Bob Dylan (crítica)

Jam Albarracín | 06.07.2008 - 15:51 | Críticas

Bob Dylan inauguró Espirelia 08TODO VA BIEN MAMÁ, SÓLO ESTOY SANGRANDO

Finalizando el concierto esbozó una mueca interpretable como una sonrisa y hasta movió las piernas en algo parecido a un amago de baile. No es importante, pero sí insólito y de algún modo hay que empezar. Claro que podría haberlo hecho diciendo que los coleccionistas de eventos sociales podrán decir que vieron a Bob Dylan, pero si son sinceros ante su espejo, dudo que puedan añadir que lo disfrutaron.
 
La velada inaugural de Espirelia, no obstante, fue percibida con verdadero deleite por un gran número de espectadores, aquellos que se llegaron hasta Lorca para ver y escuchar un concierto -que no un show- de uno de los más grandes mitos de la historia de la música popular.

Un concierto de blues-rock escueto, sobrio, efectivo, sin artificio alguno. Un directo con sabor a esa América sureña, húmeda y calurosa en la que Disney sólo es el mantel de plástico de la cafetería. Una actuación en gris y negro, con iluminación de club de jazz. Aquí no hay circo, sólo rock. El polo opuesto a un espectáculo de los Rolling Stones.

Puntual y con la voz más rota que el sueño americano, Dylan abrió el concierto con “Rainy day women” y “Don’t think twice, it’s all right”. Podrían haber sido otras -el repertorio en su gira va cambiando por noche en más de un 50%- porque además reconocerlas es digno de premio. El de Minnesota mantiene las letras y los acordes (¿seguro?), pero varía el tempo y la melodía. Bueno, melodía por llamarlo de algún modo porque, con alguna salvedad, se limita a recitar los textos en frases cortas y con mínima entonación.

“Rollin’ and tumblin’” y “Highway 61 revisited” muestran la vena más rock’n’roll. Ni siquiera “Thunder on the mountain”, de su último álbum de estudio (“Modern times”, 2006), es fácil de reconocer. Tampoco “Memphis blues again”, “Desolation row” y algo más la despedida con “Blowin’ in the wind”. Da igual, es God Dylan y está ahí, desgastando su voz ronca y ofreciendo suculento ‘roots rock’ para unos cuantos privilegiados mortales.

Unos dirán que lo vieron, otros lo disfrutaron como se disfruta un manjar único e irrepetible. Ninguno podrá enmarcar la entrada porque ya nadie imprime tiques de entrada bonitos. Aprovecho para reivindicarlos y para pedir prisión -vale, con libertad condicional- para quienes se pasan la velada hablando a gritos de la Eurocopa. ¡Cuánto daño hace el protocolo!

Las paredes del restaurante mostraban algún desconchado y el chef ya no rasguea su guitarra -esa espalda- y sólo muestra la inconfundible raya lateral de su pantalón tras los teclados, pero ese tío enjuto con sombrero blanco y de perfil era Bob Dylan. Hora y media de Bob Dylan. Y hasta para un iconoclasta convencido como quien suscribe, pensar que lo he tenido cantando a unos metros me provoca temblor en las rodillas.

“¿Es que no va a tocar la de Amaral?”, preguntó decepcionada una chica. Como estoy en contra de la depresión ajena, me quedé pensando en uno de los títulos que no interpretó: todo va bien mamá, sólo estoy sangrando.

BOB DYLAN (Espirelia)
Formación: Dylan (voz, teclados), Denny Freeman (guitarra eléctrica), Stu Kimball (guitarra acústica y eléctrica), Tony Garnier (bajo y contrabajo), George Recile (batería) y Donnie Herron (steel, mandolina, viola, banjo). Lugar: Plaza de Toros de Lorca, 4 de julio de 2008. Calificación: Muy bueno.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...