Oxitocina Pop (SOS4.8, primera jornada)

Jam Albarracín | 04.05.2013 - 12:57 | Críticas

 

Guy Connelly (Clock Opera)También conocida como la hormona de los mimosos o la molécula del amor -buenrollismo en román paladino-, la oxitocina se encarnó en melodía pop para anegar de buenas vibraciones la primera jornada de la sexta edición del Estrella de Levante SOS4.8, un festival que, en esta época en que las alegrías económicas brillan por su ausencia, logró convocar en Murcia a 35.000 personas. The xx y Clock Opera ofrecieron los mejores conciertos de una extensa velada que finalizó entre efluvios de electrónica bailable.

Los murcianos ARSENAL fueron los encargados de romper las hostilidades en directo -antes en el SOS Club lo habían hecho los también murcianos Ángel Pop y Vincent DJ- y lo hicieron lastrados por un sonido que nunca llegó a ser óptimo, una característica común durante toda la velada en el Escenario Jäggermeister a diferencia del excelente del Estrella de Levante, el plató principal. Fue ahí donde DORIAN esgrimió sus virtudes: pop sencillo, por momentos incluso elemental, pero con una notable capacidad de conexión con el público más joven. La banda barcelonesa encabezada por Marc Gili abrió con 'Los placeres efímeros', similar inicio al del nuevo disco que presentaban. La intensidad final de 'Arde sobre mojado' y su hit 'Cualquier otra parte' fueron sus mejores momentos.

Nadie vio como lo hicieron, pero los imparables KAKKMADDAFAKKA colocaron una cama elástica como pista y todos empezamos a botar con sus canciones de pop efectivo, divertido y sin pretensiones pero razonablemente versátil y muy bien esgrimido, violoncello y coristas-deportistas incluidos. Adelantaron algunas canciones de su inminente próximo álbum y sus mejores momentos llegaron en el inicio ('Bill Clinton', 'Touching') y en la despedida, con la coreada 'Your girl'. Siempre es fin de semana en la música del combo noruego. Antes, el folk más soporífero que ensoñador de CUCHILLO y los guipuzcoanos GRISES -éstos con problemas técnicos- hicieron elocuente la ausencia de pujantes grupos murcianos como Neuman o Varry Brava. 

A continuación tuvo lugar uno de esos momentos inevitables en los festivales. A los 15 minutos de concierto de Clock Opera comenzaban The xx. El concierto de los primeros era tan bueno que uno tenía la tentación de convertirse en Mourinho: ¿por qué? Pero entre el buen ambiente imperante y mi capacidad para la transmutación -es lo que tiene la veteranía- conseguí disfrutar en gran medida de ambos, a la sazón los dos mejores directos de la primera jornada del SOS4.8. Y puestos a jerarquizar, me quedo con el de CLOCK OPERA, la banda de cuatro componentes liderada por Guy Connelly.

La suya es una suerte de arquitectura sonora que parte de la desnudez para ir incorporando capas de sonido sobre estructuras circulares hasta lograr piezas de gran magnetismo y emoción. Uno de esos conciertos que uno agradece haber visto y cuya impronta quedará marcada de modo indeleble en la memoria personal. Un repertorio sin altibajos, tratado con minuciosidad artesanal y con highlights como 'Once for all', la ceremoniosa 'White noise' y la soberbia despedida con 'Belongings'. Cuando sonaron los primeros acordes el público comenzó a cantarla, lo que pareció sorprender a un agradecido Connelly. Brillantes.

Un decorado de luces blancas sobre fondo negro y un sonido de absoluta pulcritud fue el marco idóneo para que THE xx esgrimieran su atractivo y enigmático discurso. Sus canciones se sostienen sobre tan pocos elementos que a veces da la sensación de que desaparecerán entre la bruma, en una especie de solipsismo sonoro que paradójicamente acaba trascendiendo hasta convertirse en factor generacional. Solo existo yo, todos somos yo. Desde el hola con 'Try' hasta el adiós con la bellísima 'Angels' (¿puede haber despedida más tierna que la voz de Romy Madley-Croft susurrando 'in love, love, love'? Todo su concierto pareció tocado por una cierta sensación de mágica irrealidad. Su éxito resulta comprensible, The xx son diferentes.

Lo que me resulta menos perceptible es la supuesta calidad de CRYSTAL FIGHTERS. Su mezcla de folk europeo y electrónica resultó exótico para los ingleses, pero tres años más tarde de su debut y a juzgar por su directo en el SOS4.8, cualquier parecido con la calidad, más que coincidencia, es una broma. Su discurso es burdo, inconexo y patán y los nuevos temas mostrados piden a gritos tapones para los oídos. Su halo hippie no basta. No merecen ni una palabra más. Sí las merecen HOLA A TODO EL MUNDO, cuyo sonido ha ganado en concreción y pegada; un JOHN TALABOT maestro en el arte de la seducción electrónica; y la exquisita sensibilidad de JAMIE xx en su sesión de acento muy clubber.

Para el final me dejo a unos irregulares BLOC PARTY, de directo menos rock de lo que cabía esperar, con un sonido de caja tan comprimido como incomprensiblemente presente, que dejaron notables rastros del gran grupo que fue, pero que me temo caminan en la cuesta abajo de una carrera de inicio brillante allá por 2005. Kele Okereke sigue siendo un notable vocalista y escuchar en directo 'Positive tension' o el tremendo trallazo que es 'Banquet', con sus eléctricos cruces de guitarras, no deja de ser un placer. Como lo fue la despedida con 'Crystalized'.

MODESELEKTOR casi me perforan el tímpano con su techno alemán demasiado obvio, pero DJ2D2 me lo curó en el SOS Club con su grata muestra de cultura pop acústica y visual.

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...