Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.

c

o

n

c

i

e

r

t

o

s
LO MEJOR DE 2005  

30/12/05

La Mar de Músicas repite mejor concierto: Antony and The Johnsons

 

 

CONCIERTOS 2005 - (TOP 20)


01 - ANTONY AND THE JOHNSONS
(La Mar de Músicas, Cartagena, 18 julio)

No sé cuál de sus armas es la definitiva o si se trata de un compendio. De voz prodigiosa y canto temeroso, de hipnosis a través de la música, de esa improbable mezcla de transparencia y oscuridad, de ternura y dolor, de amor y muerte, de deseo, pérdida, liberación y esperanza. Sus canciones y su interpretación son puro hechizo. ¿Cómo es posible crear algo tan devastadoramente mágico y adorable, tierno y turbador al mismo tiempo?

02 - ELVIS COSTELLO (Auditorio Víctor Villegas, 01 febrero)
Ataviado con chaqueta ajustada y botines plateados, el londinense fue presentando un inventario sonoro en bloques de tres o cuatro canciones. Comenzó casi punk -cinco canciones empalmadas, entre ellas “Accident will happen” y “(I don’t want to go to) Chelsea”, antes de decir hola- y continuó con series de corte ora más country-pop, ora más jazzie, ya más cantautor de tempo medio, ya más avant-garde, para finalizar inevitablemente pop con una sucesión de himnos de la new wave.

03 - WILKO JOHNSON BAND (Garaje de la Tía María, 17 marzo)
Armado con guitarra-ametralladora, su sempiterna Telecaster negra con el golpeador rojo, lo más asombroso de Wilko Johnson sigue siendo su manera de rasguear las cuerdas. Percusiva, sin púa, con la mano derecha extendida y utilizando desde el pulgar hasta el meñique -según requiera el fraseo-, parece por momentos imposible que esté sonando una sola guitarra. Pura electricidad, un ejemplar único. Dicen que nació en Canvey Island, pero yo sé la verdad: es un extreterrestre.

04 - LHASA (Auditorio Víctor Villegas, 24 abril)
Su directo es una inmersión en un mundo fascinante, de sensibilidad y ternura desbordantes, en que la dulzura contrasta con lo inquietante de determinadas ambientaciones sonoras, nunca obvias, siempre interpretadas con una delicadeza y precisión abrumadoras. Chanson francesa, neocountry, folk americano, dramatismo español, pop de alcoba... No hay otro estilo que no sea el de su mágica belleza.

05 - BILLY PRESTON (Carpa Parque Almansa, San Javier, 16 abril)
Una lección magistral de soul-rock, alta en calorías y de dieta equilibrada: melodía, ritmo, espectacularidad, contundencia, técnica, precisión, comunicación, estética (¡quiero una cazadora como la suya!) y, oh, esa gran voz obesa y negra como el carbón. Pero es que, además, hago memoria y no acierto a recordar un concierto con tan magnífico sonido. Músicos de excepción.

06 - YANN TIERSEN (La Mar de Músicas, Cartagena, 14 julio)
Tiersen ofreció un soberbio discurso en el que slowcore, chanson, trazos de jazz vanguardista, post-rock y hasta pinceladas de pop naif -ese xilófono de juguete, ese último adiós que de tan breve casi se desintegra entre el silencio- se daban la mano o se cedían el protagonismo con gran naturalidad. Todo ello envuelto en ese halo de bohemia, tan francés, en el que la inspiración del momento casi podía tocarse.

07 - HIROMI (Jazz San Javier, 9 julio)
La joven pianista japonesa -26 años, dos álbumes- se convirtió en la revelación del Jazz San Javier gracias a una propuesta sorprendente, versátil, personal, groovie, razonablemente vanguardista, que juega con el tempo cual gato con ratón y en la que por encima de todo destaca su innata aptitud para transmitir. La sensación de entrar y salir del mismo centro del huracán, a un solo click de teclado. Kung-fu jazz.

08 - GAL COSTA (La Mar de Músicas, 2 julio)
La intérprete de “Acuarela do Brasil”, canción con la que dio inicio a su master cartagenero, tiene esa cualidad de los elegidos: la naturalidad. Agarra el micro, lo acerca a su boca y la sensación es que las palabras y melodías fluyeran cual agua de manantial, también por su claridad y pureza. Ni un alarde vocal, Gal es demasiado grande como para necesitar recurso alguno.

09 - VINICIUS CANTUÁRIA (Cartagena Jazz, 17 noviembre)
Al igual que sus colegas Bill Frisell, Arto Lindsay o Marc Ribot, Cantuária tiene esa capacidad un tanto bohemia que le permite deconstruir el jazz o la música popular, jugar con las ambientaciones y las texturas sonoras, llevarlas a los terrenos que la inspiración le vaya sugiriendo y, en definitiva, moldear la música como si de plastilina se tratase. O como ser vanguardista sin necesidad de epatar.

