Artículos

Michael Nyman: "El pop es una música agotada"

Jam Albarracín | 24.02.2012 - 20:10 | murciarock

Michael NymanCompositor de música clásica y contemporánea, creador de bandas sonoras, director de orquesta, pianista, escritor, musicólogo, fotógrafo, cineasta y hasta crítico musical en su día, no cabe duda de que Michael Nyman (Londres, 1944) es todo un referente cultural. Su estilo repetitivo y modular, encuadrable dentro del minimalismo, ha sido aclamado y también vilipendiado, pero nunca pasado por alto.

El autor de bandas sonoras tan celebradas como 'El contrato del dibujante' (Peter Greenaway, 1982) y 'El piano' (Jane Campion, 1993) vuelve a Cartagena para ofrecer un concierto de expresivo y extraño titular, 'Solo piano & cine opera', tras pasar por San Sebastián y Barcelona, donde actuó con la Michael Nyman Band.

A cambio en Cartagena se proyectará, previa al concierto y con acceso libre, su peculiar filme 'Nyman with a camera' tras el que ofrecerá una charla con el público. Marco el interminable prefijo del DF, donde ahora reside Mr. Nyman.

Creí que llamaría a Londres. ¿Por qué México?

- Sé que le sonará extraño, pero por tranquilidad. Pese a todo lo que se cuenta acerca de lo caótico de esta ciudad, yo no soy consciente de ello. En Londres vivo en el mismo vecindario de Tony Blair, así que es allí donde noto que la inseguridad está más presente.

No le preguntaré por 'El piano' -le miento, pues de algún modo ya lo estoy haciendo-.

- Se lo agradezco y no porque no le tenga cariño a mi banda sonora más popular, aunque definitivamente no creo que sea la mejor. Pero es curioso que escribo óperas, cuartetos de cuerda y otras obras que pasan desapercibidas y en cambio a todo el mundo parecen interesarle mis bandas sonoras.

¿Es muy diferente?

- Cuando escribo una ópera, todo es mucho más reflexivo: tengo que pensar en el estilo, la estructura, la dinámica, la dirección... En una película también tomas decisiones pero no eres libre del todo, porque estás condicionado por las imágenes, los diálogos, la carga emocional de los protagonistas y el mensaje del director.

En Cartagena, antes de su concierto, precisamente se proyectará una película suya, 'Nyman with a movie camera', una variación sobre 'Man with a movie camera', el vanguardista documental de Dziga Vértov de 1929.

- Así es. Me interesa mucho la fotografía y también el audiovisual, captar el momento tal como sucede en nuestras vidas. Cada vez que viajo llevo mis cámaras y voy tomando imágenes. Cuando en 2003 compuse la banda sonora para la película de Vértov, me impactó muchísimo, hasta el punto de cambiar buena parte de mis planteamientos estéticos, fue algo casi revolucionario. 'Nyman with a movie camera' es una recontrucción del documental, con imágenes que yo había ido tomando en mis diferentes viajes. Pero me interesó más destacar las diferencias que las similitudes culturales.

En San Sebastián y Barcelona actuará con la Michael Nyman Band, pero en Cartagena lo hará a solas con su piano. ¿Cómo se siente más cómodo?

- De ambas maneras me siento igual de bien, pero es más cómodo actuar con la banda porque se manejan más texturas y te sientes más arropado. Ahora bien, actuar a solas te permite una mayor libertad, no estás sujeto al tempo sino que eres tú quien dedices como manejarlo en cada momento. Tocar es siempre un motivo de satisfacción para mí, en ese sentido no importa el formato.

Cuando era crítico musical inventó el término 'minimal music' para referirse a la obra de Steve Reich, LaMonte Young o Philip Glass, pero finalmente ha acabado convirtiéndose en su gran impulsor musical.

- Es cierto, no esperaba que ese término tuviera semejante aceptación. Era música que ya existía y por tanto yo no soy su creador, solo quería referirme de algún modo a la música desarrollada por estos grandes compositores, música con un alto contenido histórico e intelectual, no solo formal. Steve Reich ha escrito música relacionada con la genética y John Adams incluso ha compuesto una pieza que tiene relación con la Guerra del Golfo. Nunca he intentado componer música basada en ellos, nunca me fijo en nadie cuando compongo, pero es un honor estar en su mismo equipo. Tampoco es cierto que yo haya intentado trascender el minimalismo o hacer post-minimalismo ni nada semejante, como se ha llegado a escribir.

Nunca tuvo en gran estima a los críticos musicales, pese a haber sido uno de ellos durante un tiempo.

- No crea, respeto su trabajo, pero no me tomo en serio lo que dicen sobre mí. Algunos críticos escriben demasiado a la ligera e incluso muchos se permiten considerar a los autores de bandas sonoras como compositores de segundo orden, pero nunca se han interesado por conocer alguna de mis óperas. Para ellos es suficiente con su  escucha contaminada de las bandas sonoras.

Me interesa mucho su relación con la melodía, presente en sus obras pero de una manera poco obvia. ¿Qué importancia le concede?

- La que juzgo necesaria. No es cierto que la melodía empiece a tener presencia en mi obra desde 'El piano', como he llegado a leer. Eso es completamente incierto. La melodía me interesa como lo que es: la capa más superficial y visible de la armonía, pero evidentemente a ésta le concedo una mayor importancia.

En su día llegó a trabajar con David Cunningham y también con Damon Albarn (Blur). ¿Qué opinión le merece la música pop, le interesa algún aspecto de su lenguaje?

- Esas fueron dos colaboraciones interesantes, ambos son músicos poco acomodaticios. Pero debo reconocerle que siento un profundo desinterés por la música pop actual. La sensación que tengo es que todo suena a ya hecho. A veces leo sobre un artista pop, la última sensación, el último gran creador que reinventará la música popular, pero luego lo escucho y siempre tengo la misma sensación de estar escuchando una música agotada. Pero bien, tal vez mis colaboraciones han sido satisfactorias a otros niveles.

Michael Nyman actúa el viernes 24 de febrero de 2012 en Cartagena. Auditorio El Batel. 21.30 horas. 25 euros. / Previamente, a las 19 horas, se proyectará en la Sala B el filme 'Nyman with a movie camera', tras la cual el londinense departirá con el público. La proyección es con acceso libre.