Es de suponer que este tipo de actuaciones, digamos individualizadas, si pretenden hacerse de modo legal, requieren un 'papeleo' considerable. "Así es. Necesitas un contrato para cada cosa: edición, distribución, etc. Pero es que aquello de los contratos de dos discos en tres años y tal, esa es otra de las fórmulas que entendemos que están caducas. Lo que procede es adaptarse a las necesidades del grupo. Ellos nos dicen lo que quieren y nosotros les ofrecemos las soluciones posibles".

¿Por ejemplo? "Pues por ejemplo el caso de Nahia. Quieren publicar un EP a final de año y en marzo el álbum. Hemos estimado un coste y vamos a trabajar para conseguir ese presupuesto, con actuaciones -a través de un management fuerte-, merchandising, patrocinadores. Nosotros vamos a facilitarles los modos para conseguir ese dinero, con unos métodos de actuación, pero el dinero es suyo", señalan los componentes de La Crème.

Vale, pero... ¿Cómo llegan los discos a las tiendas? "Tenemos firmada distribución con Tipo y FNAC y aparte nosotros tenemos nuestro catálogo a escala más underground, pero conectados con otros colectivos y plataformas independientes". ¿Y qué ocurrirá si crecéis mucho, os asusta la responsabilidad? "No, ya veremos, nos iremos adaptando a las necesidades, pero nuestra idea es funcionar en plan federativo. Siempre con esta misma filosofía".

Pues vamos que nos vamos. ¿Tenéis la sensación de estar haciendo algo revolucionario? "No, no exactamente revolucionario, sino más bien realista. Lo que ocurre es que hay mucha gente que se niega a aceptar los nuevos tiempos y sigue insistiendo en vivir en el pasado". Se han ganado otra ronda. Camarero, sirva algo cremoso.


--------------------------------------------------------------------------------------------