Fiebre de opio [crítica Natacha Atlas]

Jam Albarracín | 12.07.2011 - 12:59 | Críticas

Natacha Atlas en La Mar de MúsicasParecía que la habíamos perdido pero sigue siendo de las nuestras. La gran pregunta era a qué Natacha Atlas nos encontraríamos en su único concierto español en La Mar de Músicas. Si a aquella que cautivó en la segunda mitad de los noventa con Transglobal Underground y nos sedujo con sus discos de ambient-dub de las mil y una noches electrónicas o a la que negamos tres veces durante su concierto en Murcia Tres Culturas de 2005, entregada al Oriente más obvio y hortera.

La respuesta, como la lógica, está en la evolución: rodeada por las palmeras del Patio de Armas -parecía un diseño ad hoc-, Atlas ofreció un concierto subyugante y evocador, preciso y delicado, con acentos electrónicos y el mismo hechizo de las estrellas sobre el cielo del desierto.

Con una aurícula en Oriente y un ventrículo en Occidente, el corazón de Atlas es un surtidor de emociones interculturales, un mecanismo que bombea modernidad y tradición y  cuyo manejo -en la medida en que los corazones puedan manejarse- intuyo complicado. A juzgar por su último disco, 'Mounqaliba' (2010), y por su concierto de Cartagena, el equilibrio ha vuelto a anidar en él, desoyendo los cantos de sirena que la proponían como gran diva del puente aéreo intercultural. Y cuando una voz como la suya -misteriosa, hipnótica, etérea, fascinante- maneja los parámetros adecuados, la seducción se personaliza.    

Caprichosa y esquiva, la magia tiene querencia por el pequeño formato y Natacha Atlas fue capaz de invocarla en diversos momentos de su concierto. Ya el comienzo con 'La taatab' y 'Batkalim' -presentada como “una canción política, escrita antes de la revuelta en Egipto”- resultó esperanzador: una sensacional banda, tan comedida como exquisita (magníficos todos, de fraseo extremadamente limpio la pianista Mick, extraño el teclado adherido al bajo de Hamill), y las justas pinceladas de electrónica sutil y elegante, aportaron buenos augurios.

Sus dos mejores adaptaciones, de la francesa Françoise Hardy ('Mon ami la rose') y del británico Nick Drake (ahí es nada tomar una canción como 'River man' de un autor tan extremadamente de culto, especiarla ligeramente de inflexiones vocales con sabor a jengibre y devolverla intacta en su profundidad), confirmaron la apuesta.

Cual Sherezade de gesto impertérrito y baile embaucador, Natacha Atlas continuó desgranando canciones de su último disco -'Lazahat nashwa', 'Taalet'- y de trabajos previos -'Hayati inta'-, manteniendo casi siempre el grado de embelesamiento al que sometió a la audiencia, con la salvedad de algún momento más 'feriante' -mínimo, apenas en el bis y me temo que porque hubo de cambiarlo al no encontrar la hoja con la letra (smiley)- y salpicando la velada con esos instantes en los que la gravedad presentaba su dimisión y su voz se mantenía flotando sin dirección, cual fiebre de opio entre los ecos del silencio.


LA MAR DE MÚSICAS 2011
Concierto: Natacha Atlas. Formación: Natacha Atlas (voz), Alcyona Mick (piano), Andrew Hamill (bajo), Samy Bishai (violín), Ivan Hussey (cello), Louai Al Henawi (ney) y Vasilis Sarikis (percusión). Lugar: Patio de Armas, domingo 10 de julio. Calificación: Notable.


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...