Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
ME ENVENENO DE AZULES  

26/10/01

Los hermanos García son los Simon & Garfunkel del pop español
(foto: Ramiro e)

DIBUJANDO CORAZONES

El lunes 29 de octubre verá la luz 1968, el esperado álbum de debú de Me Enveneno de Azules (MEDA), el grupo yeclano encabezado por los hermanos García, Jesús y Jose. Un espléndido disco compuesto por 12 piezas de orfebrería pop de alto contenido melódico. Un océano de melancolía y romanticismo de indudable filiación pop. Todo ello arropado por preciosas armonías vocales, un sonido realmente logrado que destaca por su calidez y la profusión de arreglos de cuerda y metal.

Todo lo apuntado en sus dos singles previos se confirma corregido y aumentado. Un trabajo que no faltará en los listados de los mejores discos nacionales mejor de 2001 en su apartado de pop. Funciona la conexión yeclana. Jesús García (voz principal de MEDA) pide la primera cerveza mientras le inquiero por el titular. Eso de 1968 suena algo flower-power, digamos.
"Bueno, parece que ahora para la prensa musical todos los grupos bebemos del pop de los ochenta y, aún gustándome esa época, MEDA está mucho más influido por los sesenta y los primeros setenta. Concretamente el periodo entre 1964 y 1974 considero que es el de mayor esplendor en la historia del pop, con grupos que aún no han sido superados. Hubiese valido cualquier año de estos, pero el 68 fue el año del verano del amor, del álbum blanco de los Beatles, de la película "Yellow Submarine", de los estudiantes franceses revolucionando las calles... Y además alguno de nosotros nació ese año".

Pues ya que estamos con titulares, Me Enveneno de Azules me parece muy nombre inusual en un grupo, muy romántico y evocador. No tendrá nada que ver con el filme del mismo nombre de 1969 dirigido por Francisco Regueiro...
"Y que protagonizó Junior. No, en absoluto. Ni lo hemos visto ni entonces sabíamos siquiera que existía. Buscábamos un nombre que resultase coherente con nuestra música, algo que sonase melancólico y romántico, como bien dices. Para nosotros el azul es el color más bello, el que tiene una mayor gama de tonalidades, el que te puede sugerir mayor diversidad de sensaciones".

Pues con todos los matices que se quiera, lo que me parece indudable es que MEDA es uno de los grupos españoles actuales con una personalidad más definida. Suenan a ellos mismos y a poco más. Hasta el punto que para encontrar referentes válidos sólo se me ocurre remontarme hasta Canovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán, Gilbert O'Sullivan o, si me permiten el momento 'crítico resultón', hasta me atrevería a decir que Me Enveneno de Azules son los Simon & Garfunkel del pop español. Turno de réplica.
"Bueno, Simon & Garfunkel era un grupo que gustaba especialmente de cuidar las armonías vocales y en este sentido puedo entender la comparación, si bien a nivel compositivo no creo que haya muchas similitudes. Con Gilbert O'Sullivan ocurre otro tanto, nos gustan mucho algunas canciones suyas como "Alone again" o "Clair", pero nada más".

SONIDO CÁLIDO, IDENTIDAD PROPIA
Hablemos de las canciones que conforman 1968. Un total de 12 de las que al menos la mitad alcanzan sin dificultad la calificación de brillantes. A saber, la apertura de A veces quiero estar callado; el desamor magníficamente plasmado en ese hit potencial que es Lluvia en mis zapatos (en versión mucho más lograda que la incluida en su anterior CD single); Como soy; la vigorosa Superhéroe, con un sonido de guitarras que recuerda al "Pop" de Los Planetas, no en vano el disco se registró en el estudio propiedad del grupo granadino; la estupenda Es fiel, una canción que te mece entre oleadas de tímida dulzura; Birdy, basada en el filme de Alan Parker o Un día menos, canción de curioso texto que habla de una dama de esplendoroso pasado que seduce no tanto por la veracidad como por la brillantez de sus palabras.
"La protagonista de esa canción existe, es real, aunque hace tiempo que se marchó y no sabemos nada de ella. Nos gusta que nuestras letras no tengan una lectura evidente, que cada cual pueda interpretarlas a su manera".

Otro de los logros de 1968 es su sonido. Por fin MEDA consiguen que éste juegue claramente a su favor, logrando una sonoridad general ciertamente cálida. Sin duda en ello ha influido el hecho de grabar en analógico, con amplificadores e instrumentos vintage (la palabreja del momento), así como de haber contado con músicos de la Orquesta Sinfónica de Granada para encargarse de los arreglos de cuerda y metal donde en anteriores grabaciones había sonidos extraídos del sampler.
"Siempre hemos defendido que lo más importante son las canciones, pero esta vez hemos por fin podido disfrutar también del tiempo, el estudio y el productor adecuados (Carlos Hernández es el responsable de este último apartado). Buscábamos conseguir un sonido cálido y añejo y creo que lo hemos conseguido. Estamos realmente orgullosos del disco, ahora sólo esperamos que la gente tenga paciencia para saber escucharlo".

Motivos para la satisfacción no les faltan. En 1968 han participado, en mayor o menor medida, gente como Estrella y Arturo (Cecilia Ann) o Erik (Los Planetas). Pero de entre los colaboradores de excepción es obligatorio mencionar a Antonio Galvañ (Parade), viejo camarada que se encarga de hammonds y moogs.
"Con él hemos tocado 11 años juntos, en diferentes grupos (nota: a destacar Abuela Dinamita y especialmente Los Felpudos). Le agradecemos mucho que se haya involucrado en este proyecto. Antonio es un grandísimo músico y compositor y además es amigo nuestro, así que nadie mejor que él para aportar su talento y entender lo que queríamos".

* 1968 se publica en vinilo y CD el próximo lunes 29 de octubre a través de Elefant Records.