Lucinda Williams (crítica)

Jam Albarracín | 18.07.2009 - 09:29 | Críticas

Lucinda Williams en CartagenaHONKY TONK WOMAN

Suele decirse que la música adquiere categoría según la capacidad del autor o intérprete para transmitir sentimientos. Terreno resbaladizo, por lo que tiene de subjetivo. Quizá mejor hablar de emociones o sensaciones, aunque seguimos en las mismas. Sea como fuere, lo cierto es que hay determinados artistas que tienen la llave. Que activan el on de su garganta y el feeling brota. Una de ellas es Lucinda Williams, cuya propuesta pudimos degustar en La Mar de Músicas en su primera visita a España.

Lucinda es una estrella, la gran dama del sonido americana. Es tímida, un tanto fría y de discurso diesel: le cuesta arrancar, pero cuando lo hizo, primero en aras del country-folk y más adelante arrimando su sardina al ascua del roots rock, demostró su categoría especial. Su voz no modula palabras, exhala sentimientos barnizados de melancolía, incluso en los temas más rotundos. Y su personalidad es tal que igual le permite arrancarse por Thievery Corporation (Marching the hate machine) que por AC / DC (It’s a long way to the top) y seguir sonando tan propia y sin embargo reconocible como las barras y estrellas de la bandera norteamericana.


ÁNGELES BORRACHOS Y CARRETERAS SECUNDARIAS

Ataviada con tejanos y una camiseta de tirantes con la leyenda 'Fuck off', la primera sorpresa consistió en una ausencia: la del gran guitarrista, multiinstrumentista y su mano derecha en los últimos años Doug Pettibone. Su ausencia -anda volcado en su flamante disco en solitario- estuvo bien cubierta por Eric Schermerhorn, tan comedido y solvente como el resto de una banda en la que no obstante cabe destacar al poderoso baterista Butch Norton.

Lucinda Williams ofreció un repaso a su discografía, con especial atención a su obra cumbre “Car wheels on a gravel road” (1998) y a su última entrega, el más rockero “Little honey” (2008).

Quizá faltó ese chispazo, ese intangible que convierte un brillante concierto en memorable, pero Lucinda mostró su grandeza y su enorme calidad vocal y compositiva. Paradójicamente dado su título, Out of touch fue el punto de inflexión de un concierto de crecimiento continuo y con momentos álgidos como la folkie Drunken angel, el rock húmedo y pantanoso de Joy, la adrenalínica descarga de Honey bee, los drogados espejismos de carretera secundaria de Tears of joy o ese punto de encuentro entre Dylan y Young que es Real live, bleeding fingers and broken guitar strings. Resultaba curioso comprobar como Mr. Proper salía tras cada canción a pasar la hoja con las letras para la jefa Lu.

Tan jefa que, para que no cupieran dudas, Mrs. Honky Tonk Woman se tomó los bises en modo relax, despidiéndose con la única compañía de su acústica en una sorprendente adaptación de Angel, un ignoto tema inacabado de Jimi Hendrix, que aprovechó para dedicar a Michael Jackson. Genio y figura.


LA MAR DE MÚSICAS 2009
Concierto: Lucinda Williams. Formación: Lucinda Williams (voz, guitarras), Eric Schermerhorn (guitarras), Chet Lyster (teclados, guitarras, voces), David Sutton (bajo, voces) y Butch Norton (batería). Lugar: Cuartel de Artillería de Cartagena, 16 de julio. Calificación: Muy bueno.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...