Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.

c

o

n

c

i

e

r

t

o

s
LA MAR DE MÚSICAS 2004 (Top 15, resumen)  

29/07/04

La Mar de Músicas tocó a su fin (cartel: Óscar Mariné)

CHAO PIBES

Finalizó la décima edición de La Mar de Músicas, especial Argentina, y sí, también yo haré mi balance. En él no habrá lugar para los números, las estadísticas o las repercusiones de cualquier índole que no sea la estrictamente musical.

Más de 40 actuaciones, en 22 días de festival, cuyos previos, críticas e imágenes les hemos ido ofreciendo con puntualidad tanto en La Verdad como en Murciarock y Canal 6 TV. Me limitaré entonces a resumir las más destacadas, según mi criterio.

Un Top 15 de La Mar de Músicas 2004 que, naturalmente, admite -casi exige, diría- discrepancias. Chao, pibes.

01. LHASA (Can)
Planeó levemente oteando la bahía, sonrío a las intrépidas aves marinas de los acantilados de Cabo Tiñoso y finalmente aterrizó sobre el escenario del Parque de Artillería. Lhasa de Sela llegó volando a Cartagena porque es un ángel y los ángeles tienen estas cosas. Se quitó las alas en el camerino y, una vez sobre las tablas, nos regaló los 100 minutos más intensos, bellos y estremecedores que este comentarista recuerda haberse echado a los sentidos en los últimos años. Una sensación embriagadora, de sensibilidad a flor de piel, de una pureza insólita, algo dulce y sin embargo inquietante, tierno, poético y desgarrador.

02. CARLINHOS BROWN (Bra)
Carlinhos Brown generó cantidad tal de energía que bien hubiera podido iluminar a toda Cartagena. Un concierto de El Huracán de Bahia sobrepasa lo estrictamente musical. Miren si llevo años asistiendo a conciertos, pues bien, nunca vi a nadie tan directo en la comunicación. Lo suyo es pura visceralidad, pasión desbordada, corazón y fuego. El factor 'emoción y homenaje' alcanzó máxima expresión con la aparición del gran maestro cubano Bebo Valdés, 86 años de sabiduría a cuestas.

03. KEVIN JOHANSEN (Arg)
Pequeños guiones rodados desde enfoques siempre distintos, siempre originales y a menudo sorprendentes, interpretados con énfasis e indumentarias diversos. Así son las canciones de esa encantadora 'rara avis' que responde por Kevin Johansen, un loco abrumadoramente cuerdo que gusta de barnizar sus composiciones con una capa de cinismo, ironía y sentido del humor que permite que sean disfrutadas con una sonrisa en los labios, pero que igualmente no oculta una vastísima cultura musical.

04. FERNANDA PORTO (Bra)
La joven cantante, compositora y multiinstrumentista -guitarra, teclados, programaciones, saxo, percusión- no se limitó a ofrecer la ya habitual mezcla de cadencias brasileñas con ritmos electrónicos, sino que su oferta incluyó un compendio de abrumadora versatilidad en el que caben funk, soul, rock, MPB, bossa nova, samba, maracatú, drum'n'bass, jazz y hasta un encantador toque de excentricidad art-pop que entronca directamente con la new wave.

05. LA CHICANA (Arg)
La bacanal llegaría a continuación con La Chicana, de quienes me declaro fan desde hoy mismo. El grupo encabezado por el talentoso Acho Estol y la adorable Lola Solá recupera los orígenes del tango desde su perspectiva más arrabalera, jovial, nocturna y suburbial. Tango canalla en el que los protagonistas son tan perdedores como exige el guión, pero mantienen una dignidad encomiable, acaso porque ignoran la inevitabilidad de su condición. Tipos montando una fiesta en la cubierta del Titanic.

06. CHARLY GARCÍA (Arg)

Un concierto de Charly García se debe valorar bajo cualquier criterio, siempre que sea parcial, subjetivo y apasionado. Con el árbol tapando lo más posible el bosque. ¿Aceptamos, pues, nariz atorada y voz de transistor como animales de compañía? OK, entonces el concierto fue tan grande como cabe esperar de la mayor leyenda del rock argentino y uno de los padres del rock en español. Charly es imprevisible, arrollador, excéntrico y con chispazos de genio. Quien buscara técnica y corrección, sencillamente se equivocó de escenario. Esto es rock and roll.

07. TOMATITO (Esp)
Justo en el día del fallecimiento del enorme Antonio Gades, en paz descanse, Tomatito nos regaló arte y alegría. Chispa, duende, inspiración, pellizco y un extraordinario talento para nunca perder de vistas las raíces de su música popular. Con ese acento gitano de desparpajo, instinto y hasta de ligera anarquía que hace que su música nunca deje de resultar vibrante, dinámica y vitalista. Perfecto ejemplo de que lo virtuoso no tiene por que estar reñido con lo popular. El concierto mejor ensamblado de cuantos se han celebrado con la Sinfónica de Murcia.

