Alpha Blondy (crítica)

Jam Albarracín | 23.07.2008 - 22:25 | Críticas

Alpha BlondyEL COLOR DE LA HERMANDAD

Cuando África toma el mando, el auditorio se ilumina. Cuando el reggae agarra las riendas, el auditorio se libera. Cuando La Verdad presenta su concierto, el auditorio se desborda. El primer lleno de la temporada en el escenario principal de La Mar de Músicas llegó de la mano de la habitual velada de este diario en el festival cartagenero. Si en la pasada edición fue Youssou N'Dour, en la presente el maestro de ceremonias fue nada menos que Alpha Blondy, uno de los más grandes artistas mundiales de reggae, esa música que aúna paz y amor con reivindicación y orgullo.

Curioso o significativo, el concierto se abrió con Led Zeppelin y se cerró con Pink Floyd. Los primeros en la introducción instrumental a cargo de Le Solar System, adaptando su salvaje Rock and roll; los segundos, en el bis con la versión en clave jamaicana de Wish you where here, canción que precisamente abre el último álbum de Blondy, Jah victory. Reggae y rock son lenguajes internacionales que hace mucho trascendieron fronteras y pasaron a ser patrimonio de la humanidad, sin visados.

También son patrimonio internacional, o debieran serlo, las buenas vibraciones. Y éste es otro de los puntos fuertes del reggae de Alpha Blondy. Su discurso no es menos reivindicativo y político que el de otros gurús del género, como prueban cánticos, consignas y títulos como Politiki, Peace in Liberia -este es el titular, aunque en su introducción Blondy reclama la paz para otros países africanos, tanto como para Irak o Afganistán-, su primer gran éxito Brigadier sabary o el término democratura, mezcla de democracia y dictadura, que acuñó para referirse a las supuestas democracias africanas, pero incluso sus soflamas están argumentadas desde la buena onda y la sonrisa esperanzada.


ALQUIMIA REGGAE

Musicalmente, su manera de afrontar el reggae es magnífica. Permeable al rock y al soul, siempre como elementos enriquecedores pero nunca esenciales. La única esencia es la fiebre tricolor: rojo, amarillo y verde que acaban ofreciendo el color de la hermandad. Suena razonablemente exuberante, sin diluirse en fastos y arreglos. Suficientemente orgulloso, sin resultar airado. O, por decirlo comparativamente, es espectacular sin entrar en el americanismo de Lucky Dube; resulta asequible sin caer en la ligereza comercial de Jimmy Cliff; suena rotundo pero no tan áspero como Tiken Jah Fakoly o Sizzla.

Una propuesta medida, convincente, que caló entre la audiencia y que provocó oleadas de sentimiento positivo y comunicación real. Mister Grande G, la adictiva Cocody rock -con participación del público- y la conocida Sankara, son otros de los momentos estelares de una comunión en forma de concierto. Mr. Blondy es el pastor.

La fiesta de la armonía continuó en el Castillo Árabe con la simpática y amable propuesta del Colectivo Garífuna, en un concierto de homenaje a Andy Palacio, fallecido el pasado mes de enero, artista de la UNESCO por la paz, y el mayor embajador de la cultura garífuna, pequeña minoría étnica que tiene su origen en el siglo XVII en la isla de San Vicente y en la mezcla entre esclavos africanos e indios caribes.

Su sonido tiene ciertas similitudes con el zouk antillano, si bien desde una menor algarabía rítmica y una mayor sencillez formal. Percusiones moderadas, voces que rebosan autenticidad, estética familiar y una notable sensación de hospitalidad. No podía ser de otro modo en la fiesta de la hermandad.

Conciertos: Alpha Blondy & Le Solar System / Colectivo Garífuna. Lugar: Auditorio Parque Torres / Castillo Árabe, 19 de julio. Calificación: Muy bueno / Interesante.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...