Jarvis, el frontman; The Kills, la actitud (SOS4.8, primera jornada)

Jam Albarracín | 07.05.2012 - 06:59 | Críticas

Pulp en el SOS4.8Solo había una manera de ver a Pulp en España: venir a Murcia, al Estrella de Levante SOS4.8, festival de cuya quinta edición era el indiscutible cabeza de cartel. No volverán a actuar aquí, el contrato les obligaba, pero además su líder, Jarvis Cocker, ya ha dejado entrever que tras el último crepúsculo del verano el grupo se separará. La ocasión, pues, se dibujaba todavía más única. Y créanme que justificó las expectativas: tras disfrutar su concierto se entiende por qué toda Inglaterra adora a Jarvis Cocker. Él es 'el frontman' por antonomasia. Utilizando el símil taurino, después de él nadie más.

Comenzaré por el final, con un 'Common people' que solo podrá comprender en toda su magnitud quien lo viviera. Llevo miles -sí, miles- de conciertos en mi mochila vital y acierto a recordar pocos momentos con semejante grado de comunión artista-público. Si lo ve un marciano en viaje de investigación pensaría que los humanos estamos tan unidos que somos uno. Claro que se trataba del hit más esperado de todo el festival, pero antes Jarvis Cocker ya había conquistado a la audiencia con su magnética y poderosísima puesta en escena. El escenario para él es como el césped para Leo Messi.

Su repertorio -con algunos momentos de pausa acaso para recuperar aliento- fue una sucesión de temazos. Abrieron, ahí queda eso, con la estupenda 'Do you remember the first time?' y si la memoria no me falla continuaron con 'Mis-shapes' y 'Razzmatazz'. Qué voz, qué presencia, que dominio, qué sonido, que puesta en escena con fondo multipantalla y grandes letras reproduciendo su clásico logo, el de la portada de 'Different class'.

'Something changed' y 'Sorted for E's & Wizz' precedieron a los tres hitos del concierto: 'Disco 2000', 'Babies' y el citado momento secta de 'Common people', con el inesperado añadido de la presencia murciana, plasmada en el violinista Antonio Morote. Solo estas tres interpretaciones ya justificarían el precio del abono, la presencia de Jarvis también. Aprendan nuestros tan frecuentemente aburridos frontmen españoles.

The Kills en el SOS4.8El otro gran concierto de la velada lo protagonizó The Kills -en la foto de Chema Helmet-. Leopardo como gran telón de fondo, percusionistas robóticos con pañuelos en la boca a los flancos y Alison 'VV' Mosshart y Jamie 'Hotel' Hince justificando su cuero negro de pura actitud. No me extraña que el capo Jack White (The White Stripes) se haya declarado su fan incondicional.

Su punk blues -por definirlo de algún modo- es pura sensación de inquietante electricidad. Premeditado, nocturno y alevoso. Al talego sin escapatoria. El sueño de David Lynch. Sonaron títulos como 'No wow' y 'Future starts slow' y para despedir agarraron de una tacada 'The last goodbye', 'Fuck the people' y 'Monkey 23'.

Su propuesta transmite una cierta insana sensación de peligro pero si Alison y su melena rubia sobre el rostro me dice 'ven', aún sabiendo que será mi ruina, acudo de rodillas, de algún modo hay que morir. Esa onda, no sé si me entienden. Sailor y Lula acelerando por una carretera sin luz al fondo. Si Jarvis Cocker es el frontman, The Kills es la actitud. Y eso en rock puntúa y mucho. Conciertazo difícilmente superable.

Gossip en el SOS4.8El tercer ángulo mágico de la muy buena primera jornada del SOS4.8 llegó de la mano de Gossip. O bien, de la voz de Beth Ditto. Otra que tal pinta, a ésta le das tres escenarios y se los merienda mientras se pinta las uñas. Gossip ya no emiten en aquellas frecuencias cercanas al punk y el riot grrrl de cuando aún llevaban el The en el enunciado, pero a cambio suenan más groovies y bailables. Muy bailables.

A ver, que aunque ahora sean algo así como más dance-soul, sobre todo por la espectacular-barra-impresionante garganta de Ditto, su vertiente rockera y provocadora aún se mantiene y para muestra un botón: ¿eso que suena puede ser una versión del 'Iron man' de Black Sabbath? ¡No me lo puedo 'decrecer'! Pues 'decrézcaselo', amigo, como también hubo guiños para Talking Heads ('Psychokiller') y el final en la despedida, con Beth entre el público, para la desaparecida Whitney Houston con su  'I will always love you', exacto, la de 'El guardaespaldas'.

Por supuesto que hubo mayoría de repertorio propio, con 'Standing in the way of control', su último y oscuro single 'Perfect world' y el megahit 'Heavy cross', otro de esos momentos de 'pelos como scorpions' de la brillante primera jornada del Estrella de Levante SOS4.8.

The Magnetic Fields en el SOS4.8El de The Magnetic Fields [foto: Chema Helmet], en el interior del Auditorio, era otro de los conciertos que mayor expectación había despertado, por algún motivo que desconozco, pues la banda liderada por Stephin Merritt no emite en frecuencias ni muy populares, ni demasiado estándar. Quizá esto motivó la división de opiniones a la salida, pero es que The Magnetic Fields son lo que vimos, aunque en esta ocasión sin su habitual fondo de caja de ritmos cutre.

Lo suyo es una suerte de romanticismo fatalista que suele saldarse con derrota y sin estridencias. Mirada cabizbaja que ciertamente brilla más -mucho más- cuando Stephin toma los dramáticos mandos vocales ('I've run away to join the fairies', 'Andrew in drag') que cuando lo hace Claudia Gonson y el asunto torna más folkie, salvo honrosas excepciones como la de 'Your girlfriend's face'.

Si a la chica del banjo le hubiera dado una indisposición (leve, eh) y hubiera dejado de tocar, eso que habríamos ganado. Pero su salud resultó una mina y no dejó de dar la brasa, cum laude en 'Goin' back to the country'. La gente se fue marchando sobre la marcha y se perdió el desbordante romanticismo final de 'Forever and a day'.

Del resto, varias cosas a destacar. Que la electrónica hedonista de Friendly Fires es demasiado obvia pero tanto como funcional: todo el mundo pegando botes como si de  merengues en la Cibeles se tratase. Cumplen su cometido, pero artísticamente no merecen especial relevancia. 'Hawaiian air' es divertidad, pero tanto como prescindible. No hicieron daño, pero su perfil bajo me invitó a acudir al DJ set de Yelle. Interesante, electrónica con cierto french charme -ya se sabe que los galos son los más estilosos, es así- y momento estelar cuando por fin la bella agarró el micro y se cantó tres piezas, entre ella 'À cause des garçons'.

Más constataciones: que el indie murciano luce pujante, como demostraron tanto Perro como Analogic en su condición de rompehielos; que el astro francés de la electrónica SebastiAn perdió su vuelo -cierto placer observar que en Francia también cuecen habas (smiley)-; que Simian Mobile Disco son bastante cracks pinchando; que me perdí a Buraka Som Sistema y el extraño espectáculo 'Requiem' por exigencias del guión; y que el indie español va para atrás, es cada vez más moñas y está a años luz del inglés o el americano, como demostró el concierto de Grupo de Expertos Solynieve, con Jota tal vez intentando retomar la esencia pop de los primeros Planetas, pero con horchata de oferta en las venas. Si por aquí pasan las esperanzas del indie patrio, apaguen y váyanse. Actitud o muerte. He dicho.

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...