Hola, somos Duncan Dhu

Jam Albarracín | 02.12.2013 - 19:32 | Críticas

Duncan Dhu en MurciaOficialmente eran 12 años, pero si tenemos en cuenta que con 'Crepúsculo' (2001) no hicieron gira, la realidad habla de dos décadas completas para volver a escuchar aquello de 'Hola, somos Duncan Dhu'. Aconteció la noche del sábado, en un abarrotado Auditorio Víctor Villegas, y casi fue lo único sin melodía que salió de la garganta de Mikel Erentxun. El resto, 29 canciones en algo más de dos horas, mostró a un grupo serio, mesurado, adulto y respetable.

¿Es suficiente? Es lo que hay. Duncan Dhu ha virado hacia el folk-rock americano y hacia la interpretación de alta fidelidad. Sin defectos ni riesgo apreciables, su sonido sencillo y atenuado -hasta que el público gritó “¡no se oye!” aquello parecía un videoclip a bajo volumen- resulta correcto y agradable. El factor pop siempre lo tuvieron y la melancolía existencial también: aunque ahora la esgriman con cicatrices más creíbles, la del paso del tiempo es una temática recurrente desde sus primeras grabaciones, cuando aún eran unos jovenzuelos cuya imagen se reflejaba en las brumas de los hoy lejanos, pero perpetuamente reivindicados, años ochenta.

Duncan Dhu argumentó su extenso concierto en dos mitades claramente diferenciadas. Abrieron alternando canciones de su notable nuevo disco, 'El duelo', y del citado previo de 2001, 'Crepúsculo'. Acústicas, lap steel, sonido de órgano y no me refiero al del corazón del público, que emitía más decibelios que toda la banda junta. 'No dejaría de quererte' y 'Cuando llegue el fin' son buenas (nuevas) canciones de letras inspiradas pero suenan mejor en el salón de casa, por eso de un directo se esperan otras prestaciones. Sean las que fueren, el sábado brillaron por su ausencia. Lo que no impidió, esto sí, que el público siguiera con palmas hasta las baladas.

El protagonismo vocal de Diego Vasallo (¿entre Johnny Cash y Nacho Vegas? Solo en un alarde de generosidad) en 'Lobos' y 'Los días buenos' dio paso a la segunda mitad, la inevitablemente más esperada por un público no tan mayor (media aprox: 35 años). Es ahí cuando, partiendo de 'Una calle de París', con algún recuerdo a la actualidad como en el caso de la notable 'La última canción' y hasta llegar al vuelo de 'Cien gaviotas', uno recuerda la gran cantidad de éxitos que el tándem Erentxun – Vasallo fue capaz de facturar, más allá de su calidad variable: 'La barra de este hotel', 'Esos ojos negros', su aclamada adaptación de 'Jardín de rosas' (Lynn Anderson), 'La casa azul', 'Palabras sin nombre', 'En algún lugar', 'No puedo evitar pensar en ti'...

Pero no, yo tampoco pude evitar pensar en la aparente contradicción en la que se basa el esperado nuevo show de los honestos y solventes donostiarras. Mikel Erentxun afirma no considerarse nostálgico y no hay por qué dudar de sus palabras, pero el de Duncan Dhu fue un concierto que osciló entre la nostalgia del presente y la del pasado. Con poca pasión de por medio.

 

DUNCAN DHU
Formación: Mikel Erentxun (voz, guitarra), Diego Vasallo (bajo, voz, armónica), Fernando Macaya (guitarra), Joseba Irazoki (guitarra, lap steel), Mikel Azpiroz (teclados) y Charly Aranzegui (batería). Lugar / Fecha: Auditorio Víctor Villegas, 30 de noviembre 2013. Calificación: Respetable.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...