Madeleine Peyroux - La confesión del ángel

Jam Albarracín | 18.11.2013 - 09:34 | Críticas

Madeleine Peyroux con la Sinfónica de MurciaSe anunciaba como velada doble de jazz vocal femenino, pero la cuarta del Festival de Cartagena tuvo poquito jazz y una única protagonista: Madeleine Peyroux. Quien la precedió en escena, la brasileña Luciana Souza, se limitó a ofrecer un cortés aperitivo, un entremés para abrir boca, un rol secundario rol en el reparto pese a su linda voz. 

Esto sí, la de Athens (REM, The B-52's, Matthew Sweet... ¡quiero beber ese agua!) por fin ofreció un directo a la altura de sus discos, algo no tan habitual hasta hace poco tiempo.

Lo que ofrece Peyroux es eso que los americanos llaman 'contemporary jazz', una variedad del jazz vocal que conecta con el soft soul, con el R&B y con el pop adulto. Música negra distinguida, estilosa, perfectamente pulida y que, en su caso, juega con un actualizado 'american songbook'. Lo hace perfectamente arropada por unos músicos tan precisos como contenidos y, la noche del viernes, con el apoyo de hasta 17 románticas cuerdas nada estruendosas. Bien por la Sinfónica murciana. Pero lo mejor de todo es su voz. Como ocurriera con su adorada -y frecuentemente comparada- Billie Holiday, Madeleine no está dotada de un portentoso registro, pero maneja el 'sotto voce' cual ángel en confesión. Para gritar ya están los de la ópera, esto se llama seducción.

La pinza de su concierto era la presentación de 'The blue room', álbum que rememora en parte la influencia del angular ''Modern sounds in country and western music' de Ray Charles. Sonaron casi todas y casi todas lucieron con encanto e inconfundible elegancia. Desde la apertura con 'Take these chains (from my heart)' hasta el cierre con 'Desperadoes under the eaves', el original de Warren Zevon. Con sabor razonablemente country en 'Guilty' (Randy Newman) y 'Changing all those changes' (Buddy Holly). Con sensibilidad desbordante en 'I can't stop loving you' -esa 'torch song' debería estar prohibida, los chicos no podemos llorar- y en su muy particular y emotiva adaptación de 'Bird on the wire', la mejor de las dos que interpretó de Leonard Cohen. 

Tampoco faltaron a la cita 'Between the bars' (Eliott Smith), 'Born to lose' y el clásico de los Everly Brothers 'Bye bye love'. Todas esgrimidas, insisto, con una intensidad y una implicación para con su propia música que engrandece su propuesta y que eché en falta en ocasiones pasadas. La queremos más así, Ms. Peyroux.

Previamente Luciana Souza ofreció un concierto que supo a poco, pese a su bella voz. Dotada de gran simpatía y poseedora de un canto grácil y pizpireto, pero escuetamente acompañada por el (notable) guitarrista Romero Lubambo, la de Sao Paulo centró su repertorio más en 'Duos III' que en 'The book of Chet', sus dos últimos álbumes simultáneos. Abrió con 'Doralice' y sonó linda en su versión del original de Jobim 'Chora coraçao', pero su directo se apreció en exceso pequeño. O no era el recinto o no era el formato.

 

Concierto: Madeleine Peyroux (+ Luciana Souza) (XXXIII Cartagena Jazz Festival). Formación: Madeleine Peyroux (voz, guitarra), Jason Rebello (piano, Wurlitzer, Hammond B3), John Herington (guitarra eléctrica), Barak Mori (contrabajo), Darren Beckett (batería) y sección de cuerda de la Sinfónica Región de Murcia. Lugar / Fecha: Auditorio El Batel, 15 de noviembre de 2013. Calificación: Notable.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...