Mozzarella a go-go [crítica velada de clausura La Mar de Músicas]

Jam Albarracín | 25.07.2011 - 11:15 | Críticas

Cheik Lo en La Mar de MusicasIngredientes nacionales y africanos en la cena de despedida de una edición de La Mar de Músicas en la que todos acabamos saciados de mozzarella acústica. Y es que el buen apetito ha sido la norma de una edición en la que el país invitado, Italia, rayó a gran altura, justificando como pocos su elección estelar. Una despedida que comenzó con el ceño fruncido de la fatalidad, en cuyo recuerdo -el fallecimiento de Amy Winehouse, la tragedia noruega- la organización del festival optó por colocar un crespón en el escenario.

Aplauso y a continuación fiesta, que es lo que procede en una despedida y más cuando se celebra con la satisfacción del trabajo bien hecho: el programa ha sido francamente bueno, las decepciones han sido mucho menores que los grandes directos y la acogida del público, tras un primer fin de semana algo dubitativo, acabó saldada con llenos continuados. Como por supuesto ocurrió el de la noche del sábado pese a no ser ni de lejos de las mejores, musicalmente hablando.

Hasta una gratificante brisa se sumó al festejo, lo que ayudó a que nos olvidáramos de que Cheik Lô va a menos de manera alarmante. Su propuesta sigue siendo interesante, pero anda lejos de aquél crack del mbalax que nos ha seducido en otras ocasiones -cada vez un poco menos, la verdad-. Precisamente el problema de Lô es que su evolución lo aleja cada vez más de aquello en lo que es (o era) un crack: esa febril rítmica del mbalax que va calando sin estruendo hasta no dejar ni un solo músculo sin entregarse al frenesí bailable.

El senegalés prefiere perderse entre percusiones, punteos de guitarra de escaso interés y recuerdos a aquella rumba cubana que tuvo gran repercusión en África en los años 40. Que no está mal, ni mucho menos, pero que es como ver a un gran delantero jugando fuera de ese área en la que es un verdadero castigador. ¿Si escribo zapatero a tus zapatos alguien se va a acordar de cierto presidente fantasma? Pues entonces no lo digo, que estamos de fiesta.

De fiesta de despedida, ay qué bonica mi mardemúsicas, también de Ojos de Brujo, un grupo que hace una década hizo cosas interesantes en el ámbito del mestizaje (con perdón) pero que debió retirarse hace un lustro, por lo menos. Pero lo hizo el sábado y me da que esta onda del adiós les ha insuflado nuevos ánimos, al menos en directo. Marina sigue siendo encantadora, el grupo invita al jaleo -si alguien lo llama flamenco que le dé un 'paralís'- y además se hizo acompañar por lustrosos invitados: el jefazo de la rumba catalana Peret, el exbicho Miguel Campello, Roldán (Orishas) y el mismo Cheik Lô, a quien en cuatro días me lo veo viniéndose a vivir al barrio de Gracia.

Pero para gracia la de El Guincho, singular personaje canario que vive en Cataluña y que puso el último toque tropical a la edición dedicada a Italia del festival de Cartagena, cuy próximo invitado será Escandinavia. ¿Será por multiculturalidad? Arrivederci, Burgos.
 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...