Alabada sea la señora Wright

Jam Albarracín | 20.11.2011 - 10:44 | Críticas

Lizz Wright en el Cartagena JazzDoble excursión por la música negra, aunque por trayectos bastante dispares, la del viernes en el Cartagena Jazz con el doble concierto de la veterana Dee Dee Bridgewater, quien abrió sorprendentemente la velada por exigencias técnicas -su concierto iba a ser retransmitido en directo por Radio 3, aunque finalmente no fuera así- y la joven pero consolidada Lizz Wright. Sea por lo que fuere, el cambio en el guión acabó resultando un acierto, como veremos más adelante.

Empezaré respondiendo a la pregunta más repetida en mi twitter: ¿cómo suena El Batel? Pues en principio no parece haber nada que temer, aunque la opinión será más sólida con el paso de los conciertos. Durante el de Dee Dee tuve la sensación de que el sonido tiende a ser un tanto metálico, “brillante”, con facilidad para que sobresalgan los registros de medios y medios-agudos, a la sazón los menos gratos para el oído.

Pero después apareció Lizz y en dos acordes me hizo trizas las anotaciones. Así que lo ponemos en el debe de Bridgewater y su técnico (¿dónde están los graves, matarile?) y nos arrellanamos en los cómodos asientos. No tiene tan buena acústica como el Víctor Villegas -ah, las odiosas comparaciones-, pero apagadas las alarmas: el plástico es tu amigo.

Dee Dee Bridgewater es una sobresaliente vocalista encantada de demostralo. Tal como anunciaba el programa, su repertorio se ciñó a su trabajo de homenaje a Billie Holiday y tal como ocurre en el disco, su contribución se basa en restar dramatismo y añadir vitalidad y ligereza al registro de la primera cantante negra de gran éxito en el jazz.

Dudosa aportación que en directo tampoco va mucho más allá de la (espectacular, esto sí) pirotecnia vocal. Abrió con 'Lady sings the blues', aireó el recuerdo de Holiday por avenidas de swing y dixieland, enturbió su excelente interpretación de 'Don't explain' con un inoporetuno arreglo de flauta, deslumbró imitando vocalmente un solo de trombón y se despidió con la alegre 'All of me' y el único tema no incluido en el disco, 'Them there eyes', también del repertorio de Billie. El sonido no fue su mejor aliado, insisto, pero aunque sólo fuera por los destellos ya mereció la pena.

Profundo, cálido, sensual

Como la cafetería es tan bonita y además hay que atravesar la T4 para llegar, me perdí  el saludo inicial de Lizz Wright, nada menos que con 'Old man' de Neil Young. ¿Se puede tener mejor gusto? Difícil, a juzgar por la totalidad de un concierto relajado, cálido, profundo, sensacional.

Su propuesta maneja todas las claves de la música negra -blues, gospel, neo soul, jazz, R&B-, añadiendo momentos de un certero sabor de 'americana' que permiten brillar al guitarrista Marvin Sewell, exmúsico de Cassandra Wilson y brillante manejando texturas underground.

Resulta curioso que siendo su sonido más actual y apto para radio, también fuera mucho más profundo que el de Dee Dee. Y creo que esa es la palabra clave de su sonido: profundidad. Es apacible, es íntimo, es cálido e intenso, sensual y sofisticado, pero por encima de todo es profundo.

Los dardos-canción de Lizz Wright atraviesan chalecos antibalas para clavarse directamente en la diana de los sentimientos. Con 'Fellowship' ya no había Actimel que me protegiese, en 'Hit the ground' me planteé pedirle matrimonio, pero me salvó que a continuación tocara 'A lover is forever'. Dijo adiós con 'Walk with me Lord'. Alabado sea su directo.

XXXI CARTAGENA JAZZ
Conciertos: Dee Dee Bridgewater / Lizz Wright (XXXI Cartagena Jazz). Lugar: Auditorio El Batel, 18 de noviembre. Calificación: Interesante / Muy bueno.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...