Chris Isaak - Heartbreak Hotel

Jam Albarracín | 02.07.2010 - 00:11 | Conciertos

Chris IsaakSuena apenas la guitarra perezosa envuelta en reverberación y uno lo visualiza con nitidez. Sailor y Lula en la carretera, de noche, rodeados por una oscuridad sin fondo que presagia problemas. “Todos tenemos algún secreto, bicho”, exclama él sin dejar de mirar al frente. “Bueno, ahora estamos metidos hasta el cuello los dos”, se lamenta ella. Efectivamente, es 'Corazón salvaje' de David Lynch y la canción 'Wicked game' de Chris Isaak. El mismo rockero melancólico que el viernes 2 de julio inaugura la decimotercera edición del Jazz San Javier.


Han transcurrido 20 años desde aquella escena indeleble en la memoria del cine y también de su máximo pico de popularidad, que coincidió con la publicación de su tercer álbum, 'Heart shaped world' (1989), si bien el californiano supo aprovecharlo para ir convirtiendose, no diré en un icono, pero sí en un personaje de gran popularidad y prestigio, especialmente en los Estados Unidos de América, donde ha presentado distintos TV shows. Su producción discográfica no es prolífica, de hecho su último -que no nuevo, vio la luz en febrero de 2009- álbum, fue el primero de estudio desde siete años atrás, lo que hizo que parte de la crítica lo considerase erróneamente como un 'comeback'.

La irrupción de Chris Isaak fue sonada también en Europa. No podría precisar si Warner llegó a editar aquí antes su debut-álbum, 'Silvertone' (1985), o su segundo largo, 'Chris Isaak' (1986). Ambos con un joven y guapo Isaak pintando inmaculado tupé y mirando con melancolía desde la portada. El segundo disco sonó hasta la saciedad, tanto en emisoras comerciales como en todos los pubs y discotecas de moda. Fundamentalmente gracias a 'Blue Hotel', pero también a otros títulos como 'You owe me some kind of love' o 'Lie to me'.

Con la publicación de su tercer álbum, el citado 'Heart shaped world', y la posterior inclusión de 'Wicked game' en el filme de David Lynch, no parecía quedar ninguna duda: estábamos ante una superestrella que recuperaba el legado de aquel rock and roll semiacústico y enamoradizo de la Sun Records y más de Roy Orbison que del Elvis de 'Love me tender', aunque también. Todo ello perfectamente presentado, sonido retro debidamente actualizado, con la voz muy en primer plano para poder emitir los lamentos con el volumen adecuado. No se puede gritar 'tengo el corazón roto', hay que llorarlo. Americano, joven, blanco, guapo y buen cantante que destila sensibilidad por todos lados: una combinación ganadora.


NIRVANA ROMPIÓ LA BARAJA

Todo parecía indicar que teníamos nuevo Elvis, que esta estrella brillaría eternamente, pero lo cierto es que su siguiente paso hizo palidecer un tanto su estela. Seguramente el hecho de tomarse demasiado tiempo, cuatro años, antes de entregar nuevo disco no hubiera resultado reseñable gracias a los ecos de 'Wicked game', pero ocurrió lo que a veces sucede en el rock: alguien aparece, da una patada a la mesa y el juego se acaba. Es lo que paso y su autor fue un tal Cobain, Kurt Cobain, al frente de Nirvana.

Guns N'Roses ya habían dado un poco la brasa en las emisoras, pero la publicación de 'Nevermind' supuso una ruptura y un nuevo modo de aceptar el rock. Si se quiere puede verse como una venganza del punk. La muerte de Elvis Presley en 1977 paralizó la salida -prioridades de distribución- del mejor álbum del punk 77, el debut de The Boys. Ahora Nirvana discutía que hubiese necesidad de coronar al legítimo sucesor de Elvis. Literatura, si se quiere, pero lo cierto es que en semejantes circunstancias 'San Francisco days' (1993) se apreció más atemporal (¿o debiera decir anacrónico?) y más ingenuo que  cualquier trabajo previo de Chris Isaak. Siempre he pensado, además, que al propio Isaak le faltó la autoconfianza suficiente, que le bastaba con jugar en primera división, sin mayor ambición.

Durante estos años comenzó a flirtear con el cine. Tuvo un buen papel en 'Pequeño Buda', de Bertolucci; también en la película 'Twin Peaks: los últimos días de Laura Palmer', de David Lynch; su canción 'Two hearts' se utilizó en los créditos finales del estupendo largometraje 'Amor a quemarropa', de Tony Scott, con uno de los primeros guiones de Quentin Tarantino; y cómo no recordar su papel como jefe de la policía especial en 'El silencio de los corderos' de Jonathan Demme, no tanto por la valía del personaje como por la escena que protagoniza: Hannibal Lecter se escapó, Chris, llevarás eso sobre tu conciencia. Permítanme la broma.


REDEMPTION SONG

Con 'Forever blue' Chris Isaak firmó su redención, al tiempo que una de las mejores entregas discográficas de su carrera. No es que haya grandes cambios, pero aquí suena más amargo, igualmente amparado en su melancólica belleza marca de la casa, pero menos superficial, más profundo. Matices. O tal vez cicatrices (vitales).

Bien, desde entonces Isaak ha ido haciendo sólido el personaje, sin prestar demasiada atención a las supuestas exigencias de la industria. Ha publicado más discos, de manera espaciada, pero se ha dedicado a la televisión, a repetir sus incursiones puntuales en el cine, a grabar discos en directo en los que demuestra que ya no acepta reglas -escuchar su magnífico directo en Australia de 2008 deja las cosas claras- y, en definitiva a situarse como lo que es: un gran artista. Pudo ser rey pero la corona le sentaba mal. Ahora lo venden como leyenda pero es una auténtica realidad.

Su último álbum, 'Mr. Lucky' (2009) es un buen disco que no aporta ninguna novedad significativa a su propuesta habitual. Buenas canciones bien interpretadas en clave de rock melancólico y 'heartbreaker'. Cuentan más sus directos, en los que no faltan los trajes improbables y toda la parafernalia del mejor rock and roll.


- Chris Isaak inaugura el viernes 2 de julio de 2010 el XIII Jazz San Javier. Auditorio Parque Almansa. 22 horas. 30 euros (abonados: 24 euros).


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...