B-Side: Hasta caer rendidos (y levantarnos)

Jam Albarracín | 09.09.2013 - 07:48 | Críticas

Lori Meyers en el B-Side [Foto: Javier Carrión]Los granadinos Lori Meyers y los murcianos Second fueron los grandes triunfadores del B-Side, el festival de pop rock de Molina de Segura que la noche del sábado celebró su novena edición. Lo hizo una vez más con éxito: un público suficiente -casi 6.000 activos espectadores-, un presupuesto razonable, un programa interesante y, esto sí, menos comodidades que en años anteriores. 

Dificultades unas más evitables (un único puesto de comida) que otras (escasez de aparcamientos por culpa de la lluvia previa). El piso de césped, esto sí, drenó perfectamente las veleidades del Anticiclón de las Azores.

Abrir un festival siempre tiene un algo de sacrificio, máxime dadas las circunstancias meteorológicas. No obstante, cuando El Columpio Asesino atravesó el ecuador de su concierto ya había un número de público considerable dispuesto a apreciar las virtudes del que es uno de los mejores grupos del rock español.

Hábilmente, los de Pamplona guardaron sus mejores balas para el final: 'Diamantes', 'Perlas', el superhit 'Toro' -en su versión de un único estribillo doble, mira que son escuetos- y uno de sus arrebatos de electricidad perversa que han titulado 'Punk'. Abrieron con 'Ye ye yee', una canción de su ya lejano primer disco, y no faltó la maldita 'La marca en nuestra frente es la de Caín'.  Sonaron algo apagados, lo que unido a su propuesta tensa, oscura y casi asfixiante, pareció un presagio de tormenta.

Pero la tormenta de buenas canciones, notable iluminación -esas luces de contra les van que ni pintadas- y excelente puesta en escena -todos ataviados al modo de 'La fuga de Logan- llegaría a continuación con el directo de Second. Hacía justo cuatro días que los murcianos acababan de publicar su nuevo álbum, 'Montaña rusa' -punto para la organización-, pero Sean, Nando, Javi, Jorge y Fran optaron por la dosificación. Un festival nunca es el mejor lugar para desgranar un álbum todavía poco conocido, así que tras la apertura con '2502' -un auténtico temazo de intención bailable, gran melodía y certera letra, envuelto en un halo de melancolía-, solo adelantaron tres nuevas canciones más: la enérgica 'Las serpientes', la compleja 'Caramelos envenenados' y la épica 'La distancia no es velocidad por tiempo', una canción que entronca con algunos de sus hits más conocidos como 'N.A.D.A.' y 'Rincón exquisito'. No paran de crecer, cada día son mejores.

Second son extraordinarios, personalmente fue el concierto que más disfruté junto al de Who Made Who, pero sus canciones no son tan sencillas y redondas como las de Lori Meyers, protagonistas del concierto más popular del festival. Las de los granadinos son piezas sin complejidad, pero igualmente sin nada reprochable. Están en su mejor momento, suenan muy bien, tienen un repertorio amplio -hasta 23 canciones interpretaron- y la melodía es la liturgia a la que ofrecen sus almas.

De modo que cuando agarran unas cuantas como 'Luciérnagas y mariposas', con la que iniciaron su directo, 'Mi realidad', la estupenda 'Planilandia', la siempre coreadísima 'Luces de neón', la acertada 'El tiempo pasará', con Anni B. Sweet como invitada cada vez más habitual (a ver esas revistas del corazón indie), la menos conocida pero notable 'Religión' -una crítica a la manipulación televisiva- o 'Emborracharme', todo el mundo cae rendido (y se levanta) ante semejantes caramelos. Seguro que llevan droga o algo, porque enganchar vaya si enganchan. La anécdota llegó cuando tocaron 'Tokio ya no nos quiere' y el fantasma de Ana Botella planeó por el Sánchez-Cánovas. 

Dudé si tomarme un 'relaxing cup of café con leche', pero opté por el gintonic, más apropiado para disfrutar con el show bailable, alocado, irreverente y muy divertido de Who Made Who. ¡Madre mía la que montan estos tres escandinavos locos! La combinación de la voz grave del guitarrista Jeppe Kjellberg y el falseto del impresionante bajista Tomas Hoffding resulta tan atractiva como su esquizofrenia sonora, que igual propone discofunk que glam-rock, extraños pasajes de cuelgue lisérgico o trituran las enseñanzas de AC/DC, de una de cuyas canciones precisamente toman su nombre. Interpretaron mayoría de temas de su último trabajo, 'Brighter', y dejaron un buen sabor de boca.

Justo lo contrario que ocurrió cuando un técnico de sonido incapaz de realizar su trabajo (que el DJ sonara) pero capaz de extralimitarse en sus funciones, sacó de escena con cajas destempladas a Cristian Set Roc, curiosamente el DJ que mejor (breve) sesión estaba ofreciendo de la noche. El público le increpó con razón y como el asunto me agrió el ánimo y Yall empezaron a desgranar un techno demasiado previsible, me largué a casa. Que las 5 siempre fue una buena hora para decir adiós a una grata velada.

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...