John Grant - Electrónica emocional

Jam Albarracín | 23.11.2013 - 09:08 | Conciertos

John Grant“Yo quería cambiar el mundo / pero ni siquiera podía cambiarme la ropa interior”. Con estos versos se inauguró la pasada edición de La Mar de Músicas. Pero aunque quien los cantó fue Sinéad O'Connor, a quien realmente pertenecen es a John Grant, el americano enigmático y abiertamente gay que escribió 'Queen of Denmark' y que presenta en el Cartagena Jazz Festival su segundo largo, 'Pale green ghosts'. Justo unos días después de ser elegido el mejor álbum de 2013 para los madrugadores de Rough Trade.
 
John Grant es un tipo que se toma las cosas muy en serio. Todo parece afectarle en gran medida, de ahí que no resulte extraño que en sus canciones se atisbe algo parecido a la desolación emocional. Con el paso del tiempo, y unas gotas de defensivo cinismo, da la sensación de que la relatividad entró en su modo de ver la vida, aunque incidentes como el ocurrido en mayo en Inglaterra, cuando le robaron el ordenador en un concierto, demuestren que no es del todo así.

Entonces escribió esto en su página de facebook: "Después de nuestro show en Brighton esta noche, alguien que estaba entre el público robó mi ordenador del escenario, un ordenador que tiene toda mi vida dentro. Estoy en estado de shock y totalmente sin palabras, no entiendo por qué o cómo alguien puede llegar a hacer algo así. Tengo demasiadas cosas en ese ordenador que necesito". Y explicaba donde podía dejarlo el ladrón si el arrepentimiento entraba en su corazón. Seguro que había cosas importantes en ese disco duro, pero solo era un ordenador, John. 

Quizá por ello el que fuera líder del grupo de shoegaze y dream pop The Czars, con quienes llegó a publicar cinco álbumes tras regresar a Denver después de una estancia de seis años en Alemania, necesitara tomar aire y esperar unos años antes de volver a la escena. Se trasladó a Nueva York, trabajó un par de años de camarero, se buscó a sí mismo -algo, lo de la búsqueda personal muy presente en sus canciones-, volvió a rebuscar y por fin, apoyado en la banda Midlake, exorcizó sus demonios interiores y la resultante quedó plasmada en 'Queen of Denmark', un álbum de pop intimista y doliente, con la salvedad de la citada canción titular, en la que, seguramente tocado por el despecho, pone a caldo a un examante (“Tú me dices que mi vida se basa en una mentira / y casualmente te digo que me meo en tu café / Espero que sepas que todo lo que quiero de ti es sexo / solo por estar con alguien que se ve sensacional en ropa deportiva”).

El disco le granjeó numerosos elogios de la crítica, aunque leyendo las entrevistas entonces concedidas, más diera la impresión de que fue una tabla salvavidas en medio de su turbulento océano emocional. “La gente pasa por la misma mierda por la que paso yo, así que a nadie le puedes importar realmente. Porque no eres especial, sólo eres una persona. Me resulta difícil llegar a entender los motivos por los que yo puedo importarle a alguien”, declaró en octubre de 2010 a Jorge Ramos en Mondosonoro. Si existe una PAHE (Plataforma de Afectados por la Hipoteca Emocional), Grant debiera ser su presidente.

Pero es entonces cuando, tres años más tarde, llega su segundo álbum, 'Pale green ghosts' y uno debe releer los créditos. ¿Seguro que es el mismo John Grant, el 'honeybear' de mirada acuosa y barba pelirroja? Sí, no cabe duda, aunque las formas han cambiado. Ahora el pop-folk suicida se ha transformado en electropop suicida. Bien, mejor morir bailando. Él lo explica aludiendo a su adorada Björk. “Me encanta Björk, soy un gran seguidor suyo. Si te fijas, siempre canta igual pero utiliza ropajes diferentes. Nunca podré aburrirme con Björk porque siempre se coloca en diferentes contextos. Probablemente esa sea la opción que yo elija”. O que ya haya elegido, más bien. 

En algún sitio leí que 'Pale green ghosts' sonaba como Brendan Perry (Dead Can Dance) al frente de Kraftwerk tocando un tema de un filme de James Bond. No lo veo, pero mola. En realidad sus canciones siguen cargadas de incógnitas vitales, de rabia, de despecho -varias están dedicadas a un exnovio que no volverá-, incluso de muerte -'Sensitive new age guy” habla de un amigo que se pegó un tiro en la cabeza-, pero John Grant parece haber tomado cierta distancia, aceptado que la vida es extraña (y rara, que apuntalaría Fernando Alfaro) y que el sentido del humor es necesario para contrarrestar esa gravedad que puede acabar hundiendo.

“Siempre me ha gustado la electrónica, aunque la primera intención no es hacer a la gente bailar, esa sería más bien una consecuencia”, señala Grant al respecto de este 'Pale green ghosts' en cuyo sonido ha tenido mucho que ver Biggi Veira, el alma de los islandeses Gus Gus. Por cierto, ahora Grant reside en Islandia. Así que además de a los ya dominados inglés, ruso, holandés, alemán y español, pronto añadirá una lengua más a su colección. “Aprendo el idioma y a hacer jerseys, es alucinante como los hacen los artesanos islandeses”.

 

JOHN GRANT
Cuándo: Sábado 23 noviembre 2013, a las 21.30 horas.
Dónde: Nuevo Teatro Circo, Cartagena.
Cuánto: 18 euros.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...