Desmesura funk (Crítica Maceo Parker)

Jam Albarracín | 30.03.2014 - 13:16 | Críticas

Maceo Parker en directoExuberante, desmesurado, abrumador. Calificativos apropiados para definir el concierto que Maceo Parker y su banda de siete piezas ofrecieron la noche del viernes en el TCM. También contagioso, vitalista e irresistible. E igualmente presumible e imprevisible a la vez: conoces el destino pero no la ruta. A sus muy bien llevados 71 años, Maceo tiene la gloria en un bolsillo y el dominio en el otro. Un gesto suyo es ley. Él decide cuándo y cómo, sin necesidad de porqué. El funk es la única razón.

Maceo Parker y los suyos ni siquiera gastan 'setlist'. El jefe decide sobre la marcha y se lo hace saber a sus músicos, a menudo simplemente marcando un compás o esbozando una línea melódica. Arranca el tema, aumenta la temperatura. Mr. Parker sube y baja los tempos, agarra el saxo o se acerca al micrófono, habla, canta, agradece, pide palmas o se abre de brazos en medio de la escena y el espíritu santo del funk no aparece porque ya vive allí: infección inevitable, todos en cuarentena.

Dice mil veces que nos quiere y, aunque no le creemos, nosotros sí le queremos a él. Se baja a pasear entre el patio de butacas, introduce los solos, pone a cantar (¡y de qué modo lo hacen!) a sus dos chicas del coro y en medio de aquella orgía negra, solo aparentemente casual, todos bailamos. Algunos avispados, en pie desde el lateral; el resto, con el trasero en lucha mortal contra el asiento. Es el veneno del funk: se inocula sin aviso ni estridencia, pero no tiene cura.

Ocurrió así durante casi dos horas y media, de las cuales solo la media última amenazó con romper un tanto la magia, al entrar el sacerdote en una especie de bucle espacio-temporal del que llegué a dudar que encontrara la salida. Sin este tramo de 'cocción', el concierto hubiera resultado más redondo.

Los títulos casi dan igual porque lo que seduce es el desarrollo y el elevado sentido del espectáculo. Aún así cabe destacar 'Make it funky', los poco prodigados solos de saxo de 'You don't know me' o el homenaje tributado a Ray Charles en 'Moonlight in Vermont'. De los solos, me quedo con el del guitarrista Bruno Speigh, original y prodigioso en su mano derecha. El edulcorado momento Disney de 'When i fall in love', en cambio, solo sirvió para el lucimiento de Dennis Rollins y su trombón.

El de Maceo Parker fue un concierto de gran envergadura artística, servido por unos músicos esplendorosos y en el que no dejan de darse situaciones diversas que rompen cualquier amago de monotonía. Y con un Parker que brilló más como líder absoluto que como cantante e incluso que como saxofonista. Gran cierre para un buen ciclo, el 'Jazz and black' del TCM.
 
 
MACEO PARKER
Formación: Maceo (saxo, voz, flauta), Dennis Rollins (trombón),  Will Boulware (teclados), Bruno Speight (guitarra eléctrica), Skeet Curtis (bajo), Marcus Parker (bateria) y Martha High y Darliene Parker (coros). Lugar: Teatro Circo Murcia, 27 de marzo. Calificación: Notable.

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...