Blues, ¿qué blues? [crítica Cyndi Lauper + Mavis Staples]

Jam Albarracín | 24.07.2011 - 11:13 | Críticas

Mavis Staples en La Mar de Músicas“¿Tenéis ganas de ver a Cyndi, ji ji?”, pregunta malvadilla Mavis Staples y se cruza una mirada irónica con su guitarrista. Normal, ella que lleva la esencia de la música negra toda una vida corriendo por sus venas sabe que lo que hace la blanca no es blues ni bromeando, por más que su último disco incluya el término e imite algunas de sus formas. Lo de Cyndi Lauper es entusiasta, juvenil, alocado y claramente pop. Le riñe a un espectador por hacerle fotos desde un mal encuadre y a otro por fumar. Es como la Madonna de 'Who's that girl?'. Chica cabeza de chorlito, con los 58 cumplidos y, todo hay que decirlo, muy bien llevados.

Lo de Cyndi Lauper se mueve justo en la delgada línea entre la algarabía y el ridículo. La primera parte del show es una completa inmersión en este último, algo más evidente al actuar tras Staples. Sus versiones de clásicos como 'Crossroads' (Robert Johnson) o su interpretación del original de BB King 'Down don't bother me', son merecedoras de multa por atentado contra la salud pública. Su voz de pito se adapta mejor al soul de 'Don't cry no more' e igualmente cabe reconocerle su disposición para ganarse al público, entre el que se mezcló ya a la segunda canción. Pero, las palabras precisas, su primera parte de psedo-blues-de-instituto sólo merece una calificación: basura.

El show mejora cuando Lauper se dedica a lo que de verdad sabe hacer bien: baladas Disney y pop ochentero hortera. Es su onda y ahí se la aprecia convincente, con la salvedad -en positivo- de su buena versión de 'What's going on', de Marvin Gaye. Resulta agradable cuando canta la de los Goonies ('The Goonies 'r' good enough'), más allá de la calificación que para cada cual merezca la canción. Y desde luego cuando se desmelena con su megahit 'Girls just want to have fun' -pese al 'obligado' momento karaoke-, y cuando se pone casi infantil (“todos a mirar a la luna”) de puro tierna para cerrar con las baladas 'Time after time' y 'True colors', dos lindas canciones no aptas para diabéticos.

Ver a Cyndi Lauper en La Mar de Músicas embutida en su vestido de cuero negro una talla pequeño (¿nadie le habló del calor español?) y con coartada blues [risas] es como ver a Alaska en el Cante de las Minas o a Chenoa en el Jazz de Montreaux. Raro, raro. Pero aunque hortera, también es una gran show-girl que conquistó al público con su simpatía y su actitud de chica ligera de cascos. Ya se sabe que eso a los chicos nos pone. 

A cambio, Mavis Staples destila puro y sabroso gospel-soul-blues. Con su voz poderosa, tórrida como el infierno, rasposa como el papel de lija, ofreció un primer tercio de  auténtico e inconfundible sabor negro, bien acompañada por bajo, guitarra y batería tan simples como efectivos y hasta cuatro voces, entre las que destacó la de Donny Gerrard.

'Last train', la muy gospel 'Creep along moses' y la soberbia 'You are not alone' fueron lo mejor. Pero, vaya por Dios, a los 40 minutos se cansó y se dedicó a rellenar con los clásicos aleluyas y esas vainas religiosas, lo que acabó resultando un tanto cansino. Suficiente como para crucificar a Lauper y decirle 'mona, aprende blues'.
 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...