Un documento llamado Wanda

Jam Albarracín | 07.11.2011 - 12:14 | Críticas

Wanda Jackson en CartagenaUn agradable documental sonoro sobre la vida de Wanda Jackson narrado por la propia protagonista, eso fue a grandes rasgos el concierto estelar de la jornada inaugural del XXXI Cartagena Jazz, iniciada con el muy interesante rare-folk americano de los franco-suizos Herman Düne. Nada es lo que parece en el mundo de la música: ni los segundos carecen de solidez pese a su aparente fragilidad formal, ni la 'Reina del Rockabilly' ha sido nunca especialmente rock and roll. Música paradoja.

Arropada por una escueta banda belga de alquiler, The Seatsniffers, la propia Wanda explicó que ella era una cantante de country cuando un jovenzuelo Elvis, a quien acompañaba en gira y posterior romance, la invitó a que cantase “aquella nueva música”. Alan Freed no debía haber inventado aún el término rock and roll y ella se sumó sin gran fe y sin abandonar nunca el honky-tonk. Entonces suena 'Heartbreak hotel', como en la apertura lo hizo 'Riot in cell block #9' o más adelante 'Rip it up'.

Mandando callar a los fans levemente ruidosos, ataviada con una chaqueta rosa de flecos digna de museo y con ese timbre peculiar de voz entre nasalizado y todavía algo rasposo, Ms. Jackson fue repasando capítulos de su vida que iba aderezando con canciones, en un concierto más valorable por su valor histórico, emotivo y hasta didáctico que por su prestancia armónica.

Contó que tuvo éxito antes en Japon ('Fujiyama mama') que en Estados Unidos ('Let's have a party') -más paradojas-, agradeció a su último productor Jack White con su versión de Johnny Kidd & The Pirates ('Shakin' all over'), no se olvidó de 'Nervous breakdown' y entre los flash-forward destacó su elogioso recuerdo a Amy Winehouse en 'You know that i'm no good'.

Tras 15 años de carrera, Wanda recibió un mensaje del Señor para que abandonase esa música pecaminosa -algo muy rock and roll, por otra parte- y se entregó a predicar su doctrina gospel en pequeñas iglesias. Ahora ha retornado y no deja de ser un privilegio haberla visto, aunque suene más a angelitos que a demonios.

La chispa de la vida

Lo mejor de la noche, en cualquier caso, había llegado antes con el personal show de  los hermanos David-Ivar (voz, guitarras) y Cosmic Neman (semibatería) Herman Düne, acompañados por Ben Pleng, componente de los no menos interesantes Yeti Lane. Su propuesta, encuadrable en esa vaina del anti-folk, bebe precisamente del country-folk americano, tanto como de Jonathan Richman y de Neil Young, cuyo recuerdo toma cuerpo cuando David agarra la eléctrica.

Su propuesta desaliñada y de apariencia endeble acaba resultando el marco perfecto para asentar una identidad propia basada en armonías vocales tan encantadoramente pop como las de 'Be a doll and take my heart', la dylaniana 'My home is nowhere without you' o la adorable 'Tell me something i don't know'. Ingeniosos, personales y con aspecto de haber escapado de un filme de los hermanos Coen, Herman Düne tienen la chispa. Y eso, en música, es la vida.

 

 

XXXI CARTAGENA JAZZ

 

Conciertos: Wanda Jackson / Herman Düne, velada inaugural de la 31 edición del Festival de Jazz de Cartagena. Lugar: Nuevo Teatro Circo, 5 de noviembre. Calificaciones: Interesante / Bueno.

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...