Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.

c

o

n

c

i

e

r

t

o

s
THE ZOMBIES  

27/02/06

Colin Blunstone, durante su actuación en el pasado Purple Weekend

VOLVER A LOS 60

Hemos leído la frase, pero si se piensa no hay tantos que puedan intentar sacarle partido -The Kinks los que más-. Me refiero a aquella de: "Eran mejores que los Beatles pero tuvieron menos suerte". Bien, The Zombies nunca fueron mejores que los Fab 4, pero el hecho de disputar ya habla de su magnificencia sonora y de su condición de leyendas. Actúan en San Javier, con sus líderes Colin Blunstone y Rod Argent al frente. Hay que verlo para creerlo.

The Zombies fue una grandísima banda de corta duración que formó parte de la denominada ‘british invasion‘, esto es, grupos británicos que obtuvieron gran relevancia en los Estados Unidos de América. En su caso, bastante más que en su propio país.

Su exitosa trayectoria sólo se extendió durante cinco años. Un lustro salpicado de éxitos y fracasos a 45 RPM y sólo dos álbumes originales -las recopilaciones han sido numerosas, pese a un legado no excesivamente amplio-, con esa magistral y como veremos paradójica despedida que fue “Odessey and oracle“, uno de los discos con parcela en propiedad en el olimpo del pop.

Formados en 1963 en St. Albans, un año más tarde la victoria en un certamen para grupos pop celebrado en Londres, el London Evening News, les abrió las puertas de la poderosa discográfica Decca. El inicio no pudo resultar más esperanzador: Su primer single, el hoy mítico “She’s not there”, alcanzó el número 12 en las listas de ventas británicas, llegando hasta el número 2 en las estadounidenses.

Todo ello en base a una melodía exquisita, unas armonías vocales casi celestiales pero que no ocultaban un importante poso de melancolía -un sello de marca- y un inusual protagonismo del órgano de Rod Argent, dominador absoluto de la atmósfera de la canción. Añádanle que los chicos no eran mal parecidos y que Colin Blunstone siempre ha sido un cantante excepcional y ya lo tenemos: han nacido los nuevos Beatles. Iba a ser que no.


MELANCOLÍA ILUSTRADA
Las armonías vocales no decaerían y la brillantez compositiva, en manos de Argent y el bajista Chris White, tampoco. Pero aunque sus dos siguientes sencillos, los estupendos “Leave me be” y sobre todo “Tell her no”, les sirvieron para mantenerse en la zona alta, también resultarían esclarecedores: no sólo no eran los Beatles, sino que iban a marcar una trayectoria comercialmente descendente.

Cada nuevo single, un peldaño menos en cuanto a popularidad. Quizá por esa devastadora melancolía siempre latente tras sus bellas melodías, tal vez por su excesiva seriedad y elegancia, acaso por las texturas ligeramente jazzies que aportaban los arreglos de Argent, seguramente porque al fin no conseguían plasmar en sus partituras esa alegre ingenuidad característica de la juventud de los sesenta.
Sus siguientes singles -”She’s coming home”, “I want her back“, “Whenever you’re ready”, “Is this the dream”- , así como su primer álbum -”Begin here” (1965)- confirmaron las sospechas y no fueron sino el preámbulo de su despedida de Decca, tras su fría acogida comercial.

El siguiente paso es su fichaje por CBS. ¿No hay mal que por bien no venga o de Guatemala a Guatepeor? Pues según se mire. Si atendemos al éxito, lo segundo; si lo hacemos ciñéndonos a los artístico, sin duda lo primero. Habían firmado para un álbum, pero los singles previos -”Friends of mine”, la maravillosa “care of cell 44”- pasaron inadvertidos hasta el punto que CBS cumplió su parte del contrato grabándoles el elepé, pero lo dejó olvidado en sus estanterías cual trasto inútil y ni siquiera llegó a publicarlo en Estados Unidos. Y estamos hablando, señoras y señores, de uno de los mejores discos de la historia del pop: “Odessey and oracle”. Qué cosas tiene mi industria.


ODISEA Y ORÁCULO
Fue Al Kooper quien, tras descubrirlo entre los saldos de almacén de CBS, insistió en que se trataba de una de las joyas de la corona, casi obligando por tanto a su edición americana. No alcanzó inicialmente una gran repercusión comercial, pese a que el sencillo “Time of the season” llegó al número 3 en Estados Unidos, dándose además la circunstancia de que el grupo llevaba ya disuelto no menos de un año.

“Odessey and oracle” fue el tercer vértice del gran triángulo del pop psicodélico -sí, a ellos también les afectó aquella fiebre- que se completa con el “Pet sound” de los Beach Boys y el “White álbum” de los Beatles. Todos ellos tienen en común, además de tratarse de obras maestras y de ese marcado acento psicodélico, que están compuestas en época de crisis y con sus respectivas bandas al borde de la ruptura. Quizá el de los Zombies sea el menos osado, pero es igualmente magnífico y contiene auténticas gemas pop: “Beechwood park”, “Brief candles”, las citadas “Tiem of the season” y “Care of cell 44”…

Bien, justo hace dos años The Zombies retomaron su actividad, con Argent y Blunstone al frente, con la publicación de un álbum de nuevas canciones más de siete lustros después. El disco se llama “As far as i can see” y lo mejor que pueden hacer es olvidarse de que existe. Y acercarse hasta su tienda de discos favorita para hacerse con el gran “Odessey and oracle” o con el sensacional recopilatorio “Singles A’s & B’s”.

Su pasado es glorioso y los tenemos en San Javier. Aún recuerdo la sorpresa que me produjo la noticia de su inclusión en el programa del ciclo ‘Músicas del Alma’. Que toquen los hits y se dejen de gaitas, por favor.

-------------------------------------------------------------------------------

- The Zombies actúan el sábado 4 de marzo de 2006 en la Carpa del Parque Almansa (San Javier). A partir de las 22 horas. Precio: 6 euros.

- Reservas: 968 19 15 88 / 968 19 15 68.

--------------------------------------------------------------------------------------------