Alondra embelesó a la luna (crítica)

Jam Albarracín | 08.07.2009 - 14:10 | Críticas

La magia de Alondra planeó sobre La MarLa Luna hinchó sus carrillos para disfrutar en plenitud con la propuesta de Alondra Bentley, una sesión de embelesamiento sonoro que es pura fragancia de exquisitez. La indomable Lidia Damunt y la agradable Laura More completaron el programa de Nosotras somos de aquí, la estupenda velada de eufemístico enunciado acaso para sortear la palabra tabú: Murcia. A estas alturas.

Lidia Damunt, quien abrió la velada, y Alondra Bentley, quien la continuó, son dos de las cinco mejores propuestas que se puedan encontrar hoy en la música independiente nacional. Ambas son ‘raras avis’, situadas formalmente entre sí en las antípodas y sin embargo fans mutuas.

Damunt es un espíritu libre, salvaje, indómito. A solas, con la única compañía de su guitarra acústica, su armónica y una pandereta cosida a su pie derecho, Lidia muestra un imaginario propio tan rico como improbable y rotundamente personal en el que los Aloes de 50 metros le hablan, en donde "La Verdad es un periódico de Murcia y nada más" (Ocho caballitos de mar), en el que consigue escapar aullando del Palacio hecho de roca, en el que toma parte de El hundimiento del Sirio y en el que, como vemos, abundan las referencias a su tierra. Ya desde su inicio con la impagable Soy Tormina del Mar Menor.

Todo ello argumentado desde una actitud que cabe calificar como punk, o como tocada por el mismo espíritu del rock and roll original. Precisamente hizo una versión de Blue suede shoes que hubiera noqueado no sólo a Carl Perkins, sino a los mismísimos Sex Pistols.


ENCANTAMIENTO

Alondra Bentley es la delicadeza, la caricia, la elegancia, la distinción, la ternura. Ashfield avenue, la calle que la vio nacer en el británico condado de Lancaster, es el título de su álbum de debut, el mismo que esgrimió en su práctica totalidad durante su concierto de pura magia. Alondra tiene la insólita capacidad, no ya para gustar sino para deleitar; no para agradar sino para enamorar, no para satisfacer sino para asombrar.

Dotada de una voz prodigiosa y exquisitamente acompañada por Xema Fuertes y Caio Bellveser -pianos, guitarras, banjo, contrabajo, cello y otros mil instrumentos-, Bentley abrió con Sunglasses, detuvo el tiempo con Of all living creatures, why a human being?, prosiguió su hechizo con Dot, dot, dot y I feel alive, subió al estrado nada menos que a Gary Olson (líder de los neoyorkinos The Ladybug Transistor) para acompañarla con voz en Meltdown y con trompeta en Giants and windmills y cuando se despidió con The Petal House confirmó que más que un concierto aquello había sido una especie de encantamiento con la música como médium. No me pregunten cómo lo consigue, tan sólo vayan a verla en cuanto tengan ocasión.

De modo que a Laura More le tocó un imposible. Su discurso folk, plasmado en su disco On time, es bien interesante y tanto ella como su solvente banda lo esgrimen con acierto, pero después de las excepciones de Lidia y Alondra, la suya pareció una propuesta más estándar de lo que en realidad es. Aunque no por ello exenta de mérito y calidad.


LA MAR DE MÚSICAS 2009
Concierto: “Nosotras somos de aquí”: Alondra Bentley + Lidia Damunt + Laura More. Lugar: Catedral Antigua, Cartagena, 6 de julio. Calificación: Muy bueno.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...