Indies y americana

Jam Albarracín | 13.11.2012 - 16:17 | Críticas

Andrew Bird en directoA menudo valoramos la música, sobre todo en directo, por los intangibles. Conceptos resbaladizos y de apreciación subjetiva como magnetismo, actitud, coherencia, no hablemos ya de sentimiento, belleza o magia. Factores no medibles de modo estándar que escapan a la estadística y que sin embargo son los que hacen que la música nos enamore, que sea un arte tan emocionante y visceral.

Andrew Bird incorporó todos los intangibles junto a los técnicamente palpables (buenas composiciones, notable interpretación) en una alineación que solo podía obtener tal resultado: goleada a favor de los sentidos.
Que Bird tiene 'el resplandor' es algo que quedó claro desde el minuto uno. Lo demostró con su voz cálida, limpia y delicada -cuyo timbre recuerda por momentos al de un Rufus Wainwright más tímido y menos barroco-, con su guitarra, con sus silbidos -otra fuente de sonido más-, con su xilófono puntual, montando 'loops' con enorme naturalidad donde otros pretenden haber descubierto la pólvora y desde luego desde la versatilidad de ese violín maestro, del que ora extrae sentidos lamentos, ora rasguea cual guitarra popular. Pero, por encima de todo, lo que le aporta mayor grandeza a su propuesta es su capacidad para transmitir. Hay quien prefiere llamarlo credibilidad. Es algo fluido, natural.

Desde el inicio a solas con 'Hole in the ocean floor' hasta la despedida con 'Weather systems' -toda una sección de cuerda creada con bucles desde su violín-, el de Chicago ofreció un magnífico concierto en el que la audacia de la improvisación real encaja con  la absoluta conexión entre los músicos, acaso con especial lucimiento en esos temas en los que Bird, Ylvisaker y Hampton cantan en torno a un único micro. El sonido es americana, pero interpretada por indios. O por indies. Las canciones siempre ofrecen giros inesperados, detestan la linealidad sin dejar de ser melódicas, pervierten la tradición sonora americana sin perder el respeto por la misma. Folk de raíces rotas.

Andrew Bird entiende el directo alejado de los estándares del concierto-de-rock al uso. Me cuesta destacar entre la reciente maravilla de 'Three white horses' y la espléndida 'Sovay'; entre 'Desperation breeds' y esa especie de blues del desierto que es su versión de The Handsome Family 'When that helicopter comes'; entre 'Effigy' y el rush country final de 'If i needed you' (original de Townes Van Zandt) y 'Railroad Bill'.

La sensación en todo momento es la de estar disfrutando de algo especial, algo conectado con el arte pero también -o quizá precisamente por esto- con la comunicación, con otro modo de comunicación, menos demagógico y más esencial. Un concierto bello, de calidad y formato inusuales.

 

Concierto: Andrew Bird (XXXII Cartagena Jazz). Formación: Andrew Bird (voz, violín, guitarra, xilófono), Jeremy Ylvisaker (guitarra, voces), Alan Hampton (bajo, voces) y Martin Dosh (batería). Lugar/Fecha: Nuevo Teatro Circo, 11 de noviembre de 2012. Calificación: Notable.

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...