Aute y el factor emocional

Jam Albarracín | 10.10.2012 - 08:11 | Críticas

 

AuteAdemás de inevitable, el paso del tiempo tiene algo de cruel, sobre todo cuando se lo observa desde el lado de la madurez. De modo que cuando, llegados a la hora y media de concierto, Luis Eduardo Aute comienza a explicar el motivo de 'El niño que miraba el mar', la canción que da título a su inminente nuevo álbum que preestrenó en el Romea, un nudo atenazó su garganta y unas lágrimas traicioneras humedecieron su vulnerabilidad, apenas atenuada por sincera la ovación del respetable. Su vulnerabilidad, la del ser humano. Desde ahí hasta el final cada canción sonó a abrazo, cada aplauso a (merecido) homenaje.

Esos últimos minutos, saldados con 'Slowly', 'Giraluna', 'Sin tu latido', 'La belleza' y un bello 'Al alba' interpretado a capella, plasmaron eso que llamamos la magia del directo, aquello que ningún disco puede captar en su totalidad. Claro que son algunas de sus mejores canciones dentro de un repertorio poco prolijo en el recuerdo de sus éxitos, pero que Aute no sea nada sospechoso de demagogia emocional le añadió el poderoso plus de sentimiento, bastaba con estar allí para masticar la emoción. La canción parte de un regalo de sus hijos: un montaje con dos fotografías del autor mirando el mar desde una misma perspectiva. Con 67 años de diferencia. Vulnerabilidad, decía.

Hasta entonces Aute había ofrecido un concierto cálido, cercano, pausado, íntimo y con dos temas principales como eje de su comunicación verbal con el público: la riqueza del sexo y la pobreza del actual mundo financiero. Por cierto que afirmó ser creyente -de otro Dios distinto al dinero- aunque al Papa lo puso a caldo. También su repertorio ahondó en estas dos líneas: 'Mojándolo todo' es un libidinoso blues leve, 'Quiéreme' aúna sexo y amor, presente éste en su estado más conceptual en 'Prefiero amar'. El estreno de 'Feo mundo inmundo' (las siglas no engañan: FMI), 'Atenas en llamas' o 'Imaginación', directamente dedicada a quienes rodearon el Congreso la pasada semana, incidieron en su preocupación social por “un sistema que está en sus estertores de muerte pero al que todavía le queda mucho daño por hacer”.

Un concierto de Aute siempre es lindo, aunque no le diera tiempo a acabar el montaje de la película que debía proyectarse -por lo que se disculpó y emplazó a un próximo estreno en el Salón de Espejos del teatro- y ofrece momentos de indudable calidad y belleza. Nada aporto al afirmar que se trata de uno de los autores más grandes del cancionero en español, pero igual debo confesar que de tan pausado y confesional el concierto puntualmente llegó a bordear algo parecido al tedio. Hasta que surgió lo inesperado, la chispa, la emoción desbordada. Y caray, es por momentos como esos por los que uno a veces se siente un privilegiado. Escuchar, ver, sentir, comunicar: bendita profesión, si me permiten.

 

Concierto: Luis Eduardo Aute, preestreno de 'El niño que miraba el mar'. Formación: Aute (voz, guitarra), Tony Carmona (guitarras, dirección musical), Cope Gutiérrez (teclados, secuencias) y Cristina Narea (voces, percusiones, guitarra). Lugar: Teatro Romea, 30 de septiembre de 2012. Calificación: Entrañable.

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...