Bye bye, Don Miguel [crítica Miguel Ríos]

Jam Albarracín | 19.06.2011 - 13:09 | Críticas

Miguel Ríos en MurciaOcurrió dos horas más tarde, después de dos generosos bises y una vez que ya había sonado el estupendo 'Bye bye Ríos'. Fue entonces cuando Miguel Ríos, el ilustre granadino, dedicó unas palabras de cariño a los damnificados por el terremoto de Lorca. Para añadir: “Pero más vidas ha destrozado la avaricia. Tenemos que ponernos por delante de los que lo han hecho tan mal. No hablo de caridad, sino de solidaridad y de justicia”. Y entonces sonaron las conocidas estrofas del 'Himno a la alegría' y volvieron a verse aquellos mecheros encendidos, porque de los 5.000 espectadores pocos cumplirán ya los 50. Fue una despedida analógica. Y casi antológica: a los padres del rock and roll, ¡bien hallados!


Dos horas antes, momento flashback, el público había aceptado con entusiasmo el saludo con el triple punch de salida: 'Memorias de la carretera', 'Bienvenidos' y 'Generación límite'. Y un comentario unánime se escuchó serpenteando por coso y graderío: ¡cómo canta! Todos tenían razón, Miguel Ríos no ha perdido su registro privilegiado, ese timbre que cuando vibra da la impresión de que se hubieran conectado todos los ecualizadores de la ciudad.

Sólo algunos tonos altos hacen recordar que ya cumplió los 67 años pero, listo por diablo y por viejo, Ríos baja un tono la tónica de aquellas canciones más exigentes y a bailar. Sólo en algún tema como 'Sabado a la noche' -que hubiera merecido retitularse como 'Domingo a la tarde'- se aprecia el bajón.

El concierto fue correcto, no por adulto menos (casi) impecable. Miguel Ríos con su habitual traje oscuro y su conocido dominio escénico repartiendo porciones de su sabroso repertorio sin fondo, bien flanqueado por una banda precisa y sin opciones para el alarde. Prácticamente no hay solos, ni momentos para otro lucimiento que no sea el de las propias canciones y el de su intérprete principal. 'Vuelvo a Granada', su primera composición, sonó muy años sesenta.

En 'El río', su primer éxito, sigue cantando ese adorable “nos fuimos a guañar” como en el single. 'Ruido de fondo' es puro beat-soul además de muy argentina -por otra parte, una constante en el concierto y en el lado más rock de su carrera-, 'Niños eléctricos', con fondo de viedeojuego vintage de marcianitos, nos transporta a los ochenta. Todo el concierto en realidad fue muy 'Rock & Ríos'. Las versiones de sus canciones sonaron mayoritariamente a aquella época de los primeros años ochenta y sus primeros flirteos con el arena-rock. Quizá su época dorada.

Pero claro, Miguel Ríos más que un repertorio tiene todo un arsenal donde escoger. Es cierto que su rock nunca mató, que siempre prefirió el fogueo, y es con ese hilo con el que sigue bordando sus conciertos, por muy de despedida que sean. Ahora por Charly García ('No voy en tren'), ahora por Burning ('Mueve tus caderas'), ahora por Leño ('Maneras de vivir') o por el citado Moris ('Sábado a la noche'). La segunda mitad del show, o sea, el último cuarto de hora y los bises de 45 minutos, mejoran el buen tono general, pese al bochorno climático y al de canciones como 'Un caballo llamado muerte'. 'Año 2000' refresca.

Y Miguel Ríos, Don Miguel, el gran Mike Rivers, empieza a decir adiós. Primero a solas con Luis Prado -el teclista de la niña 'Carolina' de M Clan, no vean cómo toca- en 'Todo a pulmón'; después con la colaboración de Carlos Narea y su pandereta diabólica (smiley) con la coreada 'Santa Lucía', que de santa no tenía un pelo la tía. En el 'Rocanrol bumerán' se nota la táctica del tono por debajo y también aflora ese otro aspecto que nos recuerda que Ríos fue rock, vale, pero sólo hasta cierto punto: junto a imágenes de Mick Jagger, Nina Hagen, Freddie Mercury y Jimmy Page, aparece ¡la de Ana Belén! (colección de smileys).

Y ya las citadas 'Bye bye Ríos', con José 'Quiero ser Ariel Rot' Nortes como lugarteniente de lujo, y el 'Himno a la alegría'. Escucha, hermano, hasta David Bowie, Bob Dylan o Neil Young tienen borrones de consideración en su carrera. Esto es España y éste fue Miguel Ríos. Se despidió y lo hizo con gran dignidad, que no es poco. Hasta siempre, maestro.


Concierto: Miguel Ríos, gira de despedida 'Bye bye Ríos'. Formación: Miguel Ríos (voz), José Nortes (guitarra), Toni Brunet (guitarra), Javier Schoendorff (bajo), Marcelo Novati (batería), Luis Prado (teclados), Raúl Marqués (trompeta) y Rolfi Calahorrano (saxo). Lugar: Plaza de Toros de Murcia, 17 de julio. Calificación: Bueno.


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...