SOS4.8 - Love is indie air (II)

Jam Albarracín | 30.04.2010 - 15:38 | Conciertos

Orbital encabeza el programa del sábadoSi el viernes está principalmente dedicado a propuestas de actualidad, por el contrario el Estrella Levante SOS4.8 se rinde el sábado en gran medida a la nostalgia, algo por otra parte habitual en todos los grandes festivales. Sustento mi afirmación en que los tres primeros espadas de la segunda jornada son Orbital, Fatboy Slim y Madness, los dos primeros héroes de los noventa, los últimos de los ochenta.


EL BAILE DE LA NOSTALGIA

Orbital
, el proyecto de los hermanos Phil y Paul Hartnoll, casi surgió, como tantas veces ocurre, de la casualidad. Uno trabajaba de albañil y el otro tocaba en una banda local llamada Noddy & The Satellites. Un día de 1987, armados con un teclado, una caja de ritmos y un micrófono decidieron grabar una maqueta casera de cuatro temas, para una inversión total de dos libras y media. Pero, albricias, la demo contenía “Chime”, una canción que todavía hoy es todo un himno electrónico. Al año siguiente comenzó a ser pinchada por DJs de la escena underground. En el 99 fue editada en single. En el 2000 se volvió a publicar pero ahora bajo el prestigioso sello Ffrr, el mismo que les firmó un contrato y la incluyó en su álbum de debut de título homónimo. Finalmente “Chime” alcanzó el Top 17 en el Reino Unido.

Después llegaría su obra maestra, “Orbital 2”, su inclusión como pioneros del entonces denominado intelligent-techno (Future Sound of London, Fluke, Underworld), sus apariciones como ‘the next big thing’ en los principales festivales y en definitiva su paso del underground a los grandes estadios. Su manera de entender la electrónica siempre ha sido más ensoñadora que la de colegas como Chemical Brothers y, pocos años más tarde, llegaría su álbum de profético titular: “Middle od nowhere” (1999). El cambio de década sepultó, creativamente hablando, al techno. Sus shows, no obstante, siguen resultando exuberantes, con sus gafas-linterna y sus proyecciones espectaculares. Y bien, el revival ‘pastis-and-buenri’ ha llegado a tal punto que Leftfield, compañeros de generación y los mejores de aquella hornada, serán cabeza de cartel este verano en el FIB. Como no podía ser de otro modo, el último trabajo de Orbital es un recopilatorio. Quién lo hubiera dicho cuando ejercían como vanguardia.

De una quinta inmediatamente posterior, y más oportunista, surgió Fatboy Slim. Antes de dedicarse al techno fácil y resultón, Fatboy fue Norman Cook, bajista de un exquisito combo de pop blandito e influido por The Smiths llamado The Housemartins. Cómo olvidar su debut “London 0 Hull 4”, cuya portada fue copiada por los mismísimos Belle & Sebastian. Pero a Cook ya le tiraba la fiesta del acid-house (¿recuerdas los smileys amarillos que inundaron el mundo?) y pronto grabaría como Pizzaman, antes de aprovechar el auge del breakbeat y lanzarse como Fatboy Slim. La sutileza nunca cupo en su propuesta y, aunque la crítica nunca lo valoró de manera muy positiva, sus beats contundentes, sus frases repetitivas y sus melodías de gancho fácil lo concierten en un llenapistas absoluto para technoheads sudorosos sin camiseta.

Madness fue la banda más exitosa del revival ska de finales de los setenta y primeros ochenta. En realidad y aunque se denominó así, más que revival lo que hicieron los rude-boys (The Selecter, The Specials, Bodysnatchers, The Beat) fue blanquear y añadir ritmo a los sonidos jamaicanos, motivado por la gran invasión de jamaicanos a Inglaterra a principios de los setenta y a su convivencia en los entonces habituales squats (casa ocupas). Madness, no obstante, se fueron desmarcando progresivamente del movimiento rude-boy para ir creando auténticos himnos pop, como “Our house” o “It must be love”. Ahora, 30 años después de “One step beyond” y tras más de una década sin disco, han retornado con “The liberty of Norton Folgate”, siempre con el gran Suggs en cabeza.

Volvemos al siglo XXI para centrarnos en cuatro propuestas de interés y actualidad. Por un lado encontramos a The Magic Numbers, la banda londinense encabezada por el singular Romeo Stodart, un tipo nacido en Trinidad y con pinta de vivir en una comuna hippie de la California de final de los sesenta. Con su barba, su camisa de cuadros y su sonrisa de buenas vibraciones, The Magic Numbers ofrece una suerte de pop melódico y moderadamente experimental a lo Flaming Lips, que salpica el verdadero eje de su propuesta: el folk-rock sixties de Lovin’ Spoonful y Buffalo Springfield. Un oasis bienintencionadamente campestre y orgánico en medio de tanto urbanismo electrónico. Las canciones incluidas en sus dos únicos álbumes, “The Magic Numbers” y “Those the brokes” se dejan escuchar con agrado.

Otro tanto cabe decir de Nada Surf, el trío neoyorkino con bajista español, hoy muy alejado de la moda pero manteniendo siempre un notable nivel en sus composiciones cercanas al powerpop. Por su parte, Mystery Jets es un grupo raro, raro, que graba para el prestigioso Rouge Trade, cuenta con el apoyo de NME y graba discos tan irregulares como puntualmente certeros. Después de un tema de candor ultrapop se les tuerce el cable y se ponen a invocar el espíritu de Syd Barret. Vamos, entre Pink Floyd y Teardrop Explodes, pero a distancia de ambos.

Dos espectáculos, inusuales y que merecen atención, serán los de Phil Cunningham, un videoartista y director de videoclips (Madonna, Björk, Portishead, Aphex Twin) que presentará un espectáculo multimedia de muchos kilates; y Addictive TV, unos tipos que samplean hasta sus sueños y que hacen remix-music-movies. Has leído bien. Sea lo que sea eso, tiene buena pinta.

Como también los directos de We Are Standard, L.A. -su último disco “Heavenly hell” es de lo mejor nacional de 2009 en clave pop-, Lidia Damunt, Varry Brava, Dorian y Love of Lesbian.




Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...