Jonathan Richman - El trovador alucinado

Jam Albarracín | 16.03.2012 - 12:19 | Conciertos

Jonathan RichmanMicrosonidos se viste de domingo -freaky sunday- para recibir a Jonathan Richman, una de las figuras más excéntricas y sin embargo entrañables de la música popular de los últimos 40 años. Un autor impredecible, un músico de culto, un tipo improbable, una suerte de cruce entre Buddy Holly y Peter Pan cuyas canciones oscilan entre el cinismo y la ingenuidad, bien surtidas siempre de sentido del humor. El creador de The Modern Lovers en los primeros setenta, el compositor de 'Roadrunner', 'Egyptian reggae', 'Pablo Picasso' o 'I was dancing in the lesbian bar', vuelve a Murcia. ¡A nuestros brazos, Mr. Jojo! 

“No sé definir lo que hago, pero desde luego no es rock. No necesito tener un nuevo disco para girar y ni siquiera sé lo que haré cada noche. Es algo natural, no premeditado. Tampoco se trata de aquello tan pomposo de transmitir sentimientos, dejémoslo mejor en sensaciones. No me importa que la gente no aplauda, si no le gusta la canción es lógico que no lo haga”, declara el geniecillo de Boston, con su aspecto de eterno adolescente despistado, quien no obstante sigue publicando discos con regularidad, esto sí, en los sellos más inesperados. El último lleva por título 'O Moon, Queen of Night on Earth', mientras que el anterior respondía por 'A qué venimos sino a caer', así tal cual, en castellano, idioma en el que Richman se defiende bien y que lógicamente suele utilizar en sus conciertos españoles.

Con los 18 recién cumplidos, el joven Jonathan abandonó su Boston natal para trasladarse a Nueva York, la cuna de su más reconocida influencia inicial: The Velvet Underground. Tanto que a menudo suele alardear de tener el record de ser quien más veces vio en directo a la banda de Lou Reed, Sterling Morrison, Mo Tucker y John Cale. Precisamente fue en el sofá de la casa de su manager -no me pregunten cómo llegó hasta él- donde estuvo durmiendo en sus primeras semanas en NY.

Ya tenías escritas unas cuantas canciones y fue aceptando pequeños trabajos diurnos con la esperanza de encontrar algún local nocturno donde poder expresarse como músico y autor. No consiguió ser aceptado en ni uno solo y apenas un año más tarde estaba de vuelta en casa. Lo que hubiera acabado con la autoestima artística de tantos acabaría forjando su carácter inasequible al desaliento.

De nuevo en Boston, creó The Modern Lovers, una formación que cambiaría constantemente de componentes hasta constituir casi más un alias del propio Richman que un grupo estable. Aunque grabó una primera maqueta -que no vería la luz hasta 1981-, lo primero que consiguió publicar fue un disco de título homónimo producido por, ¡bingo!, John Cale. Aquel 'The Modern Lovers' es hoy un disco legendario, que ya contenía algunas de las canciones que siempre le han acompañado: 'Roadrunner', 'Hospital', 'Pablo Picasso'... Su predilección por los pintores se verá reflejada más tarde en otros títulos como 'Vicent Van Gogh' o 'Salvador Dalí'.

Lo de los títulos nunca fue su punto fuerte, como tampoco las dotes para la promoción. Algunas de sus siguientes entregas discográficas respondieron a enunciados tan poco inspirados como 'Jonathan Richman & The Modern Lovers', 'Rock'n'roll with The Modern Lovers', 'It's time for The Modern Lovers' o 'Modern Lovers 88'. Definitivamente, el comercio nunca fue lo suyo. Pero sí el cariño de un público ampliamente minoritario, si me permiten la contradicción.

Sus discos, pero sobre todo sus directos, siempre han tenido un aura de encanto, de ternura. Llega al local, entra entre el público, sube a escena y empieza a cantar con media sonrisa en los labios y entera en la mirada. Y sientes que es tu colega, que te canta a ti, que nunca será una estrella del rock ni diabólica falta que hace, pero ahí lo tienen: 40 años subiéndose a escenarios ante un público amigo.  

Jojo Richman es ante todo una estrella de la baja fidelidad. Parapetado tras su guitarra de palo y tras esa sonrisa entre aniñada, desvalida y alucinada, en sus directos suele utilizar una amplificación mínima. Lo suyo es actitud, comunicación y buenas canciones de temática recurrente: la tragicomedia de la vida desde una perspectiva de confusión post-adolescente. Desaliñadamente diestro, Richman hace bueno el dicho que afirma que la juventud es un estado de consciencia. Alterado las más de las veces, en su caso.

Y claro, de acuerdo, también es el tipo que ejerce de trovador insólito y burlesco que va narrando con canciones las peripecias amorosas de los personajes interpretados por Cameron Díaz y Matt Dillon en 'Algo pasa con Mary', ya sabes. En los créditos del filme se lee: “Jonathan Richman as himself”. Quiero decir...

 

Jonathan Richman actúa el domingo 18 de marzo de 2012 en Murcia. Club 12 & Medio (Microsonidos). 21.30 horas. 9 / 12 euros (incluye aperitivo).

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...