Extremoduro - El verso urbano

Jam Albarracín | 21.09.2012 - 12:13 | Conciertos

 

Robe Iniesta“El ladrón de perchas es un sujeto admirable. Alguien que sale del hotel con dos o tres perchas en la maleta -que luego le quitarán en el aeropuerto- es un ser inocente, un ingenuo, un ángel que ni conoce el precio de las cosas ni mide las dificultades”. Quizá las palabras de Juan José Millás, en una de sus columnas para El País, definan mejor de lo que haríamos muchos críticos a Extremoduro y Robe Iniesta, el perverso ángel ingenuo que quiso ser poeta y acabó convertido en icono del rock. Esta noche y mañana su gira, precisamente titulada 'Robando perchas del hotel', hace escala en Murcia.
 
Antes de entrar a valorar el porqué de sus actitudes, conviene señalar que lo que ofrecerán en directo serán dos shows ciertamente impresionantes, cada uno de ellos dividido en tres partes con sus correspondientes intermedios. Como cada una de las partes se acerca a la hora de duración -supera eso, Bruce Springsteen-, mejor dejen dicho en casa que no les esperen a cenar.

No desvelaré mucho más, salvo que la última parte es la que cabe esperar -fin de fiesta, hits, algarabía intergeneracional-, que la primera parte incluirá algunas canciones inéditas, y que la segunda será la mejor, esgrimida con un fuerte apoyo audiovisual. Hace unos años  jamás lo hubieran aceptado, pero hoy Extremoduro asumen su condición de superestrellas. Los extremos se tocan. O la otra cara del mainstream.

La esperadísima gira de Extremoduro comenzó el 7 y 8 de septiembre en Sevilla, continuó el pasado fin de semana en Valencia y Murcia será la tercera de las en principio únicas ocho ciudades por las que pasará, siempre haciendo doblete y siempre agotando aforos (15.000 personas en total en Valencia, tela). Bien, en realidad los conciertos de Murcia se han trasladado a Alcantarilla, muy a pesar del grupo, según se desprende de la nota que puede leerse en su página web: “Debido a presiones vecinales, según parece, por las molestias que les produce a los vecinos próximos al Cuartel de Artillería el sonido de los conciertos (parece un chiste, pero no lo es), el Ayuntamiento de Murcia nos ha retirado el permiso para tocar allí” (sic).

Igualmente, la banda ha comunicado que “se habilitará un servicio de autobuses desde el centro de Murcia (Jardín de Floridablanca) a Alcantarilla. El horario del servicio será de las 20 a las 22.30 horas -horario de inicio del concierto-, y durante las dos horas posteriores al fin de la actuación”. A Extremoduro le viene fenomenal: de una tacada incrementan su fama de chicos malos, al tiempo que aumentan el aforo gracias al nuevo -y menos cómodo- recinto.

LA GRAN PREGUNTA

La gran pregunta es: ¿Cómo ha conseguido Extremoduro su condición de icono del rock español? ¿Cómo ha logrado que Shakira, Maná y Lady Gaga solo hayan podido mirar su trasero en la lista de ventas tras la publicación de su último álbum, 'Material defectuoso'? ¿Cómo, con solo dos lanzamientos en los últimos 10 años -ambos nº 1 de ventas-, han logrado multiplicar los peces de su acuario hasta convertirse en auténticos revientaaforos? Pues, básicamente, sin dar palo al agua. Dejando que la leyenda de su pasado turbulento y politoxicómano se haga grande en la memoria popular. 

Ya no son como entonces, ahora hasta suenan bien, pero poseen lo más importante: la marca. Una marca poderosa asentada en la más sólida de las peanas, la del recuerdo. Da igual que éste sea difuso o hasta no vivido cuando ya ha trascendido en mito y, pues, ha tornado  indestructible.

Extremoduro hoy no invierte en promoción -no al modo tradicional, al menos-, no suena en radio y ni siquiera concede entrevistas. No lo hace, pero no porque sean unos tipos indomables a los que resulte imposible meter en vereda, sino precisamente porque saben que esa es la vereda que mejores prestaciones les puede ofrecer, la que aumenta su fama de chicos al margen. Tampoco es que Robe se haya convertido en un frío calculador, de eso se encarga su agencia [Last Tour, la misma de Fito y Fitipaldis o M Clan], que para ello cobra.

Bueno, sí que concedieron una entrevista con preguntas de fans. Se puede leer en su web y en ella encontrarán respuestas como esta (ante la pregunta de si Robe, a quien califica como avión de mármol, interactuará más con el público): “Yo creo que lo mejor de nuestros conciertos es justo lo contrario, es cómo interactúa el público con el grupo. Y a propósito de aviones, sé hacer la hélice con el nabo, pero de momento solo lo hago cuando quiero que mi mujer se ría”. Ehem.

Extremoduro se formó en Plasencia en 1987, siempre con Robe Iniesta como líder absoluto. Financiaron su primera maqueta con unos vales de mil pesetas -toma microfinanciación colectiva- a cambio de una copia posterior y así nació su 'rock transgresivo', título de la demo que luego sería disco y que se convertiría en la etiqueta más asociada a su música, en realidad una suerte de rock urbano calimotxero, harto canalla y rebosante de sustancias tóxicas, así como de una incipiente poesía de suburbio que luego sería marca de la casa en las composiciones de Robe. 

Su fichaje con Dro en el olímpico 92, compañía que nunca han abandonado, se saldó con sus mejores entregas: 'Deltoya' (1992), '¿Dónde están mis amigos?' (1993), Pedrá (1995) y 'Agila' (1996), serie completada con el directo 'Iros todos a tomar por culo' (1997). Para entonces los problemas de Robe Iniesta con la heroína eran bien conocidos y los directos de Extremoduro resultaban imprevisibles, pasando de los momentos gloriosos al caos más absoluto. Cara o cruz. Pese a todo, o precisamente por ello, fue entonces cuando comenzaron a amasar lo que luego se convertiría en fortuna: su leyenda.

En los últimos 15 años, solo cuatro álbumes, alguna aventura en paralelo (Extrechinato, 2001), su definitivo traslado al País Vasco, el libro de Robe Iniesta 'El viaje íntimo de la locura' (2009) y esa mezcla de mala baba, vulnerabilidad y, vale, poesía. Aunque en canciones como 'Si te vas', de su última entrega, Robe comience con versos como “Ojalá que me la encuentre ya entre tantas flores / ojalá que se llame amapola, que me coja la mano” para, poco más adelante, continuar así: “Yo me pongo palote / solo con que me toque”. Es lo que tiene el verso urbano.

 

 

Extremoduro actúa el viernes 21 y el sábado 22 de septiembre de 2012 en Alcantarilla con su gira 'Ropando perchas del hotel'. Recinto Entrevías. 22.30 horas. 30 euros. 

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...