Lo llamaban rock and roll [Crítica Los Marañones]

Jam Albarracín | 10.01.2011 - 08:48 | Críticas

Los Marañones en el Auditorio [Foto: Israel Sánchez]Bien, muy bien, como reza uno de sus estribillos, pero sin volvernos locos, como propone la misma vieja canción, 'Voy loco, mama'. Y es que los tiempos en que sus conciertos eran una auténtica locura quedaron atrás hace muchos años, para dar paso a un grupo mucho más técnico y preciso, más sutil y de mayor versatilidad y riqueza armónica. Como indica la lógica, Los Marañones -24 años pisando escenarios- han perdido músculo para ganar impacto melódico, sin dejar de hacer buen rock and roll. Llámenlo personalidad propia.

En el Auditorio presentaban su décimo álbum, 'Tipos raros', si bien en las más de dos horas y media que duró el concierto tuvieron tiempo para ofrecer una certera selección de temas de su frondosa discografía, que abarcó desde títulos de su segundo largo fechado en 1992 (la citada 'Voy loco, mama', una estimulante interpretación de 'El baile') hasta versiones adaptadas de algunos de sus clásicos o no tanto, como 'Las manzanas del mal', con la que dieron comienzo a la velada; una cadenciosa versión de 'Atrapado' con final en clave hard rock setentero, la siempre brillante 'La memoria del extranjero' o una adaptación excesivamente ensimismada de 'Cruzando las galaxias'. Entre estas dos últimas, una imagen de fondo recibida entre aplausos sirvió para homenajear al malogrado Javier Balibrea, 'El Gran Bali'.

Las nuevas canciones de Los Marañones inciden en lo rotundo de su personalidad. Ilustradas con los dibujos creados 'ad hoc' por Cascales -son tan buenos y tan marañones que casi parece que tengan sonido propio-, muestran a un grupo melódicamente impecable, de sonido limpio, versatilidad formal dentro de un registro muy marañón y nítidez vocal: las letras se entienden con claridad incluso en la primera escucha. Bañón recurre a la voz rota de sus inicios de manera puntual, pero su fraseo hoy juega en favor de la melodía.

Dentro de la citada variedad formal que constituye el estilo de Los Marañones, cabe reseñar su acercamiento cada vez mayor a registros influidos por el foxtrot y el swing, caso de la conocida 'Mi amor es para Lucy', con su pizpireto ritmo de ukelele, o de las recientes 'Cándido', 'Para decir adiós' -con Campoy saliéndose literalmente con el Hammond-, 'Aquellos tiempos' y 'No soy de aquí'.

Hay que decir que les quedan estupendamente. Como sensacionales fueron sus interpretaciones de 'Un tipo surrealista', 'Vuelvo a Katmandú' y 'Barrabás', de su nueva entrega, o las veteranas 'El mundo al revés', 'Mi gato se llama Persona', la exquisitez easy listening que es 'Japón' o la versión honky-tonk bar que se marcaron de 'Shangri-La'.

Los Marañones son un grupazo, suenan mejor que nunca y además cuentan con un apoyo especial por parte de la hinchada murciana, que no duda en corear el nombre de Pedrín -al ritmo del futbolero 'oe oe oe'-, en bromear con Román o en dirigirse a Miguel con esa cercanía que sólo da el cariño verdadero. Y claro, ver a Bañón rasgueando su Telecaster con ese poder rítmico sólo al alcance de los mejores guitarristas, siempre resulta un placer añadido.

Que sí, que está claro, que siguen siendo unos maravillosos tipos raros, incluso cuando se dejan llevar por el desbarre psicodélico de 'Conozco la canción', casi tres horas más tarde. ¿Es que no tienen casa?


Concierto: Los Marañones. Formación: Miguel Bañón (voz, guitarra eléctrica y acústica, ukelele), Carlos Campoy (piano eléctrico, órgano Hammond), Román García (bajo, voces) y Pedrín Sánchez (batería, voces). Lugar: Sala Miguel Ángel Clares del Auditorio Víctor Villegas, 8 de enero de 2011. Calificación: Notable.


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...