08. ADRIANA VARELA (Arg)
Considerada, no me extraña, como la mejor cantante de tango de la actualidad, Varela ofrece la misma esencia del tango en sus canciones. Impresiona el desdén con que interpreta, su apabullante presencia escénica, el fuego que emanan sus inmensos ojos al narrar, la pasión de su voz quebrada y rotunda con la que esgrime esas tajantes sentencias tan habituales en el tango, la vida que cobran esos protagonistas empapados de existencialismo inevitable, nocturno y suburbial. Definitivamente, Adriana es un nombre de tango.

09. MARIA BETHÂNIA (Bra)

Un componente de miel y otro de fuego, dos de arena y tres de azahar: belleza y elegancia sin ensimismamientos etéreos y con aroma a tierra mojada. Así es la voz, así canta Maria y ahí es donde radica el mayor valor de su concierto, que no tanto en la (cierta pero menor) carga dramática. El concierto resultó casi impresionista. Una sucesión de pinceladas breves -hasta 30 para poco más de una hora en escena- con especial incidencia en su álbum "Brasileirinho", esto es, canciones con un importante componente folclórico, de música de raíz y tradición.

10. FITO PÁEZ (Arg)
Rodeado de teclados por todas partes menos por una, la península Paéz fue la gran acaparadora del turismo sensorial de unos espectadores que llenaron hasta la bandera el auditorio cartagenero en la apertura de La Mar de Músicas. Menos contundente que en su visita de hace un par de años, el concierto devino de un notorio lirismo inicial hacia coordenadas más rockeras en su recta final. Sin grandes rupturas, de modo tan fluido como certero y eficaz. Sin Sabina, pero con unos espléndidos Liliana Herrero y Pedro Guerra.

11. MONICA SALMASSO & PAULO BELLINATI (Bra)
El concierto resultó lindo, ameno y hasta afable. El contraste entre los intrincados acordes de Paulo y la claridad vocal de Monica -excelente cantante, poseedora del don de la naturalidad- consiguió un efecto apacible y gratificante. Un agradable tiempo muerto en estos tiempos de prisas y eficacia, a lo que sin duda colaboró la belleza singular de una Catedral Antigua acariciada por la brisa marina. Pasaron unas gaviotas y saludaron. Atusé mi flequillo. Me marché a casa. Con una sonrisa y sin grandes emociones que narrar.

12. LEÓN GIECO (Arg)
Se agradece su talante sincero, bienintencionado y honesto. Gieco es seguramente el rockero más coherente de Argentina, un plus que añadir a su notable capacidad como compositor, músico y certero cantante de voz cálida. Siempre a caballo entre el rock y el folk, León dota a sus canciones de una aureola de compromiso que las engrandece. Compromiso con la identidad de los pueblos, con la cultura y la reivindicación social. El momento invitados corrió a cargo de Charly García y el cometa -por lo fugaz, que no por el brillo- Miguel Ríos.

13. CHANGO SPASIUK (Arg)
Ataviado con traje rural del noreste -bombachas y fajín incluidos-, rubia melena al viento, sonrisa sincera y acuosos ojos azul eléctrica emoción, ofrece una propuesta que remite a la Argentina remota, a un espacio abierto en medio de colinas rojizas cubiertas de flores, clima húmedo y vegetación frondosa. Transportados allá y a lomos de su intrépido acordeón, el gaucho Spasiuk y sus compinches nos deleitan con las tonadas de los pioneros -guaraníes, criollos y centroeuropeos-, convenientemente pasadas por el filtro personal de la heterodoxia.

14. SEXTETO MAYOR (Arg)
Reconozco que por momentos creí estar escuchando la banda sonora de un nuevo filme de Pedro Almodóvar. La música del Sexteto Mayor sugiere imágenes y a mí me insinúa las del realizador extremeño, un enamorado del clasicismo y la pasión, justo lo que Libertella, Stazo y compañía ofrecen con mayúscula exquisitez. Un repertorio iniciado en Gardel, pero con gran incidencia en las composiciones de Astor Piazzolla, acaso más apropiado para un ciclo sinfónico que para un programa pop.

15. ORQUESTA BAOBAB (Sen)
Refrescantes canciones que te atrapan suave, te hacen contonear un poquito y al final, cuando echas cuentas, resulta que has bailado más que en cualquier otro concierto del festival. Que si un apacible aire de mambo africanizado, que si un poquito de apetecible son montuno aderezado con ritmos mandinka, que si un quebradizo acento reggae sobre el atardecer en la sabana. Por un par de horas pareció que nos hallásemos en primavera. Sonrientes y a la fresca.