10 - JOHN PIZZARELLI (Jazz San Javier, 16 julio)
El estadounidense ruge, aúlla, canturrea, susurra, gorjea, modula y trina en una especie de tributo a los clásicos, con lucidos diálogos entre instrumentos que elevan la vistosidad de sus directos. Con un swing brioso arremetió con temas de Nat King Cole y otros estándares para llegar hasta The Beatles. La corona fue la versión de “Garota de Ipanema” magistralmente cantada, en el bis, por Lenny Andrade.
(S. Salas)

11 - J. TEIXI BAND (La Puerta Falsa, 25 noviembre)
El que fuera líder de Mermelada ha armado una propuesta que mantiene la pulsión rock, pero que muestra influencias más negras y que tiene en la comunicación directa una de sus armas más demoledoras. Todo ello con una pasión e intensidad que convierte sus interpretaciones en verdades absolutas. Acabarás gritando ‘yeah’ y aceptando las profecías de Wilson Pickett. Bienvenido a la secta del soul.

12 - PLASTICA (Lemon Pop, 10 septiembre)
Pop británico, psicodélica americana, una nada velada admiración por el rock setentero y una actitud escénica convincente. Todo ello debidamente digerido y presentado con un -paradójico, si se quiere- halo de actualidad. He aquí los argumentos de esta banda portuguesa encabezada por Miguel Fonseca, un crack capaz de añadir pimienta a un festival tradicionalmente insípido.

13 - US3 (Auditorio Víctor Villegas, 13 marzo)
Una vibrante sesión de música negra distinguida, groovie y cordial -dos cuartos de hip hop, uno de jazz y otro de soul-, totalmente orgánico y en el que la electrónica jamás roza la frialdad o la saturación, pese a su presencia relevante. US3 -pronúnciese ‘as zri’, no ‘iu es zri’- no cambiará el rumbo de la música pero ofrece una propuesta versada, moderna, de buena calidad y fácil disfrute. No es una mala combinación.

14 - DABY TOURÉ (La Mar de Músicas, 4 julio)
El joven mauritano ofrece una suerte de pop refrescante, cariñoso, versado y amable, respetuoso con sus raíces centroafricanas, pero que se advierte poderosamente contemporáneo e internacional. Si aceptamos que la tierra del pop ya no gira exclusivamente en torno al sol anglosajón, aquí tenemos una propuesta recomendable para oídos modernos. Nosotros lo vimos primero.

15 - ARNALDO ANTUNES (Auditorio Víctor Villegas, 28 mayo)
El brasileño moldea una propuesta que, debido a su excepcionalidad, tiende a definirse tirando de la socorrida fusión. Término erróneo. En su caso el estilo es su personalidad. Esa voz grave que narra sensaciones sobre una base musical frágil, aparentemente vulnerable. Sus conciertos se basan tanto en la música como en una estética y una actitud bien definidas y nunca ortodoxas.

16 - PINK MARTINI (Teatro Circo, Cartagena, 16 marzo)
“Nuestra propuesta es un retorno a una época en la que la música se elaboraba en términos de espacio, talento y belleza”. No le falta razón a Tintín Lauderdale, quien cinco años después de su debut español -precisamente en Cartagena- volvió a seducir al público con su sonido un poco jazz, un poco latino, un poco europeo y un mucho lounge-music. Mejor cuando se acercan a Pérez-Prado que cuando recuerdan a Tito Puente.

17 - CRISTÓBAL REPETTO (Auditorio Víctor Villegas, 7 noviembre)
Con su voz de timbre alto al modo de los antiguos payadores, su fonética nasalizada, el componente emotivo de su interpretación -silla, traje gris, pañuelo negro al cuello- y esa credibilidad que otorga a cada historia, Repetto propone una inmersión a los orígenes mismos del tango, a su raíz rural y popular. Con un grado de autenticidad tal que las canciones parecieran escupidas por un viejo gramófono.

18 - SANTIAGO y LUIS AUSERÓN (Fiestas de Molina, 3 septiembre)
Auserón se reinventa para ofrecer un espectáculo de versiones de clásicos y no tanto del soul, el rhythm'n'blues y el rock de los sesenta, magníficamente adaptados al castellano. Cuando alguien tan sobresaliente y magnético añade la pasión que sólo emana del propio deleite personal, todo adquiere ese brillo de las grandes ocasiones. ¡Y además cantó tres de Radio Futura!

19 - DREAM THEATER (Lorca Rock, 18 junio)
James LaBrie hacía de factor comunicador, con una actuación impecable, y como en él es habitual en inminente peligro, con su voz paseando por el filo de la navaja durante sus desafiantes agudos. La altura instrumental del grupo es de un nivel tan superlativo que la figura del cantante es permanentemente examinada. Pero en esta ocasión el canadiense pasó con nota, redondeando para la banda un concierto intachable. (Rafa Llorente)

20 - FREDDY COLE (Teatro Romea, 24 noviembre)
A lomos de un jazz vocal atractivo y cautivador, Freddy Cole nos transportó a una exquisita fiesta en la que elegantes camareros servían cócteles exóticos y desde cuya interminable terraza la luna llena guiñaba con complicidad al amor. Refresca la noche y ofrecemos nuestra chaqueta a la dama, junto con la más dulce de nuestras sonrisas. La escena es en blanco y negro, por supuesto.

--------------------------------------------------------------------------------------------