BB King - El Rey vive, viva el Rey

Jam Albarracín | 04.06.2010 - 10:16 | Conciertos

BB KingEn septiembre cumplirá 85 años y su nombre es sinónimo de blues. Del Rey del Blues. Tras muchas temporadas bordeando los 300 conciertos al año, en 2006 BB King decidió retirarse de los escenarios. Lo hizo con una gira de despedida por Europa, con final en Brasil. Allí, un periodista le preguntó los motivos, a lo que King contestó: “Mi actor favorito es Sean Connery, el gran James Bond. Una de sus mejores películas es 'Nunca digas nunca jamás'”. Así que cuatro años más tarde, justo este próximo domingo y con las localidades ya agotadas, podremos disfrutar de uno de sus últimos máster sonoros. El Rey está vivo, viva BB King.

Hace 13 años tuve la fortuna de hacerle una entrevista para una modesta emisora de radio. BB King iba en su autobús camino de algún lugar en Texas, donde debía tocar esa noche. Finalizado el diálogo, tocado con una extrema amabilidad por su parte, le pregunté 'off the record' los motivos por los que alguien como él concedía una entrevista en plena gira con una modesta emisora de Murcia, España, a lo que me respondió: “Por qué no habría de hacerlo. Viajar es tedioso y si alguien a miles de kilómetros se interesa por mi música, debo estar agradecido. ¿Qué tiempo hace por allí, hay interés por el concierto?”. Genio y figura, humilde como sólo los verdaderamente grandes pueden serlo, hoy su salud se advierte más delicada. Pero cuando suba al escenario y agarre a su Lucille, destilará la misma esencia de ese añejo sabor tan inconfundible llamado blues.

Leyenda

Todo en torno al astro de Misisipi adquiere el tono sepia de lo legendario. Elegido por Rolling Stone como el tercer mejor guitarrista de todos los tiempos tras Jimi Hendrix y Duane Allman -lo que no deja de resultar sorprendente, pues su mayor mérito no radica en su virtuosismo instrumental-, su propia vida parece diseñada por un guionista de una película sobre el blues. Nacido en un pequeño poblado en pleno corazón del delta del Misisipi, con infancia turbulenta y rodeada de penuria económica, actividad religiosa y plantaciones de algodón, ni siquiera sus biografías se ponen de acuerdo para señalar el origen de su apodo -Blues Boy se impone a Baby Brother-, pero todas coinciden para encumbrarlo hasta el trono de los bluesmen vivos.

Una de las leyendas habituales, y sin embargo probables, es la que cuenta por qué Mr. King decidió llamar Lucille a todas sus guitarras. Aquella noche de 1949 el invierno mostraba toda su crudeza en Twist, Arkansas, así que para calentar el salón donde tocaba, alguien puso keroseno en un bidón. Dos tipos comenzaron a pelear, el barril rodó por los suelos y el salón se incendió. Cuando ya en la calle BB se percató de que se había dejado su guitarra acústica Gibson dentro, corrió incautamente a rescatarla, lo que logró poniendo en juego su vida. Murieron dos personas y al día siguiente se supo que los causantes peleaban por una mujer llamada Lucille. El nombre de la dama quedaría inmortalizado entre las seis cuerdas de aquel todavía poco conocido guitarrista. Incluso la marca Gibson crearía más adelante un modelo de guitarra, pertinentemente aprobado por BB, de nombre tal.

El nacimiento de la estrella

Sus primeras grabaciones datan de finales de los cuarenta, buena parte de ellas bajo la producción de Sam Phillips, más tarde fundador de Sun Records, a la sazón el sello que posteriormente lanzaría a Elvis y a tantos otros. Su primer álbum, empero, no llegaría hasta 1956: 'Singin' the blues'. Eran tiempos en los que se imponía el formato EP, discos de 7 pulgadas con cuatro canciones, dos por cara. Su primera canción de éxito sería 'Three o'clock blues', en 1951 y ya establecido en Memphis. Sólo sería el primero de una sucesión de singles de gran impacto durante los años cincuenta, en los que se labró gran parte de su fama nunca perdida. 'You know i love you' (1952), 'Please, love me' (1953), 'You upset me baby' (1954) y así hasta un total de 20 canciones en la zona alta de los charts.

Fue también en esa época cuando instauró su sello como guitarrista, con un peculiar y  hasta cierto punto agresivo ataque a las cuerdas, creando un sonido afilado y reconocible que sería tremendamente imitado. En su estilo y por su influencia radica el mérito como guitarrista de BB King, que no en el virtuosismo. En 1960 ya es una estrella, uno de los grandes del blues. Su figura no hará más que crecer desde entonces.

Blues amable

Vegetariano, abstemio, diabético y piloto licenciado, Riley B. King ha sido reclamado y reivindicado por artistas de la talla de Eric Clapton -con quien grabó 'Riding with the king', un claro homenaje al de Misisipi- o U2, quienes le brindaron otro momento de gloria y acceso a las nuevas generaciones con 'When love comes to town' en 1988. A diferencia del de otros pioneros como el más áspero y punzante de John Lee Hooker o el más duro de Buddy Guy, el blues y rhythm'n'blues de BB King siempre ha resultado acogedor y amable, como su propia personalidad.

Huelga decir que tiene tantos galardones y reconocimientos como para llenar dos apartamentos, pero ni siquera eso le impide mantener la humildad que citaba al inicio de esta nota. “El blues me ha dado tanto que no lo puedo mirar aisladamente, porque es mi propia vida”, ha llegado a afirmar. Una vida por y para el blues, sin encrucijadas, pactos con el diablo, ni otras milongas. El domingo alguien exclamará: Ladies and gentlemen, Mr. BB King. Y el blues tomará cuerpo. Y alma.


BB King actúa el domingo 6 de junio en el Auditorio Víctor Villegas (Av. Primero de Mayo, Murcia) a las 21.30 horas. Localidades agotadas.


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...