The Waterboys - El blues de la luna llena

Jam Albarracín | 02.12.2013 - 07:15 | Críticas

Mike Scott (The Waterboys) en su concierto en Cartagena JazzAparece en escena con guitarra acústica, americana de ante y sombrero de trovador y los acordes de la preciosa 'Strange boat' logran apenas imponerse al griterío del público. Mike Scott cree que su música debiera haber trascendido con mayor autoridad de lo que lo ha hecho, pero lo cierto es que la expectación generada por el concierto de The Waterboys pocas veces se había dado en el Cartagena Jazz, cuya brillante -aunque poco jazz- 33 edición clausuró el grupo británico con su notable directo.

Con un sonido un tanto estridente -es lo que tiene la 'big music' o si lo prefieren la épica ochentera-, la banda formada en Londres repasó su época dorada aprovechando el 25 aniversario de su disco más popular, 'Fisherman's blues'. Hacía bastantes años que Thistlethwaite y Hutchinson no compartían escenario con el jefe, pero ni siquiera el por momentos insolente violín de Steve Wickham consiguió añadir neblina a la luz cegadora: Mike Scott es The Waterboys. O al menos lo mejor de The Waterboys. Su voz rota de influencia dylaniana sigue siendo magnífica y tremendamente expresiva en su fraseo.

Hay varios factores destacables en el directo del grupo liderado por el vocalista escocés de aspecto bohemio y destacada presencia. Para empezar y pese a lo contundente de su propuesta, ni una sola guitarra eléctrica hará acto de presencia en todo el show. Asunto acaso anecdótico en un concierto que mostró las diferentes facetas de una banda que va mucho más allá del folk-rock y de la reivindicación de unas raíces no obstante ciertas y bien presentes, de modo contundente en su adaptación del tradicional 'The raggle taggle gypsy'.

A saber, ese folk irlandés que a veces transmuta en hillbilly -el origen del country- en una poderosa muestra del conocido concepto de ida y vuelta en la música ('Stranger to me' o la bella 'I'm so lonesome i could cry', a la sazón original de Hank Williams); una vertiente blues, con Scott al piano eléctrico, que en directo resulta especialmente convincente ('Blues for your baby', la estupenda 'Tenderfootin'') y por supuesto esa 'big music' de ambientación majestuosa y brillantes melodías pop que tuvo buenas muestras en 'A girl called Johnny' -de su debut álbum de 1983- y por supuesto en la deseada (y bailada) 'The whole of the Moon'. Por cierto, se agradece que no destrozasen, sino todo lo contrario, su mayor hit. Claro que el momento 'rebelión en la granja' se había producido minutos antes cuando, ante la llamada de 'Fisherman's blues, el público se levantó masivamente de sus asientos haciendo inútil la estirada de las azafatas.

Otros buenos momentos llegaron con 'Don't bang the drum', con la versión de Bob Dylan 'Girl from the North Country' y con la concluyente interpretación de 'We will not be lovers' pero, insisto, lo mejor del concierto fue el propio Mike Scott. Un frontman y cantante que está por encima de sus propias canciones.
 

 

Concierto: The Waterboys (clausura del XXXIII Cartagena Jazz). Formación: Mike Scott (voz, guitarra acústica, teclados), Steve Wickham (violín), Trevor Hutchinson (bajo, contrabajo), Anto Thistlethwaite (saxo, mandolina) y Ralph Salmins (batería). Lugar / Fecha: Auditorio El Batel, 29 de noviembre 2013. Calificación: Notable.

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...