Ariel, Leiva y Loquillo: Tres de los nuestros

Jam Albarracín | 09.09.2013 - 07:38 | Críticas

Uno de los nuestrosMurcia despidió con honores -casi 7.000 personas pese a los eventos gratuitos en otros puntos de la ciudad- la última cita de 'Uno de los nuestros', un espectáculo a tres bandas a modo de máster de rock and roll en español. 

Pero aunque tanto Leiva como Loquillo y Ariel Rot tuvieran palabras de cariño y admiración hacia sus compañeros, aunque se mentasen términos como unidad, amistad y hasta hermandad, y no haya por qué dudar de la sinceridad con que fueron citados, la sensación final no fue la de tres colegas con un objetivo común, sino la de un Loquillo en clave estelar por un lado y unos Ariel y Leiva, ahora sí hermanados, por el otro.

Cuestión de egos, supongo, porque tras un inicio compartido en el que sonaron 'El ritmo del garage' y 'Rock de Europa' (Moris), tanto Ariel Rot -con Leiva en la sensacional 'Baile de ilusiones' y en un medley de Tequila-, como Leiva -con Ariel en 'Lady Madrid' y 'Mucho mejor'- sí transmitieron ese pregonado sentimiento de 'puedes contar conmigo' y de todos a una. ¡Qué buen rollo daba verlos interactuar!
 
A solas también brillaron. De Rot destacaré la estupenda 'Para escribir otro final', de su reciente álbum 'La huesuda', y 'Me estás atrapando otra vez', magnífica pieza sobre la droga de su época en Los Rodríguez. De Leiva me quedo con 'Nunca nadie', con la que abrió, y 'Como lo tienes tú', de Pereza, dentro de un directo en continuo tono alto y que fue el que mejor conectó con el público más joven (“siempre lo digo pero hoy más: muchas gracias por, en estos tiempos, pagar una entrada y llenar el recinto”).

Pero si Ariel Rot es la clase y Leiva el tío legal, Loquillo es el capo. Y con los capos no se discute. Su concierto tuvo más volumen, más duración y solo permitió la aparición de los anteriores en un final con 'Rock and roll star' -cantada íntegramente por él y con solo a cargo de su guitarrista Jaime Stinus- y en la despedida por Burning ('Qué hace una chica como tú en un sitio como este').

Desde luego El Loco sabe cómo manejar a una audiencia y si en su repertorio acumula himnos multigeneracionales como 'El rompeolas' (“no hables del futuro, es una ilusión, cuando el rock and roll conquistó mi corazón”), su adaptación del original de Johnny Cash 'El hombre de negro' -así vistió él y toda su numerosa banda-, 'Feo, fuerte y formal' o ese 'Cadillac solitario' al que todos los karaokes del mundo no podrán restar grandeza, el resultado es claro.

Loquillo mantuvo su tono disidente y luchador alterando los versos de 'Rock and roll star (“Invertiré mucha pasta me dice mi productor / con el objeto de hacerte estrella del rock and roll / me dice 'yo te haré rico, tú solo has de cantar bien / si no te suben el 21% en Cultura'”), acumulando ovación tras ovación, pero su concierto devino excesivamente rockero para un cantante que hoy brilla más en registros más poéticos y teatrales.  

Ariel Rot, Leiva y Loquillo se despidieron fundidos en un abrazo y con el público feliz, pero puesto a elegir me quedo con los dos primeros tercios de 'Uno de los nuestros', un show al que el tiempo otorgará su recuerdo de grandeza.

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...