Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.

c

o

n

c

i

e

r

t

o

s
ELVIS COSTELLO  

27/01/05

Elvis Costello

LAS GAFAS DEL POP

Ha sabido evolucionar como sólo los más grandes pueden hacerlo, de modo que si ya por sus primeros discos había merecido plaza perpetua en el Olimpo del Pop, su trayectoria completa le ubica en el firmamento de la música popular en su acepción más amplia. Aquella que permanece sin necesidad de otro etiquetado que no sea el nombre de su autor. Las gafas de concha más famosas desde Buddy Holly visitan la ciudad de Murcia. Una de esas fechas para marcar en rojo en el almanaque de la década.

Nacido Declan MacManus el 25 de agosto de 1955 en el londinense St. Mary's Hospital, sus primeros biberones ya contenían la proteína musical: su padre Ross fue trompetista de jazz, mientras que su madre Lillian trabajaba en una tienda de discos. Con 19 años contrajo matrimonio con Mary Burgoyne y doce meses más tarde ya era papá de un hijo llamado Matthew.

¿Son importantes estos datos? Lo son, especialmente para entender que el que pronto sería uno de los indiscutidos monarcas de la new wave, no se ajustaba al patrón al uso: el del joven músico desempleado en la Inglaterra de finales de los setenta, que casi vivía en los pubs, bien tocando, bien gastando el sueldo de la UB40 -el subsidio de desempleo- en cervezas. Declan tenía una familia que mantener y, aunque solía actuar en pubs y enviar maquetas a todo el mundo, no decidió dedicarse profesionalmente a la música hasta que Jake Riviera -su descubridor, además de fundador de los seminales sellos Stiff y Radar- le asignó un salario mensual a cambio de su firma.

NEW WAVE IS THE WAVE
Lo primero que hizo el astuto Riviera fue cambiar su nombre artístico. MacManus tomó el apellido de su abuela materna, Costello, mientras que el nombre resulta un evidente homenaje a salva sea la pelvis. La imagen la heredó del citado Buddy Holly.

Como muchos de los grandes solistas del rock y el pop, Elvis Costello tuvo el acierto de debutar discográficamente con un disco con el acento indudable de lo que devendrá en clásico. Una refrescante joya titulada My aim is true (1977) que se convertiría en uno de los discos esenciales de la new wave -y miren que hubo grandes obras en la época-, gracias a sus melodías mágicas y a unos textos inteligentes en los que descuartizaba con mordacidad a la conservadora e hipócrita sociedad británica.

Difícil encontrar un álbum con tal número de gemas pop: Less than zero, Alison, Welcome to the working week, Watching the detectives o mi favorita total (The angels wanna wear my) Red shoes. Contra lo que pudiera pensarse, en su álbum de debú no se hizo acompañar por The Attractions, el grupo que sostuvo gran parte de su carrera, sino por unos tales The Clover, más conocidos después como Huey Lewis & The News.

Steve Nieve y los hermanos Pete y Bruce Thomas, esto es, The Attractions, entrarían en escena para su siguiente álbum: This year's model (1978) y alcanzarían plenitud en discos como Armed forces (1979) y Get happy (1980). Todo bien, muy bien, casi demasiado bien para cualquiera. Pero Costello no estaba dispuesto a repetirse y sí a ir perfilando una carrera que le ubicase a la altura de los grandes solistas de la historia del rock, ya sean Bob Dylan, Van Morrison, David Bowie o Neil Young.

Cierto que entre el primero y el sexto álbum nuevos colores fueron introduciéndose en su paleta armónica -fundamentalmente country-rock y cada vez más soul-, pero al parecer no era suficiente. Imperial bedroom (1982) fue su primer gran intento de expansión sonora. A partir de ahí cualquier sonido será susceptible de ser incorporado al Costello Team.

MÁS TALENTO QUE TALANTE
Conocedor de su condición de compositor por encima de estilos, Elvis Costello se ha zambullido en aguas tan dispares como el jazz, la música de cámara, las vibraciones hippies, la música sinfónica y hasta maneja un proyecto operístico (¡Declan!), siempre con retornos algo más que puntuales al pop básico.

Sus dos última entregas, publicadas a un tiempo, son Il sogno, una composición para orquesta grabada con la London Symphony, y The delivery man, en clave country-pop, acompañado por The Imposters y que es el que le trae hasta el Auditorio Víctor Villegas. Amante de los pseudónimos, el de The Imposter precisamente fue uno de los que empleó durante una temporada, concretamente en la época de "Punch the clock" (1983).

Entre los numerosos grandes nombres con lo que ha colaborado activamente -componiéndoles canciones o firmando discos compartidos- figuran por ejemplo los de Brian Eno, Chet Baker, Paul McCartney, Roger McGuinn (The Byrds), Robert Wyatt, Bill Frisell, Bob Dylan o Rubén Blades. Mención especial para el disco de 1998 Painted from memory, concebido y realizado conjuntamente con Burt Bacharach y una auténtica joya con sabor a obra clásica desde sus primeros acordes.

Sus relaciones, empero, han resultado menos fluidas con otros personajes no tan destellantes: los periodistas musicales. Y miren que por cada reproche ha obtenido 100 elogios, pero el encaje nunca fue una de las virtudes de Declan Patrick Aloysius MacManus (lo siento Elvis, tenía que decirlo), su nombre oficial en el registro. En alguna ocasión ha llegado a declarar que la prensa -británica y estadounidense, fundamentalmente- era el principal escollo para la evolución de la música y a comparar a los plumillas con animales, ehem, de carga.

Muy bien que hace, en realidad lo que ha hecho grande a Elvis Costello no han sido sus declaraciones o su sentido del humor, sino sus canciones. Así que sólo queda esperar que esgrima un buen repertorio. El resto será disfrutar con uno de los grandes. Uno de los nuestros.

---------------------------------------------------------------------------------------------

- Elvis Costello & The Imposters actúa el martes 01 de febrero de 2005 en el Auditorio Víctor Villegas (Av. Primero de Mayo, Murcia). A las 21.30 horas. Precio único: 24 euros. // Reservas: 968 343080.