Loreena McKennitt - Sinfonía Folk

Jam Albarracín | 20.04.2012 - 11:11 | Conciertos

Loreena McKennittLa anécdota ilustrativa. Me la encontré hará un par de años, traducida al inglés, en un portal sobre turismo y cultura de Canadá. Me refiero a la crítica que escribí para La Verdad sobre el último concierto de Loreena McKennitt en Murcia. Me llamó la atención por más que digitalmente existan pocas fronteras. Tal vez exageré mis elogios o acaso les agradara mi prosa, eso es trivial. Lo relevante es que Loreena, su música, su propuesta artística, está considerada como un bien cultural en su país. Sirva para esclarecer la importancia de la cantante, multiinstrumentista (piano, arpa, acordeón...) y compositora de Manitoba, mucho más que una de las musas de aquella vaina de la new age.

“Dicen que la meta del buen viajero no radica en llegar al destino, sino en disfrutar del trayecto. Suena a literatura en un mundo sin prisas, pero bendito el arte, que puede permitirse burlar la dictadura de Cronos. Loreena McKennitt se adscribe a esta máxima, tanto por las diferentes procedencias de sus sonoridades -celtas, desde luego, pero también irlandesas, turcas y orientales-, como por los propios desarrollos de sus temas: extensos, pausados, atmosféricos, evocadores de lugares intuidos, remotos. La música de Loreena se nutre fundamentalmente de folk y de lirismo sinfónico, de misticismo solemne con unas gotas de amabilidad pop. Folk sinfónico, por resumir. O gran folk, para añadir suntuosidad”, escribí hace cinco años.

Todo igual de válido hoy, por más que en su última entrega discográfica de estudio, 'The wind that shakes the barley' (2010), la vertiente celta vuelva a ocupar el primer plano. 'Troubadours on the Rhine', en directo y con escueto formato de trío, se publicó hace poco más de un mes.

De formación clásica -estudió canto y piano desde su adolescencia- y gran amante de la música tradicional, amor fortalecido gracias a las numerosas actuaciones de este tipo de folk que ofrecían los clubes de Winnipeg que solía visitar mientras cursaba sus estudios universitarios, Loreena McKennitt se cruzó con la gran repercusión que a finales de los ochenta y en los primeros noventa tuvo la new age, y concretamente la vertiente celta de este estilo, fundamentalmente gracias a las irlandesas Enya y Clannad.

Esto benefició a su propuesta, sin duda más elaborada que las de las anteriores, pero con puntos sonoros en común. La ambientación ensoñadora, la atmósfera etérea que suele envolver sus piezas encajó bien con eso tan pomposo (y eficaz) de la nueva era: la perfecta coartada entre clásica y hippie para los nuevos ejecutivos yuppies. Pamplinas.

Paso a paso (por las brumas de la memoria)

No fue llegar y subirse al exitoso carro del momento, que nadie se confunda. Antes bien, los primeros discos de Loreena McKennitt vieron la luz gracias a la autoedición. Efectivamente, el hoy tan bien recordado 'Elemental' (1985), sin duda un sorprendente debut, fue financiado por la propia canadiense, como también ocurrió con su segundo, a la sazón una colección de melodías navideñas titulada 'To drive the cold winter away' (1987). De hecho el primero inicialmente solo fue una casete con nueve temas, posteriormente editado también en vinilo.

Una cadena de pequeños sellos discográficos posibilitó la mejor distribución de su tercera entrega de larga duración, 'Parallel dreams', primer disco que le permitió flirtear con el éxito -40.000 copias vendidas, pese al ámbito absolutamente indepediente-. Ya bajo el manto de Warner Canadá, los 600.000 ejemplares despachados de 'The visit' (1991) la auparon definitivamente a la liga de las estrellas.

“El mundo es cada vez más homogéneo, pero la música con raíces permite expresar las diferentes culturas y sensibilidades. Seguramente eso sea lo que la haga tan atractiva para mucha gente”, señala McKennitt cuando se le preguntan los motivos por los que la música tradicional sigue gozando de buena salud. “Lo más complicado -continúa- es cuando ya has hecho varios discos y necesitas crecer artísticamente sin dejar de ser fiel a la cultura. En mi caso, viajo, leo libros de Historia, me mantengo atenta a otros sonidos, pero finalmente siempre intento que mi música se parezca a mí”.

Lo intenta y lo logra, cabe añadir: McKennitt se ha convertido ya en un referente, en un estilo propio que ha dejado marcada su huella. Siguió arriba cuando la nueva era se empezó a volver vieja, comercial y artísticamente. 'The mask and mirror' (1994) fue otro auténtico pelotazo y, tras 'The book of secrets' (1997), se lo tomó con calma. Largo descanso, salpicado de proyectos menores y de bandas sonoras, y a mirar a las montañas, que a las meigas también hay que mimarlas. No reaparecería con todas las de la ley hasta 2006, con 'An ancient muse'.

Celta sin filtro

Cuando en noviembre de 2010 vio la luz 'The wind that shakes the barley', muchos viejos seguidores se frotaron los oídos. De placer: Loreena había vuelto a hacer el disco que tanto tiempo llevaban deseando escuchar, un álbum de música tradicional celta. Diré más, el más esencial y formalmente celta desde su lejano debut 25 años atrás. Sin la fusión de elementos tan característica de su carrera o al menos de un modo mucho menos presente. Celta sin filtro.

El principal valor sigue siendo su voz embaucadora, sobre todo en esos registros altos de corte clásico que parecen envueltos entre la neblina. Pero también hay instrumentales nítidamente tradicionales, misticismo evocador y, en definitiva, todo lo que seguramente la inspiró a dedicarse a la música. ¿Un paso atrás, un paso lateral? A estas alturas los de Loreena McKennitt solo son pasos en su propia dirección, la que ella marca con sus decisiones.

La calidad sigue siendo un valor seguro en su trabajo. Y, por supuesto, en unos directos de los que uno sale relajado, en paz interior y con los chacras tan abiertos como el mismo océano. Eso sí, por 50 pavos. Es lo que tiene.

Loreena McKennitt actúa el domingo 22/04/2012 en Murcia. Auditorio Víctor Villegas. 21.30 horas. 50 / 40 / 35 euros (según localidad). Reservas: 968 343080.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...